NBA | PELICANS 103 - PISTONS 105

Rose dinamita el partido en el último cuarto: "Nací para esto"

El base metió 17 de sus 21 puntos en los últimos 12 minutos, incluidas las canastas para empatar y ganar. Es la novena derrota seguida de los Pelicans.

Los Pistons, camino de México D.F. donde juegan el jueves ante los Mavericks, hicieron parada en Nueva Orleans. Su franquicia no levanta cabeza, llevaba ocho derrotas seguidas y ante los de Detroit iba a sumar la novena. Pero pudo acabar de forma bien distinta si no llega a ser por Derrick Rose. El base, lejos del mejor momento de su carrera, de vez en cuando se saca de la manga una actuación de esas que hace que nunca nos olvidemos del todo lo que llegó a ser. El MVP más joven de la historia y un jugador llamado a marcar una época en la Liga que las lesiones nunca dejaron ver si tenía algún techo. Hoy ha sido una de esas noches.

Los Pelicans, que jugaron mejor durante toda la primera mitad, se dejaron comer la tostada a la vuelta del descanso y entraron en el último cuarto por detrás, viéndose con una desventaja de más de diez puntos al inicio de ese periodo. Pero poco a poco y de la mano especialmente de Brandon Ingram (31+6), lograron dar la vuelta al marcador hasta ponerse por delante en los últimos segundos de encuentro. Por fin parecía que la racha negativa de resultados tocaba a su fin. Sin embargo, y a pesar de haber perdida la ventaja en esos últimos 12 minutos, había un jugador que para quien se hubiese fijado bien no estaba en dinámica descendente ni mucho menos. Al contrario que el resto de su equipo, había llegado al último cuarto en el mejor momento de su partido.

Derrick Rose, que finalizó el encuentro con 21 puntos (máximo anotador de su equipo) y 7 asistencias, firmó 17 de esos tantos en ese periodo y acabó por imponerse en su duelo particular con Ingram protagonizando las dos jugadas decisivas del partido. Primero empató a menos de un minuto del final y después ganó el partido a tres décimas con una canasta tras reverso ante la defensa de Jrue Holiday (uno de los mejores defensores en su puesto) rememorando viejos y mejores tiempos. Después del encuentro, el base de los Pistons lo dejó claro: "He nacido para hacer esto". No sabemos cuántas noches como esta le quedan, pero todo el que sea será bienvenido.