OKLAHOMA CITY THUNDER

Westbrook, al quirófano: podría perderse el inicio del curso NBA

Según informan los Oklahoma City Thunder, el base tiene una inflamación en la rodilla derecha, que ha sido intervenida por cuarta vez en su carrera.

0
Russell Westbrook, jugador de los Oklahoma City Thunder.
Russell Isabella USA TODAY Sports

Malas noticias para los aficionados de Oklahoma City Thunder. Según informa la franquicia, Russell Westbrook se ha sometido a una artroscopia en la rodilla derecha y será revaluado dentro de cuatro semanas. En ese momento, se proporcionará un nuevo parte sobre su estado. Un lapso que pone en riesgo su participación en los primeros partidos de una temporada NBA, que para OKC comienza en la madrugada del 16 al 17 de octubre ante Golden State Warriors en el Oracle Arena de San Francisco (04:30, hora española)

Está es la cuarta intervención en la rodilla a la que somete el base, la primera en más de cuatro años. Sus problemas en la pierna derecha se iniciaron en los Playoffs de 2013 tras el famoso encontronazo con Patrick Beverly cuando Westbrook se disponía a pedir tiempo muerto. En 2014, pasó tres veces por el quirófano por esa lesión y desde entonces no ha tenido más inconvenientes... hasta hoy.

Sin embargo, el asunto puede ser algo más complicado de lo que se observa a primera vista. El MVP en 2017 cumplirá los 30 años el próximo 12 de noviembre, una edad en el que las recuperaciones ya no son tan fáciles ni tan efectivas como cuando pasó por primera vez por esta situación. Además, su estilo de juego, potente, atlético y vertical, depende en gran medida del estado inmejorable de sus articulaciones. Y la rodilla, podríamos decir, es una de las más importantes.

Un escenario que asusta. Sobre todo si tenemos en cuenta que Westbrook empezará a cobrar esta campaña el suculento contrato de 205 millones de dólares repartidos en cinco años que firmó en septiembre de 2017. Una cifra, que sumada a la renovación de Paul George (cuatro años y 137 millones), llevaron a la franquicia a estar cerca de los 300 millones en salarios para esta temporada (150 en impuestos de lujo) hasta la forzosa salida de Carmelo Anthony.