CONFERENCIA ESTE

Conferencia Este: Miami Heat e Indiana Pacers pisan muy fuerte

En Indiana, el regreso de Towns no salvó a unos Wolves que tuvieron opciones hasta el final. Los Sixers no fallaron en casa ante unos pobres Bulls.

Conferencia Este: Miami Heat e Indiana Pacers pisan muy fuerte
Alonzo Adams USA TODAY Sports

En la cabeza del Este aprietan todos, una Conferencia donde el nivel competitivo puede ser muy alto desde la primera ronda de playoffs, y sobre todo a partir de semifinales, y donde tras las victoria de los Bucks en Boston el jueves, esta pasada noche no fallaron Miami Heat, Toronto Raptors, Indiana Pacers y Philadelphia 76ers. Serán los seis primeros, ya con una brecha importante con respecto a Magic y Nets, los que tienen más opciones de acompañar en las eliminatorias, y queda por resolver un posicionamiento que será interesante... y que puede tener implicaciones serias en playoffs. Con los Bucks disparados en primera posición, hay tres partidos entre el segundo, Miami Heat, y el sexto, unos Sixers que cumplieron en su pista (100-89) contra unos Bulls depauperados, que están 15-28 y que han perdido ocho de los últimos diez partidos, justo cuando parecía que podían colarse en la pelea por el octavo puesto, que ahora tienen otra vez a cuatro partidos y medio.

Jim Boylen, que sigue sin parecer el técnico ideal para liderar la reconstrucción de los de Illinois, habló de falta de disciplina, una de sus palabras favoritas, en la segunda parte, a la que su equipo llegó con ventaja (47-48). Pero en el tercer cuarto Korkmaz, casi la única respuesta de los Sixers a su falta de tiro exterior, anotó cuatro triples sin falla para acabar con un 6/9 y 24 puntos, el tope de su carrera justo cuando su equipo busca lanzamiento en el mercado de forma casi desesperada. Además, Ben Simmons sumó 20 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias y Horford 20+5+6 para unos Sixers que en casa siguen fuertes y que solo tuvieron que aprovechar los errores de unos Bulls que sumaron 11 pérdidas en la segunda parte y en los que no brillaron ni Markkanen, ni Dunn, ni un LaVine que metió 23 puntos con un 0/7 en triples... El rookie Coby White acabó en 14+4+4 para un equipo en seria crisis de personalidad hasta que no afronte los cambios que necesita hacer. Empezando por el banquillo.

En Indiana volvió Karl-Anthony Towns para unos Wolves que cayeron (116-114) de forma dolorosa y con una canasta final (a falta de 18 segundos) de Malcolm Brogdon, que selló la cuarta victoria seguida de unos Pacers que ya están 27-15, y con el regreso de Victor Oladipo cada vez más cerca. Towns metió 27 puntos pero cometió algunos errores decisivos en los últimos minutos, como Andrew Wiggins (22). Y los Wolves se dispararon en el pie cuando estaban a punto de completar una gran remontada. Del 114-107 se pasó al empate a 114 y a varias ocasiones de los visitantes de adelantarse. Todas se fueron a limbo. En los Pacers Brogdon acabó con 12 puntos y 10 asistencias, Warren con 28 puntos y Lamb con 18. Buen partido de los jugadores fichados en verano para aportar, precisamente, puntos.

FInalmente, los Heat sumaron el triunfo de más mérito de los candidatos del Este, imponiéndose (su gran traba está precisamente en su rendimiento a domicilio) a unos Thunder (108-115) que han perdido tres de los cuatro últimos partidos, los tres en casa y tras descolgarse de forma drástica contra Lakers, Raptors y estos Heat que ganaban 78-92 al final del tercer cuarto y vieron como los Thunder apretaron al final pero nunca se llegaron a poner a menos de los siete puntos de distancia final. 29-12 para los de Spoelstra y 23-19 para los de Billy Donovan ahora.

Chris Paul, deseado en verano por los Heat, acabó con 14 puntos y 6 asistencias. Gilgeous-Alexander sumó 18 puntos y 8 asistsencias y Schroder 18 y 8. Sin Steven Adams, Gallinari fue el mejor del frontcourt (27+6+4) pero los Heat fueron mucho mejores, con 22 puntos de Nunn (que venía de meter 33 a los Spurs), 14 con 10 rebotes y 7 asistencias de Butler y 21+8+5 del excelente Bam Adebayo, que llama con fuerza constante a las puertas de su primer All Star Game.