NBA | HEAT 110 - LAKERS 113

LeBron y sus compañeros en el descanso: "Fueron a por mi culo"

El Rey confirmó que en el vestuario varios compañeros le pidieron más implicación tras una primera parte muy mala. Davis: "Eso es lo que nos hace tan buenos".

Los Angeles Lakers extendieron su racha de victorias a domicilio a trece y lo hicieron en Miami, una cancha donde aún no había ganado nadie. Pero en la primera parte, que acabó con el equipo angelino ocho puntos abajo, las sensaciones apuntaban a algo bien diferente. Los locales dominaban y los visitantes se veían superados y a merced del mal partido de LeBron James. La estrella se fue al descanso con 11 puntos, fallando siete de los once tiros de campo que intentó y perdiendo siete veces el balón.

Al final del encuentro, LeBron James confirmó en una entrevista que tanto Anthony Davis como DeMarcus Cousins se habían acercado a él en el vestuario para echarle una pequeña bronca: "Mis compañeros de equipo fueron a por mi culo. Me dijeron que estaba jugando de manera demasiado pasiva, pensando demasiado en el juego en lugar de leer y reaccionar y hacer lo que suelo hacer. Davis y Cousins me cogieron y me dijeron que simplemente tenía que ser yo mismo. Así que pensé, 'Gracias a Dios que hay dos partes en un partido'. Pude tirar la primera y luego regresar y tratar de ayudarnos a ganar en la segunda".

Y así fue. En la segunda parte los Lakers remontaron, especialmente en el tercer cuarto, con 17 puntos de LeBron y 9 de sus 12 asistencias. Gran parte de la victoria se le deben a la dirección del alero, que en los últimos 24 minutos estuvo brillante. A pesar de que en la primera jugada de la segunda mitad Jimmy Butler le robó el balón y puso la desventaja de nuevo en dobles dígitos. "Jimmy salió como si todo estuviera igual y se llevó ese balón. Yo ya sabía lo que estaba sucediendo y lo leí mal, pero a partir de ahí pude hacer las lecturas correctas", comentó la estrella.

Los Lakers, que aún tienen tres partidos más fuera de casa en esta gira por el Este, el último de ellos en Milwaukee, se sienten seguros y con fuerzas para mantener la racha de victorias viva. Y de paso la ventaja sobre sus perseguidores en el Oeste. Ahora mismo tienen detrás a sus vecinos los Clippers, a los que aventajan en tres partidos y medio. Anthony Davis, la otra piedra angular del proyecto, se felicita porque incluso a LeBron se le pueda leer la cartilla sino lo está haciendo bien: "Todos nos respetamos mutuamente y tenemos la confianza de acercarnos a quien sea y tratar de ponerle en marcha si vemos que no lo está. El hecho de que el otro escuche, de que todos en el equipo acepten las críticas constructivas de otros compañeros, eso es lo que nos hace tan buenos".