NBA

Los Rockets quieren repetir el partido del mate fantasma

El equipo de Houston cree que ha sido perjudicado y se plantea reclamar la repetición de los últimos 7 minutos y 50 segundos del encuentro ante los Spurs.

Aunque el culebrón no tiene muchos visos de alargarse en el tiempo, los Houston Rockets van a intentar que no sea así. Según ha informado Tim McMahon en la ESPN, la franquicia texana se plantea muy seriamente mandar una reclamación oficial a la NBA para repetir el encuentro de ayer en San Antonio. Recopilemos: los Rockets perdieron después de dos prórrogas, pero a falta de 7:50 para el final del tiempo reglamentario y cuando iban muy destacados en el marcador hubo una jugada que es la causante de toda la polémica. Un mate de James Harden que en directo pareció salirse del aro sin llegar a entrar pero que en la repetición se vio claramente que había sido canasta y que el efecto que había cogido el balón con la red era el responsable de la confusión.

La jugada acabó como no canasta y ahora los Rockets quieren que se vuelvan a jugar esos 7 minutos y 50 segundos finales. Las opciones de que esto pase son mínimas, por no decir nulas. Hay voces dentro de la Liga que tachan la posibilidad del recurso de "ridícula". La queja del equipo de Houston no estaría sólo en el error arbitral evidente, sino en que no permitiesen a Mike D'Antoni pedir el challenge para revisar la jugada. Según el técnico de los Rockets él lo solicitó, pero el árbitro jefe del partido, James Capper, dijo al final del encuentro en respuesta a los periodistas que esa petición había sido solicitada después de los 30 segundos que la regla da de plazo a los entrenadores para ejercerla. Es cierto que D'Antoni lo hizo pasado ese tiempo, pero también lo es que ante el desconcierto general los árbitros se juntaron a deliberar y, cuando estuvieron disponibles para escuchar a cualquiera de las partes, ya se habían superado los 30 segundos de rigor.

En cualquier caso, en Estados Unidos no se le da demasiada carrera a la posibilidad de la repetición. La NBA nunca ha tenido problema en reconocer los errores arbitrales, especialmente en los últimos dos minutos de partido, pero eso nunca ha hecho que se repitiese o cambiase un marcador. Por el contrario se señala al propio equipo como culpable de la derrota más que a los árbitros. Hay que recordar que los Rockets ganaban por 20  en el tercer cuarto y por 10 con menos de cuatro minutos, y que entre Harden y Westbrook firmaron un 18/68 en tiros de campo (26,5%). Todas estas cosas seguramente influyeron más en un resultado que con toda probabilidad se va a quedar como está.