ENTREVISTA EXCLUSIVA

Shawn Marion, en AS: "Me quedo con mi apodo y con el 'Half Man Half Amazing' de Vince Carter"

El que fuera campeón de la NBA con los Mavericks (2011), cuatro veces All-Star, visitó la redacción de AS y repasó tanto su carrera como la actualidad NBA.

Shawn Marion jugó 16 temporadas en la NBA. Número nueve del Draft de 1999, disputó sus primeros ocho años en Phoenix, donde formó parte de los famosos Suns de Steve Nash, Mike D'Antoni y el 'Seven Seconds or Less'. Tras dos breves periplos en Miami y Toronto, se asentó en Texas. Allí, con los Mavericks de Nowitzki y Rick Carlisle, ganó su único anillo (2011, contra el Big Three de los Heat). Acabó su carrera en la mejor Liga del mundo después de las Finales de 2015, en las que no disputó ni un solo minuto en los mermados Cavaliers de LeBron James. Apodado The Matrix y con un tiro de lo más peculiar, Marion utilizó su increíble capacidad atlética para promediar más de 18 puntos y más de 10 rebotes durante las ocho temporadas y media que pasó en los Suns. A partir de entonces, se dedicó a defender y a los pequeños detalles. Ayer, más de un año después de que dejara las canchas, pudimos pasar un rato con él en la redacción de AS. Esto es lo que nos contó.

Tuviste la oportunidad de jugar con LeBron (2014-15) y contra LeBron (Finales 2011)... ¿Qué significó para la NBA lo que consiguió la temporada pasada en Cleveland?

"Fue enorme. Para el equipo, para la franquicia... Fue increíble. Muy interesantes las Finales 2016, porque además eran un repetición de las de 2015".

Y tú formabas parte del equipo en 2015...  ¿Jugar con él o contra él?

"Cuando juegas con él es fácil encontrar la manera de disfrutar de todo lo que hace sobre el parqué. Y cuando juegas contra él solo te preocupa pararle (sonríe)".

Durant y los nuevos Warriors. ¿Encajarán fácil las piezas?

"Creo que con el sistema que tienen allí no será difícil. Será interesante. Pero ha habido muchos movimientos este verano, y va a ser un año interesante (en general). Todo el mundo va a querer ganarles..."

Pau Gasol se ha mudado a San Antonio. ¿Crees que tienen opciones de anillo?

"Claro. Tienen a Pau, a LaMarcus Aldridge, a Tony Parker, a Kawhi Leonard... Y Popovich siempre encuentra la forma de ganar. Serán Top-2 o Top-3 en el Oeste".

Los Spurs derrotaron tres veces en los playoffs a sus Suns...

"Creo que fue una gran rivalidad. Estuvieron mejor entrenados que nosotros".

Parece que sale el sol en Minnesota. ¿Qué opina de Ricky Rubio?

"Es muy bueno. Hace pases increíbles. Creo que va a tener un gran año. Creo que el equipo va a ser mucho mejor que la temporada pasada. Van a crecer con él y con todos los jóvenes que han ido llegando. Van a molar mucho".

¿Quién es el mejor jugador de la NBA?

"El mejor atleta es, por mucho, LeBron. ¿Es Steph (Curry) el mejor de la Liga? ¿Es Kyrie (Irving)? Creo que cuando piensas en la Liga es muy difícil decir que alguien es mejor que todos los demás. Si vas por posiciones es más sencillo. Kyrie, Steph, Westbrook. LeBron, KD... Me gustan los que juegan en los dos lados de la cancha, como Kawhi Leonard. Los que asumen la responsabilidad de defender a los mejores en cada posesión. Si hablamos de los mejores de la Liga tenemos que hablar de LeBron James y Steph Curry, evidentemente, pero podríamos nombrar a unos cinco en ese nivel... Casi todos dirán que LeBron es el mejor, pero Curry, Kyrie, Lillard, Westbrook... Todos son muy difíciles de defender".

Ha mencionado a Westbrook. Ahora, sin Durant...

"Es un triple-doble andante. Es un monstruo. Creo que todos los bases de la Liga son únicos. Creo que es la posición más dominante de la Competición ahora mismo. Es donde hay más talento".

