Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

NBA

Mavs, Pelicans, Heat, Hawks... ¿Quién dará la sorpresa del año?

La llegada de rookies y la explosión de algunos jugadores son la esperanza de muchos equipos para romper con los pronósticos. Nets y Clippers: los ejemplos del pasado año.

Mavs, Pelicans, Heat, Hawks... ¿Quién dará la sorpresa del año?

Las 30 franquicias de la NBA siguen con su puesta a punto de cara a una nueva temporada que empezará en dos semanas. El encaje de las nuevas piezas en cada uno de los equipos y la adaptación de los rookies a la élite son dos de los factores que más ilusión genera en el aficionado y mayor preocupación en el técnico. Más aún si se trata de equipos sumidos en el pozo y que llevan muchos años con la única aspiración de cazar un billete para los playoffs.

Ese fue el caso el año pasado de equipos como los Brooklyn Nets o Los Angeles Clippers. Los primeros consiguieron romper todos los pronósticos, quedando sextos en el Este gracias a la gran explosión de D'Angelo Russell en un equipo muy trabajado y eficiente. Por su parte, los californianos se forjaron su camino hasta la octava plaza a base de una gran defensa y la eficiencia de Lou Williams. Y todo ello, aun perdiendo a su estrella Tobias Harris a mitad de curso. Estos equipos viven ahora un panorama muy diferente pero son los claros referentes de tantos otros bloques que lucharán por dar un golpe en la mesa para romper con su sequía lejos de la postemporada.

Dallas Mavericks

Doncic y Porzingis en un entrenamiento con los Dallas Mavericks

Lejos queda el único anillo conseguido por la franquicia texana. Tras tocar el cielo en la 2010-11, con Dirk Nowitzki como MVP de las finales, llegó el infierno. De las ocho temporadas posteriores han participado en cuatro ocasiones en los playoffs. Todas ellas con eliminación en primera ronda, sumando un total de cinco partidos ganados. Una reconstrucción interminable que encontró el pasado año al heredero del alemán para llevar las riendas del equipo. La llegada de Luka Doncic supuso un halo de esperanza para Dallas. Su rápida adaptación y rendimiento no hizo justicia a los resultados de un equipo que se quedó por tercer año consecutivo fuera de la postemporada. No obstante, todos los factores invitan a pensar que el techo del esloveno está aún por descubrir. Además, este año el equipo sí tendrá a otra estrella junto a él. Kristaps Porzingis se estrenará con los Mavs tras su larga recuperación y a su lado estará Tim Hardaway Jr. otro jugador que rindió a gran nivel el curso pasado, sobretodo en aspectos ofensivos.

New Orleans Pelicans

Zion hace un mate en su estreno de pretemporada frente a Atlanta Hawks

El panorama de la franquicia de Luisiana durante el curso pasado ha sido el más oscuro de los últimos años. La cantada marcha de Anthony Davis, relegado a un segundo plano durante el pasado año tras anunciar su deseo de marcharse, fue la peor noticia para un equipo que ya contaba de por sí con pocas aspiraciones para entrar en playoffs. Tres postemporada en la última década. el mejor resultado: la semifinal de conferencia perdida hace dos años ante los Warriors. Sin embargo, todo cambió el pasado 14 de mayo. Literalmente, les tocó la lotería del draft al poder elegir en primera posición, un mes después, a Zion Williamson. Un jugador que apunta a ser generacional y que ya está empezando a mostrar lo que es capaz de hacer con los 'mayores'. Además, no llegó solo. El traspaso de Davis dejó en Nueva Orleans a Lonzo Ball, Brandon Ingram y Josh Hart. Tres jugadores que buscan una segunda oportunidad y que, quién sabe si lejos del foco mediático de Hollywood se convierten en diferenciales. Sino que se lo digan a D'Angelo Russell. Además cuentan con la veteranía de JJ Redick y la calidad de Jrue Holiday.

