Competición
  • Champions League

MARCH MADNESS

Los diez jugadores del March Madness que más darán que hablar en el draft de la NBA

Los diez jugadores del March Madness que más darán que hablar en el draft de la NBA

Estos son los jugadores a los que habrá que prestar más atención en el March Madness por su prometedor futuro como jugadores en la NBA.

1. Zion Williamson (Duke)

18 años, ala-pívot, 2,01 metros y 129 kilos

Duke ha parecido un equipo totalmente diferente los pocos partidos que Zion Williamson se ha perdido por lesión, hasta el punto de no parecer un candidato al título. La inmensa habilidad atlética de Williamson y su instinto para el baloncesto le permiten anotar canastas fáciles y ser imparable en el juego en transición. Con su capacidad de finalizar pero también de pasar, es casi imposible defenderlo a nivel universitario. Ahora mismo parece el jugador perfecto sobre el que diseñar un equipo ganador. Si bien no es un tirador en suspensión sobresaliente, Williamson puede irse a la pintura y forzar innumerables faltas con su sola presencia. Sus capacidades fuera de lo normal le pueden convertir en el jugador más atlético de la NBA ya en la próxima temporada, así que hay razones muy serias para pensar que es un proyecto real de superestrella.

2. Ja Morant (Murray State)

19 años, base, 1,92 metros y 79 kilos

Después de Williamson tiene el camino más claro para convertirse en una estrella para un equipo con intención de ganar. Su visión de pase sobresaliente, su capacidad de jugar con las dos manos, su explosividad y su cambio de dirección son sus armas principales. Aunque llama poderosamente la atención por su capacidad atlética, Morant suele echrase los partidos a la espalda gracias a su habilidad, a jugar a diferentes velocidades, en transición o a media cancha, y debería ver cómo su juego mejora cuando esté rodeado del talento que hay en la NBA. Su número de pérdidas es comprensible debido a la cantidad de balón que maneja; sus errores suelen suceder por ser agresivo, no descuidado, un estilo de juego que difícilmente le pedirán abandonar. Y su tiro en suspensión no deja de mejorar.

3. R.J. Barrett (Duke)

18 años, escolta/alero, 2,01 metros y 91 kilos

A nivel universitario, su fuerza, coordinación y, particularmente, su buena mano izquierda junto a su buena toma de decisiones le han hecho estar siempre en los primeros puestos de esta quiniela. Cuando llegue al baloncesto profesional, su inestable tiro en suspensión y su defensa esporádica podrían quedar expuestos de inmediato. Con la frecuencia con la que busca anotar, Barrett tendrá que dominar todas las opciones posibles para poder hacerlo de manera eficiente. Los destellos para armar el juego que ha demostrado esta temporada han sido positivos, pero tiene un largo camino por recorrer para que sea una verdadera fuerza en su juego. La conclusión es que tiene una gran oportunidad de convertirse en un anotador de volumen de la NBA, pero aún tiene que demostrar que su estilo de juego puede elevar de forma regular a sus compañeros de equipo.

4. Jarret Culver (Texas Tech)

20 años, escolta, 1,98 metros y 88 kilos

En un año con más competencia Culver probablemente no estaría coqueteando con una de las cinco primeras elecciones del draft, pero eso no quita mérito a lo que ha hecho, elevando a Texas Tech a otra gran temporada siendo el principal argumento ofensivo del equipo. Culver ha mejorado a un ritmo impresionante durante la temporada y presenta cierto nivel de seguridad como un escolta intuitivo, completo buenas habilidades en cuanto a su tamaño y al manejo del balón. En este caso no estamos hablando de un atleta, pero cuando tiene los pies en el suelo su juego suele ser bastante sensato y su capacidad para encontrar tiros gracias a su tamaño ofrece un atractivo claro. Es posible que Culver no sea élite en ningún área, pero ha hecho un buen trabajo con muy pocas armas a su alrededor y no tendrá que ser el que lleve el peso del juego cuando llegue a la NBA. Puede que no sea una estrella, pero tiene la oportunidad de ser un complemento de primer nivel.

5. Cam Reddish (Duke)

19 años, alero, 2,03 metros y 100 kilos

Reddish llegaba al inicio de la temporada como uno de los favoritos, pero durante el transcurso de la misma ha parecido más veces alguien normal que alguien especial. Si bien ha mostrado claramente que es un jugador hecho para la NBA, apenas ha sido un verdadero factor diferencial para Duke, donde a menudo funciona como simple acompañamiento de Williamson y Barrett. No se puede decir que haya sido una sorpresa total, pero sí ha sido algo decepcionante, en especial por sus problemas para finalizar en la pintura y la consecuente dependencia excesiva del tiro en suspensión tras bote. Su tamaño, su capacidad para mover el balón y sus tiros abiertos, y su posible versatilidad defensiva siguen siendo fortalezas, y su conjunto de habilidades encaja perfectamente en la NBA moderna.

