Antetokounmpo rescata a sus Bucks de las garras de LeBron

BUCKS 119 - CAVS 116

Antetokounmpo rescata a sus Bucks de las garras de LeBron

La segunda unidad de los Cavaliers remontó 20 puntos en el último cuarto, pero los Bucks demostraron madurez cerrando el partido.

Partido intenso, de alternativas, rachas y cambios de tercio. Partido grande en la conferencia este. Partido entre el monstruo de la corona y el que se la quiere poner. LeBron puso su habitual salvajada sobre la mesa (39 puntos, 14/22 en los tiros) y contó con la ayuda necesaria para continuar con la gran racha (el banquillo se salió; habían ganado 18 de los últimos 19), pero no pudo cerrar el partido ante unos Bucks que ansiaban, necesitaban y, seguramente, soñaban con el triunfo. 

Para Giannis Antetokounmpo (27+14+8+2) ganar a LeBron no puede ser cualquier cosa. El griego, que cuajó un partido soberbio pese a que el hándicap del tiro es tan evidente como el primer día, levantó la cabeza y soltó un grito de esos que salen de las entrañas. Con un 2+1 cerró el partido y dio aire a unos Bucks que, por otra parte, jugaron un auténtico partidazo durante 36 minutos (los tres primeros cuartos).

Tras un inicio serio de los de Ohio, que llegaban con los automatismos finos y el modo apisonadora activado, los Bucks empezaron a darle la vuelta a la tortilla. Por los tiros que anotaban (uno detrás de otro; algunos muy difíciles), pero también por las sensaciones. Algo estaba cambiando en el partido más allá del resultado. Las ganas de competir de Bledsoe (26 puntos y un mate tras rebote ofensivo espectacular), el fino talento de Middleton (18+10) y el impacto inmediato de un Malcolm Brogdon que cada día da un paso más (16 puntos, valiente). Todo alrededor de Giannis y con los Liggins, Maker y Brown dejando sobre el parqué hasta el último aliento.

Los Cavs fueron incapaces de reducir diferencias en el tercero, impresionados casi por el nivel de acierto de los Bucks. Pero aún había tiempo para un par de cambios de tercio más. En los primeros compases del cuarto cuarto no quedaba ni una luz en el juego de Milwaukee. Habían jugado todas sus cartas antes de tiempo: los tiros no entraban, las pérdidas se acumulaban... Un quinteto formado por Wade, Korver, Crowder, Green y Tristan Thompson empezó la escalada en el -20 y cerró, entre una gran defensa, la línea personal y el acierto exterior de Wade, un 24-2 de parcial con el segundo triple consecutivo del Flash (cuarto del partido) y su primer ventaja de la segunda parte en el marcador (107-105). ¿Quedaba vida en Milwaukee?

Más de siete minutos sin anotar y el retorno de LeBron a cancha parecían el fin para los Bucks, pero el partido dio un nuevo giro en los últimos minutos. Un triple de Brogdon rompió el maleficio y pese a los esfuerzos del rey (anotó seis puntos impresionantes en 45 segundos), primero Bledsoe, después Snell y por último Antetokounmpo golpearon hasta sellar el triunfo de los Bucks. Cada día que pasa, más peligroso jugar en Milwaukee.

0 Comentarios

Normas Mostrar