Miami Heat

Dragic y Butler calientan en un entreamiento con Miami Heat

La marcha de LeBron James hace un lustro ocasionó la caída paulatina de la franquicia de Florida, que disputó las finales de la NBA en los cuatro años anteriores, ganando dos de ellas. A raíz de ese momento, los Miami Heat solo han disputado la postemporada en dos de los últimos cinco años. En 2016 sucumbió en la semifinal de Conferencia ante los Raptors y en 2018 solo fueron capaces de ganar un partido en su primer cruce ante los Sixers. Todo ello con Dwyane Wade viviendo el ocaso de su carrera deportiva. La anunciada retirada de este emblema de los Heat obligó a la franquicia a buscar a alguien al que otorgarle esos galones. Jimmy Butler fue el elegido y a su lado destaca la experiencia de Goran Dragic y el potencial de un Justise Winslow en contante crecimiento. No son grandes estrellas las que le acompañan, al menos a día de hoy, pero eso podría cambiar. Los cantos de sirena que colocaban a Chris Paul en el equipo siguen haciendo eco en Miami y no resulta nada descabellado que se produzca un posible intercambio en las próximas fechas. De ser así, las expectativas del equipo subirían como la espuma.

Atlanta Hawks

Young lanza a canasta en un partido de pretemporada frente a los Pelicans

Seguramente el equipo más prometedor y con mejor futuro en toda la NBA junto a los Pelicans. Y seguramente, el que ha sufrido una reconstrucción más corta. Hace dos temporadas ponían fin a una racha de 10 años seguidos jugando los playoffs. En negrita, aquella temporada 2014-15 en la que acabaron líderes de conferencia y llegaron a las finales del Este, donde sucumbieron ante los Cavaliers de LeBron. Atrás quedó ese quinteto con cuatro All Star (Jeff Teague, Kyle Korver, Paul Millsap y Al Horford) y Budenholzer a los mandos de la nave. Ya no queda ni un ápice de esos nombres por la franquicia de Georgia, pero sí cuentan con dos talentos con capacidad para liderar a este bloque. John Collins y, sobre todo, Trae Young. Un jugador con una capacidad asombrosa para generar juego y encontrar huecos de pase donde no los hay. Tras Doncic, el mejor rookie del pasado curso. Y ahora a la camada se suman dos grandes elecciones del pasado draft: DeAndre Hunter y Cameron Reddish. No olvidar, claro está, que cuentan con un gran mentor dentro de la plantilla como es el icónico Vince Carter.

La eterna esperanza: Sacramento Kings y Minnesota Wolves

Cierto es que en esta lista podrían aparecer otros tantos equipos que, salvando las diferentes fases de crecimiento en el que se encuentran, no cuentan con grandes novedades en su plantilla y siguen vagando por el desierto buscando el oasis de la postemporada. No obstante, y a pesar de ello, nunca deja de existir la sensación de que este año podría ser el suyo. La cara de la moneda son los Kings, un equipo repleto de jóvenes con gran proyección como De’Aaron Fox, Buddy Hield o Marvin Bagley III, y que estuvieron a punto de coger una plaza de playoffs en el siempre complicado Oeste. Algo que no han conseguido en las últimas 12 temporadas.

La cruz, en este caso, son los Timberwolves. Los playoffs de 2018 fueron los únicos que han jugado en 15 años. Cuentan con un gran líder como es Karl-Anthony Towns, pero tiene a su lado a jugadores que aspiraban a hacer algo grande y se desinflaron por el camino u otros que simplemente no han vuelto a ser lo que eran. En el primero de los casos, claramente, está Andrew Wiggins. En el segundo, Jeff Teague. Jugadores tan talentosos como irregulares. Si solventan esa papeleta, el panorama cambiaría bastante. Además, las sensaciones que deja el joven Josh Okogie y la llegada del rookie Jarrett Culver inciden en querer pensar que los de Mineápolis volverán a subir enteros.