Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

NBA | MAVERICKS 108 - WIZARDS 100

Doncic empieza la NBA como una moto: 34 puntos y victoria

Los Mavericks se deshicieron con facilidad de los Wizards. Doncic rozó el doble-doble y Porzingis anotó 23 tantos en su debut en Dallas.

La nueva etapa en los Mavericks, sin el legendario Dirk Nowitzki en la plantilla por primera vez en más de dos décadas, se abre con Luka Doncic recogiendo el testigo. Por lo menos así lo demuestra el primer encuentro disputado, una victoria con aparente facilidad ante los Wizards por 108-100. El esloveno fue el catalizador y el ejecutor, una figura con múltiples funciones y todas con rango de capitán general. 

Este encuentro suponía también el debut de Kristaps Porzingis con la camiseta de los Mavs y su vuelta a un partido oficial de la NBA tras un año y medio de baja por una lesión de rodilla. El letón, que está llamado a formar otra de las parejas importantes de la Liga junto a Doncic, soltó el brazo como si nada hubiera pasado aunque todavía debe afinar la puntería y la asociación con los compañeros. 

Los de Dallas empezaron algo más timoratos, pero fue cosa de entrar y empezar a fluir. Adaptación al entorno. Tienen muchos jugadores con poca experiencia jugando entre ellos, muchos que están llamados a ser referencia en el equipo, y cuesta. Sólo les duró un cuarto el ponerse a tono. Isaiah Thomas no pudo jugar finalmente y le tocó a Ish Smith ponerse al mando de las operaciones de los visitantes, lo que les dio bastante frescura en los primeros minutos. Lo malo es que Bradley Beal, recientemente renovado, cogía el balón y no acertaba con lo que se le pedía: creación de jugadas tras bote y lanzamientos lejanos. Y los Wizards empezaban a caer

El conjunto local, tras ir por debajo con diferencias de entre cuatro y ocho puntos buena parte del primer acto, se puso las pilas con el ritmo que ahora se marca en la NBA: a triples. Y Doncic también fue el que tiró del carro ahí. Brooks, viendo que empezaba a coger temperatura, le puso como defensor a Davis Bertans (es europeo, pero frenar a la estrella rival no es su cometido) y el esloveno forzó mareos de moviola a su par hasta en tres ocasiones. Al descanso, catorce arriba. 

Y llegando del descanso, otro triple recurrente con la mano de Thomas Bryant encima. No iban a frenar ahí, sino un poco después. Los Wizards se mostraron inoperantes en defensa y con falta de ideas en ataque. Hachimura pudo mostrar algo de lo que tiene y Bryant estuvo sobrio, pero ahí quedó la cosa. Bradley Beal acabó con 1/11 en triples, lo que explica muchas cosas, y expulsado tras un enganchón con Doncic, con ambos firmando la paz al final

El último cuarto fue de maquillaje por la relajación de los dos equipos. Luka Doncic no pudo llegar al doble-doble ni batir su récord de anotación, se quedó en 34 puntos y 9 rebotes, pero sí le dio para alcanzar otra marca de precocidad en la NBA: es la mejor anotación de toda la historia en un partido de apertura de temporada de un jugador que tiene 21 años o menos