Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
  • Moto3
Liga Endesa ACB
Baxi Manresa MAN

-

Iberostar Tenerife TEN

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Coosur Real Betis BET

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

UCAM Murcia MUR

-

Valencia Basket VAL

-

Unicaja MAL

-

Premier League
Liga Holandesa
Zwolle Zwolle ZWO

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

Groningen Groningen GRO

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Heracles Heracles HCL

-

NBA | ALL STAR 2019

Los 8 rivales de Doncic por un puesto de suplente en el All Star

Los 8 rivales de Doncic por un puesto de suplente en el All Star

El tremendo nivel en el Oeste dificulta mucho la presencia del esloveno en el Partido de las Estrellas. La decisión es exclusiva de los entrenadores.

Doncic no ha podido ser titular en el All Star Game. Aunque fue segundo en el voto popular, la media resultante con lo que han votado jugadores y prensa le ha dejado quinto entre los interiores del Oeste. Aunque el esloveno estará seguro ese fin de semana en Charlotte disputando el partido de los jugadores de primer y segundo año (ahora dividido entre EEUU vs el resto del mundo), aún puede disputar el partido de las Estrellas como suplente (17 de febrero). 

1619
900
900
Ver galería

Jugadores que en su primer año en la NBA fueron al All Star, ¿Doncic el siguiente?

2003 - Yao Ming (Houston Rockets)

1993 - Shaquille O'Neal (Orlando Magic)

Década de los ochenta: Michael Jordan (Chicago Bulls)

En los ochenta, nueve rookies disputaron el All Star. Larry Bird Celtics), Bill Cartwright (Knicks) y Magic Johnson (Lakers) fueron los tres primeros de esta década (1980). Tras este enorme trío, se abrieron camino Isiah Thomas (Pistons, 1982), Ralph Sampson (Rockets, 1984), Olajuwok (Rockets, 1985), el mencionado Jordan en 1985 y Patrick Ewing (Knicks, 1986).

1 / 3

Para ello le tienen que elegir los entrenadores. Los 30 técnicos de la liga son los que votan a los siete jugadores de banquillo de cada conferencia. A efectos prácticos da lo mismo el apoyo que te hayan dado los aficionados, los jugadores y los periodistas. Aquí se empieza de cero. El hecho de que haya sido el segundo jugador favorito del Oeste, el tercero de toda la NBA, podría tener algún tipo de incidencia a la hora de que algún entrenador decida sus suplentes. Pero no hay que confiar demasiado en esta opción, ya que suelen tener mucho más en cuenta los méritos personales de cada jugador y el récord de los equipos. Un punto fuerte y otro débil en el caso del esloveno.

Los pros y contras de Doncic

La temporada de Doncic en lo individual está siendo extraordinaria. Es el mejor debutante en años, está logrando unos números que no se veían desde Lebron James (en algunos casos desde Michael Jordan) y ya es el líder de su franquicia con tan sólo 19 años. Pero los Dallas Mavericks son antepenúltimos en el Oeste con 21 victorias y 26 derrotas, lejos de los playoffs y con una racha negativa de resultados salpicada con algún triunfo. Especialmente si juegan en casa, porque fuera son el equipo que menos partidos ha ganado junto a Phoenix y Cleveland, los dos colistas.

La decisión se conocerá en una semana y, por lo dicho hasta ahora, podría ser uno de los elegidos aunque el récord de los Mavs no le ayude. Pero el verdadero problema que tiene Doncic es la competencia. Si la conferencia Oeste es mucho más competitiva que la Este, con la lucha por los playoffs en unos estándares de exigencia mayores, es sobre todo por el nivel de sus jugadores. Esta misma temporada que está haciendo el ex del Real Madrid en la conferencia Este prácticamente le aseguraría un puesto en el All Star Game. Pero en el Oeste todo es distinto y si al final se queda fuera nadie podrá echarse las manos a la cabeza.

Los otros 'fijos' en el Oeste

La lista de jugadores se puede hacer tan larga como uno quiera, pero para no extendernos hasta el infinito vamos a eliminar algunos posibles rivales por dos razones. Unos porque tiene pinta de que van a ir sí o sí y otros porque parecen en desventaja con Doncic a pesar de haber hecho méritos para estar.

Hay que tener en cuenta que los siete puestos que quedan se reparten de la siguiente manera: dos guards (bases/escoltas), tres de froncourt (aleros/ala-pívots/pívots) y dos wildcards (comodines) que pueden ser de cualquiera de los dos grupos. Hay cinco jugadores que parecen fijos entre los suplentes: Russell Westbrook y Damiand Lillard en las dos plazas de guards, Anthony Davis y Nikola Jokic en dos de las tres de frontcourt y Klay Thompson en una de las de wildcard, ya que no habría más sitios entre los guards. Prácticamente todos los expertos en Estados Unidos coinciden con este reparto. Si esto se confirma faltarían dos plazas libres, una en el frontcourt (donde está Doncic) y una de wildcard.

