NBA | HEAT 113 - PACERS 112

¡Locura en Miami! Los Heat ganan a Indiana en un final de infarto

Una canasta de Goran Dragic a 6 segundos del final dio la victoria a los Heat sobre los Pacers en un partido de locura que bien podría darse en playoffs.

Jimmy Butler, durante el partido de la NBA que ha enfrentado a los Miami Heat y a los Indiana Pacers
Steve Mitchell USA TODAY Sports

Hasta en tres ocasiones lo intentaron los Heat antes de que Goran Dragic anotara con una bombita el 113-112 definitivo a falta de 6,8 segundos para el final del partido. Un final de encuentro impresionante entre dos de los mejores equipos del Este que cayó del lado de los locales, una tendencia que hemos visto muy repetida en playoffs y que puede ser clave (nos referimos a la ventaja de campo) a la hora de decidir una eliminatoria que bien podría tener a estos dos equipos como protagonistas. 

El partido fue trabado en ciertos momentos, con mucho componente táctico planteado por Nat McMillan y Erik Spoelstra (dos genios de esto) y con una igualdad que se demuestra en cada parcial, ninguno decidido por una diferencia mayor a los cinco puntos. Miami ganó porque se llevó la batalla ofensiva consiguiendo 56 rebotes por tan solo 34 de sus rivales, que tuvo a Sabonis como el mejor en esta faceta... con solo 7. Ahí perdieron el duelo los visitantes, que permitieron hasta 14 rebotes ofensivos, dos de ellos en esa última jugada que les puso por detrás definitivamente en el luminoso.

Antes, la locura. A 4:21 para el final del partido los Pacers, que jugaron sin Brogdon, mandaban de 4 puntos. Bam Adebayo, de que de nuevo cuajó un partido tremendo de 18 puntos, 15 rebotes (6 ofensivos) y 6 asistencias, ponía a su equipo a dos, antes de que Jeremy Lamb (16 tantos) volviera a dar 4 de ventaja a los suyos. Un triple de Duncan Robinson (otros 6 en el día de hoy para 18 puntos) ponía el partido en un puño. Jimmy Butler (20+9+6) anotaba su únicos puntos del último periodo para dar ventaja a los suyos. Tiros libres de T.J Warren, otra más para Adebayo y jugadón de Lamb antes de la ya sabida canasta de un Goran Dragic que finalizó con 14 importantísimos puntos para los suyos.

Los Heat (14-1 en casa) suman su cuarta victoria consecutiva, la quinta en seis partidos y la octava en los últimos diez. Casi nada para un equipo que no partía como contender en el inicio del curso pero que se encuentra en la tercera posición de una Conferencia Este más competitiva que nunca (23-8, con el mismo porcentaje de victorias que el segundo, los Celtics) y con un partido y medio de ventaja sobre los Sixers (con los que se enfrentan esta noche), dos sobre los Raptors y dos y medio sobre unos Pacers que están jugando mejor de lo que indica su récord. Cuando llegue Víctor Oladipo sabremos donde está el verdadero potencial de los de McMillan. Hasta entonces, habrá que seguir esperando.