WARRIORS-JAZZ

Kerr no vuelve a los Warriors: "Brown es nuestro entrenador"

Brown, que llevó a LeBron a unas Finales y se estrelló en los Lakers, será el encargado de dirigir a los Warriors ante los problemas de Kerr.

Kerr no vuelve a los Warriors: "Brown es nuestro entrenador"
JONATHAN FERREY AFP

Con los Warriors en Oregón después de ponerse 2-0 en primera ronda contra los Blazers, llegaron las pésimas noticias sobre la recaída de Steve Kerr, martirizado otra vez por esa espalda que le obligó a pasar por el quirófano y a perderse los 43 primeros partidos de la pasada temporada, incluido ese 24-0 inicial que lanzó al equipo de la Bahía hacia el primer 73-9 de la historia. Sin Kerr y con Luke Walton entrenando a los Lakers, fue Mike Brown el que dirigió al equipo en los partidos tercero y cuarto en Portland, que completaron la barrida y enviaron a Kerr a hacerse pruebas médicas para tener más noticias sobre su estado.

Y estas no son buenas, no en el corto plazo. Kerr cuenta con seguir entrenando… pero no por ahora. Mike Brown se hará cargo del equipo en la eliminatoria ante Utah Jazz y todo hace pensar que lo hará también durante el resto de los playoffs, si es que los Warriors cumplen los pronósticos y se meten en la final del Oeste. Draymond Green lo dejó claro: “No contamos con que Steve vuelva. Así nos lo tomamos, no se trata de ver si pasamos esta ronda y le tenemos otra vez con nosotros. No: Mike Brown es nuestro entrenador”.

“Yo voy a entrenar hasta que Steve (Kerr) y Bob (Myers, general manager) me digan lo contrario. Hablo con Steve un par de veces al día, vamos viendo poco a poco cómo van las cosas”, dijo por su parte Mike Brown, que de repente se encuentra en el primer plano de los focos, con un equipo estruendoso pero también con la presión de que solo vale ganar el anillo. Tiene 47 años y fue Entrenador del Año en 2009, con los Cavaliers que son, precisamente, el equipo con el que los Warriors están forjando una rivalidad de leyenda y al que se podrían medir dentro de un mes en las primeras Finales que se repetirían tres temporadas seguidas.

Las últimas experiencias de Brown no fueron buenas: una segunda etapa en esos Cavs (2013-14) a los que había llevado a las Finales en 2007 y que dejó justo antes del regreso de LeBron James; Y antes un paso frustrante por los Lakers (2011-12), donde pasó de ser sustituto de Phil Jackson a salir disparado (9 de noviembre de 2012, recién iniciada su segunda temporada) tras los primeros síntomas de disfunción del fallido proyecto Kobe-Gasol-Nash-Howard. En los inicios de su carrera fue asistente en Indiana, Washington… y San Antonio, donde fue campeón (2003) con Gregg Popovich como jefe… y Steve Kerr en pista.

Kerr, mientras, se hace pruebas en Stanford: sufre jaquecas fortísimas, vómitos y dolor de cuello derivados de los problemas de espalda. “Tal y como entrenamos, jugamos, nuestro sello… la huella de Steve sigue estando por todas partes” asegura Green. Desde luego, alrededor de Brown, que llegó el pasado verano para sustituir a Walton, sigue un núcleo duro que comanda Ron Adams, una de las figuras clave en el entramado Warriors: 69 años, asistente en la NBA desde 1992 y miembro del staff de los de Oakland desde la llegada de Kerr. Reconocido como el arquitecto defensivo del equipo, no ve con malos ojos que antes Walton y ahora Brown le hayan quitado la ocasión de ponerse al frente de la nave: “En algunos momentos de mi carrera sí he podido tener el deseo de ser head coach pero si no salió entonces no tiene que salir ahora. Lo importante es encontrar tu lugar y ser constructivo en lo que aportas al grupo de personas con el que trabajas”. Uno que incluye a exjugadores como Jarron Collins, Willie Green y a Bruce Fraser, el entrenador de tiro y uno de los principales responsables de la explosión definitiva de Stephen Curry.