NBA | PELICANS 138 - JAZZ 132

Ingram en modo estrella reina en la locura y tumba a los Jazz

El alero consigue su récord personal de anotación (49) en un duelo apasionante ante Mitchell (46) que se resuelve en la prórroga y con mucho suspense.

Ingram en modo estrella reina en la locura y tumba a los Jazz
Derick E. Hingle USA TODAY Sports

Tremendo partido el que se vivió en Nueva Orleans. Para hacernos una idea, el marcador reflejo 23 cambios de liderazgo y 23 empates, y la máxima ventaja de cualquiera de los dos equipos fue de 9 puntos justo antes del descanso. Con estos mimbres se puede entender mejor lo que fue el duelo entre dos equipos muy separados en la tabla pero bastante más cercanos en sus rachas particulares. Los Jazz llegaban habiendo ganado sus últimos 10 encuentros; los Pelicans se han llevado la victoria en 10 de los últimos 14 duelos. El triunfo de anoche, ante el equipo más en forma de la NBA, es de un mérito tremendo porque además no contaron con Jrue Holiday (lleva seis partidos sin jugar) ni con J.J. Redick (tres).

Ante este panorama se elevó hasta el infinito la figura de Brandon Ingram, que en los tres partidos que ha jugado contra los de Salt Lake City les ha hecho al menos 30 puntos. El ex de los Lakers va directo hacia el All Star y esta última semana de votaciones la ha comenzado con un empujón tremendo tras su exhibición de esta noche. Logró su récord personal de anotación con 49 puntos (además de 8 rebotes y 6 asistencias) metiendo un 60% de sus tiros. Con varias canastas claves en los últimos minutos, incluida la que parecía decisiva a falta de 2 décimas cuando puso a su equipo 1 arriba. Entonces Jason Hayes, que junto a Alexander-Walker había sido pieza importante desde el banquillo, cometió una falta ingenua sobre Rudy Gobert en el último intento a la desesperada de los Jazz. Le dio dos tiros libres para ganar, pero el francés falló el primero, así que el partido se fue a la prórroga.

Antes de eso Donovan Mitchell estuvo cerca de impedirlo. El escolta igualó su récord de anotación (46) metiendo tres triples en los últimos cuatro minutos del cuarto final, pero falló el tiro que podía haber sentenciado el encuentro con 10 segundos por jugarse. Después iba a errar varios lanzamientos en los últimos minutos de la prórroga. Curiosamente justo antes de eso los visitantes parecían tener el partido en su mano con el 127-132 a 2:28 del final del tiempo extra y tras un triple de Bogdan Bogdanovic. Desde entonces no iban a anotar más y los Pelicans le iban a endosar un parcial de 11-0 liderado por los otros dos hombres clave del partidos: Derrick Favors (21+11 y 3 tapones) y E'Twaun Moore (16).