6. De'Andre Hunter (Virginia)

21 años, alero, 2,01 metros y 102 kilos

Hunter ha tenido una temporada individual estelar y es una de las pocas opciones de calibre en el draft con la que más o menos sabes exactamente lo que estás obteniendo. Es un jugador versátil que puede defender una gran variedad de posiciones y ha demostrado que no te restará en ningún área. Si bien no se canalizará la mayoría del juego ofensivo a través de él, Hunter ha mejorado individualmente y debería poder aprovecharse de los desajustes. Es fácil verlo prosperar jugando junto a creadores de juegos de calidad. En el peor de los casos, debería ser un jugador de rol con posibilidad de contribuir de inmediato a un equipo NBA.

7. Nassir Little (North Carolina)

19 años, alero, 2,01 metros y 100 kilos

Aunque sigue siendo un talento típico de draft, a muchos se les acaba la paciencia con Little, que ha sido más un lujo que una parte esencial de su equipo. Tiene lo que se necesita para ser un alero en la NBA, pero los ojeadores le están cuestionando debido a las sensaciones que ha dejado. Ha mostrado reticencias a jugar algo que fuese más allá del uno contra uno y a lanzar desde larga distancia. No quiere decir que Little no pueda cambiar esta tendencia, pero los especialistas se han visto obligados a reevaluar su curva de desarrollo y ahora parece que puede ser más un proyecto a largo plazo. Aún así, con su constitución y habilidad atlética, debería tener sitio en la Liga si puede aumentar su conjunto de habilidades.

8. Keldon Johnson (Kentucky)

19 años, escolta/alero, 1,98 metros y 95 kilos

Johnson siempre ha sido un jugador cuyo valor residía en su capacidad para contribuir, y este año ha sido constante, si no espectacular, para los Wildcats. Sus lanzamientos de tres puntos han sido alentadores, su competitividad siempre es alta y no hay agujeros evidentes en conjunto. No es extremadamente explosivo y físicamente parece formado, por lo que apunta a un techo más limitado que algunos de los jugadores que se encuentran por delante en esta lista, pero hay muchas cosas buenas en su juego, especialmente dada la demanda de aleros que sepan jugar en ambos lados de la cancha. Debería ser una elección relativamente segura en la primera ronda del draft, por detrás de los grandes favoritos.

9. Rui Hachimura (Gonzaga)

21 años, ala-pívot, 2,03 metros y 104 kilos

Hachimura continúa intrigando a los equipos con sus cualidades y su anotación eficiente. El progreso continuo de su tiro en suspensión es la gran clave para proyectar su valor de futuro. Ha lanzado con moderación desde el exterior, pero en el caso de convertirse en una amenaza constante desde la línea de tres puntos (que parece posible debido a su rápido desarrollo en otras áreas), debería poder maximizar su capacidades como cuatro. Su físico, sin ser espectacular, parece que le valdrá para dar el salto al siguiente nivel. Todavía hay espacio para la mejora con Hachimura en cuanto a diversificar sus movimientos en ataque, y su esfuerzo defensivo es sólido, aunque puede ser inconsistente en esta faceta. Cerrar la temporada por todo lo alto en el March Madness será clave para los jugadores con aspiraciones en el draft de Gonzaga, uno de los grandes favoritos al título..

10. Coby White (North Carolina)

19 años, escolta/base, 1,96 metros y 84 kilos

White se ha creado un nombre como legítimo mejor jugador a largo plazo de Carolina del Norte con su capacidad para disparar desde lejos y un gran desarrollo en el juego más allá del uno contra uno. Ha sido una agradable sorpresa y en sus noches calientes su atractivo como escolta anotador de gran tamaño que puede jugar con y sin el balón no pasa desapercibido. Es un dos de manual que continúa aprendiendo los claves para dirigir un equipo. Pero siendo realistas, será más un combo en la NBA al que se valorará principalmente por su capacidad de tiro. Es probable que necesite un par de años para ser una parte esencial en un equipo NBA, pero su potencial en ambos lados de la cancha ha generado suficiente intriga para verlo como un candidato digno de pelear por entrar entre las diez primeras elecciones del draft. A medida que los equipos elijan a los cinco o seis mejores jugadores disponibles, White podría ser un buen punto de partida para las franquicias de cara al futuro.