Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Bélgica
77
FIN
93
EE UU

MUNDIAL FEMENINO DE TENERIFE

Taurasi (26) conduce a Estados Unidos a la final del Mundial

Taurasi (26) conduce a Estados Unidos a la final del Mundial

Catherine Steenkeste

NBAE/Getty Images

La admirable Bélgica resistió 25 minutos, hasta que le aguantaron Meesseman y la gasolina. Las yankees, a un paso su décimo mundial.

Santa Cruz de Tenerife Actualizado:

Aunque luego no ha parado de ganar, a Diana Taurasi le costó desprenderse del estigma de ser una de las integrantes de la selección de Estados Unidos que perdió su último partido oficial en un Mundial. Fue contra Rusia y fue en semifinales. En 2006 y en Brasil. Por eso jugó la semifinal contra Bélgica con todas las luces encendidas y fue indiscutiblemente clave con 26 puntos. Cuando Bélgica a través de Meesseman y Mestdagh era una máquina de anotar al principio del tercer cuarto, respondió con una carga espectacular de triples a la que las belgas, pocos minutos después, ya no pudieron responder. Así pues, Taurasi, con la inestimable colaboración de Breanna Stewart (la más regular de Estados Unidos en todo el Mundial, 20 puntos), y Griner (16), condujo a Estados Unidos a una final que debe ser la antesala del décimo oro estadounidense en la historia del Mundial femenino.

Bélgica, tocada después de sus batallas contra España y Francia, se ha ganado el cariño de la afición por su baloncesto alegre que durante 25 minutos le permitió dar respuesta a Estados Unidos con alguna máxima de cinco puntos de ventaja. Mientras Kim Mestdagh y Meesseman tuvieron gasolina, las belgas miraron cara a cara a Estados Unidos en el intercambio de canastas. Sucede que es casi imposible mantener ese nivel los 40 minutos y, después de ese espectacular pique Mestdagh-Taurasi, Bélgica se derrumbó. El parcial de 18-33 en el tercer cuarto resultó esclarecedor de lo que supone enfrentarse a Estados Unidos, capaz de subir un punto su nivel si es necesario. “Andando te hacen cien puntos”, definió no hace mucho Mondelo el escenario.

Philip Mestdagh sacó bandera blanca y dio por resuelto el litigio en el minuto 35, cuando mandó a Meesseman al banquillo. Estados Unidos es, admitámoslo, infranqueable. Un muro que se hace gigante cuando aparecen los brazos de Griner en defensa y los de Stewart o Taurasi en las transiciones. Pese al abultado resultado final, fue un partido para aplaudir a las dos. Bélgica ha sido la selección más divertida del Mundial y por eso peleará el bronce este domingo y Estados Unidos es, simplemente, el Dream Team.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar