NBA | MAVS 93 - ROCKETS 94

Un tapón de Chris Paul sobre la bocina deja sin victoria a Doncic

Un tapón de Chris Paul sobre la bocina deja sin victoria a Doncic

Jerome Miron

USA TODAY Sports

El base de los Rockets interceptó el lanzamiento para ganar de Brunson. Los de Houston encadenan ocho triunfos y son el equipo más en forma de la Liga.

Se acabó la serie entre Mavericks y Rockets, el duelo texano que se ha cerrado con 2-2 y que nos ha dejado algunos de los finales más emocionantes de la primera temporada de Luka Doncic en la NBA. Cómo olvidar aquel 107-104 del 8 de diciembre en el que el esloveno entró en ebullición a falta de 3 minutos con 11 puntos consecutivos para dar la vuelta él solo al marcador y darle la victoria a su equipo. Esta noche no ha habido tanta suerte para los de Dallas, aunque estuvieron a punto de tumbar al mejor equipo de la Liga.

Eso son ahora mismo estos Houston Rokets, que encadenan 8 victorias seguidas, son terceros del Oeste y, teniendo en cuenta su ritmo de triunfos y el de los dos equipos que tiene por delante (Warriors y Nuggets) ya ni siquiera suena disparatado que consiga alcanzarles. Ayer les costó mucho llevarse el partido ante un equipo que no deja de perder (5 derrotas seguidas para los Mavs, 9 en los últimos 10 partidos), especialmente porque James Harden tuvo que controlarse más que nunca.

Al poco de comenzar el tercer cuarto hizo una penetración con Doncic de por medio. Al subir los brazos para dejar la bandeja su codo derecho impactó en la cara del ex madridista y los árbitros le pitaron falta en ataque. Era la quinta, con más de 20 minutos de partido por jugarse. El escolta acabó jugando 33, pero midiendo sus movimientos hasta el extremo. Esto se juntó con un día horrible en el tiro (28% en tiros de campo, 20% en triples) para acabar con 20 puntos, su peor anotación desde el 6 de diciembre. Desde entonces no bajaba de 28 puntos y sólo en dos partidos de 40 metió menos de 30 puntos.

Con Harden 'fuera de juego' los Mavs consiguieron controlar las ventajas del rival, estando siempre a una distancia muy cercana. Doncic, que tampoco tuvo el día en el tiro, lo suplió yendo a la línea de personal (8/9) para acabar con 19 puntos, además de 15 rebotes, 9 asistencias, 2 robos y 2 tapones, uno de ellos espectacular a Capela llegando desde atrás. El esloveno fue el mejor de su equipo en puntos, rebotes, asistencias y robos. Esa es ahora mismo la importancia de Doncic en los Dallas Mavericks.

La ausencia de Harden la cubría sobre todo Eric Gordon con 26 puntos, pero enfrente Brunson volvía a ser el mejor socio del esloveno (18+7+4). Todo llegó muy igualado a los últimos segundos, con los Rockets haciendo dobles coberturas sobre Doncic, que se las apañaba para encontrar a sus compañeros liberados para que su equipo siguiese anotando. Harden falló una entrada a canasta para poner a los suyos 3 arriba a falta de 6 segundos. Powell en seguida le dio el balón a Doncic que lo subió con aparente calma a pesar de jugar contra el reloj. Cuando llegó a la línea de triple se encontró hasta tres defensas delante de él, así que decidió darle un pase picado a Brunson, que estaba en la parte derecha del aro, a unos 6 metros, con Chris Paul delante.

El rookie de los Mavs amagó y aceleró para dejar atrás a su par antes de levantarse para intentar el tiro en suspensión que les diese la victoria, pero el base de los Rockets, en una acción defensiva magnífica, recuperó en seguida el poco terreno perdido y le colocó un tapón sobre la bocina. Era su segundo de la noche en un partido no demasiado espectacular (sólo 9 puntos) salvo por las asistencias. Acabó con 9, lo que le hizo pasar a Isiah Thomas en el séptimo puesto de máximos asistentes de la historia.