NBA

"Mantener a Porzingis habría ido contra los Knicks y su afición"

"Mantener a Porzingis habría ido contra los Knicks y su afición"

Paul Bereswill

Getty Images

ESPN revela que varios equipos querían hacer ofertas por el letón pero que ni tuvieron tiempo por lo rápido que se cerró el trade con los Mavs.

Steve Mills, pesidente de los Knicks, trató de explicar la salida fulminante de Kristaps Porzingis mientras el letón dejaba claro en su cuenta de Instagram que había profundos problemas personales en su ya irreperable relación con el que ahora es su exequipo: "La ciudad merece algo mejor que esto. ¡Seguid despiertos!". Según Mills, el traspaso a Dallas se ejecutó después de una reunión de menos de cinco minutos en la que Porzingis dejó claro que (será agente libre restringido al final de la temporada) no quería seguir en Nueva York.

En cuestión de horas fue traspasado a los Mavericks, una operación que fue relámpago porque, lo ha reconocido Mills, ya habían hablado con varias franquicias en días anteriores. Finalmente, Dallas puso sobre la mesa sin pensárselo lo que deseaban en la Gran Manzana: un joven talento (Dennis Smith Jr), dos futuras primeras rondas de draft y dos expiring contracts de dos veteranos como DeAndre Jordan y Wesley Matthews. Espacio salarial, en total, para ir a por dos grandes estrellas en el próximo mercado veraniego.

Porzingis, que sufrió una grave lesión de rodilla hace un año y todavía no ha vuelto a las pistas (ni, en principio, lo hará esta temporada), pasaba, según Mills, cada vez menos tiempo en las instalaciones de los Knicks, así que decidieron que no iban a edificar su futuro en torno a un jugador cuyo compromiso se había vuelto tan cuestionable. Esa es la versión oficila de los Knicks. El problema para otras franquicias es que, según asegura Ian Begley en ESPN, ni siquiera tuvieron tiempo a plantear en firme sus propuesta por lo rápido que los Knicks cerraron el trade con los Mavs. Antes habían hablado también con los Pelicans, con Anthony Davis sobre la mesa. Pero no se profundizó porque no había ninguna señal que indicara que Porzingis podría aceptar un vínculo a largo plazo en Nueva Orleans.

"Cuando piensas en un jugador al que dar un contrato máximo y convertirlo en el eje de tu proyecto, no quieres a alguien que no tiene interés en formar parte de él. Lo contrario iría contra los intereses de tu organización y tus aficionados", asegura Mills.