NBA | PHILADELPHIA SIXERS

Se confirma la mala noticia: Embiid va a pasar por el quirófano

Lo que parecía una simple dislocación ha acabado siendo un desgarro en el ligamento colateral del cuarto metacarpiano. Le van a reevaluar en dos semanas.

Problemas para los Sixers. El equipo dirigido por Brett Brown se encuentra en uno de los momentos más críticos de la temporada y se encontraba en una racha de cuatro derrotas consecutivas antes de enfrentarse a los Thunder, a los que ganaron en el Wells Fargo Center. Una victoria trabajada y que daba cierto aire a la franquicia de Philadelphia... aparentemente. Porque en el encuentro los locales se impusieron, pero perdieron a Joel Embiid, su jugador franquicia. 

En la recta final del primer periodo uno de los dedos de la mano izquierda de Embiid se quedaba en una extraña posición. Rápidamente, el pívot fue atendido por los médicos del equipo y poco después volvió a la cancha para acabar con 18 puntos, 9 rebotes y 8 asistencias y ayudar a los suyos a conseguir la victoria. Sin embargo, lo que inicialmente parecía una dislocación ha sido más grave todavía y puede repercutir (y mucho) a la franquicia.

En un primer momento Shams Charania informó de que Embiid sufre un desgarro en el ligamento colateral del del cuarto metacarpiano de su mano izquierda. Horas después varios periodistas se hacían eco del resultado final: el pívot va a pasar por el quirófano y será revaluado en una o dos semanas tras la operación. El camerunés será intervenido hoy mismo.

De esta manera, se pone en duda su presencia para el All Star Game y se perderá los próximos encuentros en un calendario complicado que incluye en los dos próximos partidos a Mavericks y Pacers. De momento, eso sí, anoche en su primera ausencia sus compañeros han sido capaces de imponerse a otro coco como son los Celtics. Malas noticias para los Sixers, que pierden (hasta nuevo aviso) a un baloncestista que estaba promediando 23 puntos y 12 rebotes por partido en una conferencia Este en la que el récord y la ventaja de campo pueden ser dos elementos clave en los playoffs, donde se juega el título.