NBA | NOTAS EN EL PARÓN

BUCKS: favoritos al anillo con un Anteto que sigue siendo el MVP

Los de Milwaukee han perfeccionado una fórmula que ya les dio el mejor récord la pasada liga regular y el griego aspira a revalidar su trono individual.

Giannis Antetokounmpo, durante un partido de la NBA con los Milwaukee Bucks
Quinn Harris Getty Images

RÉCORD EN EL PARÓN:

53-12 (1º de la Conferencia Este).

LÍDERES ESTADÍSTICOS:

Giannis Antetokounmpo: 29,6 puntos, 13,7 rebotes, 5,8 asistencias

Khris Middleton: 21,1 puntos, 6,2 rebotes, 41,8% en triples

Eric Bledsoe: 15,4 puntos, 4,6 rebotes, 5,4 asistencias

LO MEJOR: han mejorado y parecía imposible

Los Bucks venían de un año agridulce. Firmaron una temporada regular impecable (60-22, un récord que no lograban desde el 81), pero cayeron en la final de conferencia 2-4 después de ganar los dos primeros partidos de la serie. Ya entonces llegaban como favoritos y con el run run detrás de que sólo tenían un plan. El plan A, que cuando funcionaba era imparable: Giannis por dentro y el resto del equipo abriéndose, bien para dejar espacio al griego para arrasar o bien para ejecutar desde el triple ellos mismos. Todo eso se estrelló contra la pizarra de Nurse y la figura de Kawhi. A falta de saber si esta vez tendrán plan B en los playoffs, en liga regular han mejorado lo que parecía imposible. Juegan aún mejor que el año pasado, arrasan más a los rivales que el año pasado, van camino de un récord superior al del año pasado (ya tienen 53 y aún podrían alcanzar las 70 si ganan todos los partidos que quedan) y Giannis parece mejor jugador que el que hace menos de un año recibió su primer MVP. Se marchó Brogdon, un jugador en claro crecimiento, pero entre Matthews (que hace menos pero lo que hace lo está haciendo perfecto) y Hill cubren con garantías su salida. Y con Middleton y Bledsoe, las manos derecha e izquierda de Anteto, Budenholzer quiere quitarse un sanbenito que empieza a crecer a su alrededor: el de entrenador de temporada regular pero no de eliminatorias.

LO PEOR: la duda de si esta vez habrá plan B

Lo comentaba en el apartado anterior. A los Bucks el año pasado les mató cruzarse con los Raptors y con Kawhi (que se lo digan a los Sixers), pero sobre todo les mató tener un solo plan. Y por todos es sabido que en playoffs necesitas plan B y probablemente C si quieres ganar el anillo. Por muy bueno que seas y muy bien que llegues, y los Bucks ahora mismo parecen los mejores y los que mejor llegan, los cuatro equipos a los que te tienes que enfrentar eliminatoria tras aliminatoria son tan diferentes y te van a plantear retos tan distintos que es imposible ganar a todos si solo juegas a una cosa. Nadie está diciendo que los Bucks tengan que dejar de abrir la cancha para que Anteto tenga espacios por dentro para machacar a placer una y otra vez porque está claro que ese es el modelo más efectivo para ellos. Pero cuando la cosa se ponga seria, las defensas rivales duras, los equipos se cierren sobre el griego y los triples no entres (y hay días que no entran) necesitarán otra cosa. De que la encuentran va a depender que sean o no campeones por segunda vez en su historia, casi 40 años después del único título que lucen en lo alto del pabellón.

NOTA EN EL PARÓN: SOBRESALIENTE

Un equipo que lleva todo el año en ritmo de superar las 70 victorias, aunque se le vaya a escapar en el último empujón, se merece la mejor nota posible. Solo dos veces se ha llegado a esa cifra de triunfos (los Bulls del 96 y los Warriors del 16). No hace falta añadir mucho más. Siguen siendo los grandes favoritos al anillo y siguen teniendo al mejor jugador en temporada regular, así como a uno de los mejores entrenadores de la Liga. Ahora sólo les falta rematar la faena como no supieron hacer hace un año.