Por otro lado también podemos descartar algunos jugadores que ahora mismo parece que tienen menos opciones que él. En ese grupo estarían Draymond Green (aunque ha mejorado no está siendo su mejor temporada y parece difícil que vayan cuatro de los Warriors), Clint Capela (gran temporada la suya, pero aún no tiene el estatus de estrella de otros rivales), Danilo Gallinari (clave en los Clippers, pero si va alguien será Tobias Harris), Marc Gasol y Mike Conley (la deriva de los Grizzlies les penaliza claramente), Devin Booker (en un Oeste tan salvaje necesita algo más que unos Suns últimos para entrar en las quinielas), Chris Paul (ha estado más tiempo lesionado que jugando), De'Aaron Fox (el efecto de los Kings se está perdiendo fuerza en el peor momento para sus aspiraciones) o Jrue Holiday (es el caso más incierto de todos los que están en este grupo porque su temporada es ejemplar, pero con unos Pelicans tan abajo y la presencia segura de Davis es difícil que vayan dos jugadores desde Nueva Orleans).

Los rivales del esloveno

Así que a Doncic le quedarían ocho jugadores que claramente le pueden quitar uno de los dos puestos libres: Steven Adams, Karl-Anthony Towns, LaMarcus Aldrige, Tobias Harris, Rudy Gobert, DeMar DeRozan, Jamal Murray y Donovan Mitchell.

Steven Adams

Está jugando el mejor baloncesto de su carrera. A sus ya conocidas habilidades defensivas está sumando un repertorio en ataque que nadie esperaba. Los Thunder, salvo pequeños cortocircuitos, están siendo uno de los mejores equipos de la temporada y no sería de extrañar que los entrenadores lo premiasen con un tercer jugador en el All Star. Ha sido 6º para los aficionados y 7º para los jugadores. No le votó ningún periodista.

Karl-Anthony Towns

Se le lleva esperando como el pívot del futuro desde el día que debutó. La temporada pasada, con la llegada de Jimmy Butler, perdió bastante protagonismo. Pero ahora que su ex compañero se fue a Philadelphia y con el cambio de entrenador ha vuelto a su mejor versión. Y es una en la que efectivamente parece el mejor pívot de la liga. Además, los Wolves están en claro ascenso y empiezan a ver de cerca los playoffs. Fue 11º para los aficionados y 10º para los jugadores. No le votó ningún periodista.

LaMarcus Aldrige

Después de una temporada pasada tremenda (las coyuntura obligaba por la baja de Kawhi) esta empezó muchísimo más flojo. Pero tanto los Spurs como él han puesto la directa y ya está jugando a nivel de estrella, con varios partidos monumentales. El equipo está asentado en puestos de playoffs y sería raro que ningún Spur estuviese en la cita (también podría ser DeRozan). Fue 13º para la afición y 6º para los jugadores. No le votó ningún periodista.

Tobias Harris

También está siendo la temporada de su vida. Es el líder del equipo que hasta hace no tanto era la auténtica revelación de la liga. Los Clippers ya han perdido fuelle y llevan tiempo situados en el filo de la navaja que marca el octavo puesto. Y también es cierto que él mismo no está jugando al nivel superlativo de los primeros meses (algo difícil de mantener), pero sigue siendo uno de hombres que jugando y un premio para él y para los Clippers no sería descartable. Fue 19º para el público y 10º para los jugadores.

Rudy Gobert

El actual Mejor Defensor del Año empezó un poco a medio gas, como todos los Jazz. Un calendario terrible les llevó a situarse bastante más abajo de lo esperado en la tabla. Pero la cosa ha cambiado radicalmente. Ya son séptimos, están jugando al nivel que les hizo semifinalistas de conferencia la pasada campaña y él es otra vez un muro. Un dominador total de ambas canastas que aporta tanto en ataque como en defensa. Un hombre clave en un equipo que no para de subir. Es su sexta temporada y aún no ha sido All Star. Fue 21º para la afición y 16º para los jugadores, pero 7º para los periodistas.

DeMar DeRozan

En el Este era un fijo (4 veces All Star en las 9 temporadas en Toronto). Un jugador con muchísimo nombre en Estados Unidos que ha jugado bastante bien desde el primer minuto que estuvo en San Antonio. En los malos momentos del principio y en los buenos de ahora. Lo mismo que decía de LaMarcus vale para él: parece difícil que no haya ningún jugador de los Spurs en la cita. Fue 7º para los aficionados y 8º para los jugadores. No le votó ningún periodista.

Jamal Murray

Otro que está jugando como nunca. Y tiene una ventaja sobre casi todos los de esta lista, que su excelente trabajo ha sido clave para llevar a los Nuggets a pelear el liderato (lo fueron durante muchos partidos) con los Warriors. Los de Denver han sido los únicos que de verdad han mantenido el ritmo de los campeones, lo han hecho con gran parte de su quinteto titular lesionado durante mucho tiempo y eso no puede más que disparar las candidaturas de Nikola Jokic (que es un fijo) y de él. Si algún equipo se merece tener más de un jugador en la cita de Charlotte, los Nuggets están entre los grandes candidatos. Fue 13º para los aficionados y 7º para los jugadores. No le votó ningún periodista.

Donovan Mitchell

Igual que estos Utah Jazz no se entenderían sin Rudy Gobert, tampoco lo harían sin Donovan Mitchell. Pero en el caso del escolta de segundo año, la mejoría de los suyos ha sido directamente proporcional a la de su juego. Las últimas tres semanas de Mitchell, actuando gran parte del tiempo de base, han sido para enmarcar. Está destinado a ser uno de los jugadores que escriban el futuro de la competición, pero está demostrando que quiere dejar su sello en el presente. Si hay un puesto en la lista para los Jazz se lo jugará con Gobert. Fue 11º para el público y 14º para los jugadores. No le votó ningún periodista.