¿Recuerda que alguien le resultara especialmente difícil de defender?

"(Lo más difícil) era cuando me tocaba defender a los grandes. A Tim Duncan, a Kevin Garnett... Era un verdadero reto porque eran mucho más grandes que yo, pero era muy emocionante (sonríe)".

Se han retirado este año tres puntales de su generación: Kobe Bryant, Tim Duncan y Kevin Garnett.

"Tenía que pasar. Los tres han tenido carreras increíbles. Yo tuve la oportunidad de jugar contra ellos muchísimas veces. Ha sido un camino genial... Yo también hice grandes cosas contra ellos, eh! (ríe). Lo mejor era competir cada día. Estoy contento también por ellos, porque van a empezar un nuevo capítulo en sus vidas. Y han dejado un gran legado".

Se queda con sus enfrentamientos.

"Creo que la camaradería entre nosotros, competir con ellos fue increíble. Cuando dices cualquiera de esos nombres y puedes decir que jugaste contra ellos noche sí y noche también... eso es genial. Puede que tuvieras noches mejores y peores pero en nuestra generación tenías que salir cada noche a jugar y eso es lo que hacía que el juego fuera genial. Todos los días salías a competir contra alguien al que realmente querías dejar a cero. Así luchábamos y siempre lo dábamos todo. Era una gran batalla".

¿Qué faltaba en aquellos Suns?

"El problema fue que no usábamos nuestro banquillo. Si te fijas en los equipos que van ganando los campeonatos, el banquillo siempre es una parte fundamental. En aquel equipo, los titulares jugábamos 40 o más minutos. Es demasiado tiempo..."

Con los Mavs sí conseguiste el ansiado anillo.

"Dos equipos muy diferentes. Dos maneras muy distintas de construir un equipo. En los Mavericks teníamos un equipo tradicional, un ala-pívot y un center grande. Un base y un escolta. Y teníamos un banquillo que era de gran ayuda. Ese equipo era más profundo que el que tuvimos en Phoenix. Pero con estilos siempre muy diferentes. Podríamos haber usado el banquillo también en Phoenix, pero el entrenador simplemente no lo hacía..."

Se ven trozos de aquellos Suns en los actuales Warriors.

"Estoy seguro de que hemos tenido una gran influencia en lo que ellos están haciendo. El estilo de la Liga también ha cambiado por completo. Ya no hay prácticamente pívots de los de toda la vida. Hay algunos, y algunos equipos que los usan, pero ahora se busca que los grandes defiendan en el perímetro y que lancen desde fuera... Antes, jugar con dos pívots era la norma. Ahora, para poder jugar con dos, al menos uno de ellos tiene que ser muy atlético y tiene que poder salir fuera y tirar. Defender a los más pequeños... Todos quieren tirar desde fuera ahora".

La magia de Steve Nash...

"Solo tenías que estar disponible. En ese equipo, todos tenían tanto talento y eran capaces de hacer tantas cosas... Todos nos ayudábamos a todos. Era un trabajo de equipo".

Ese tiro suyo...

"Es genial, lo sé (ríe)".

¿Cuántos entrenadores intentaron cambiarlo?

"Ninguno. Tiro mejor que Pau, (Ricky) Rubio... (ríe). Nunca meterán tantos triples como metí yo en mi carrera. La realidad es que en la Liga nadie tira exactamente igual. Yo perfeccioné una manera de anotar, y se me daba muy bien".

¿Te han llegado a molestar las preguntas sobre tu tiro?

"Algunas veces he llegado a pensar que era una manera de no darle valor a lo que hacía sobre la cancha. Creo que fue justo después de mi tercer All-Star. En ese momento, alguien me dijo algo sobre mi tiro, y siguió preguntando y preguntando. Y yo estaba en plan, ¿por qué sigues hablando de mi tiro? Lo importante son los números, lo que estoy haciendo sobre el parqué. O cómo estoy ayudando a mi equipo a ganar. Se convirtió en un problema cuando empezaron a preguntarme más por eso que por lo que hacía en la cancha. Me lo llegué a tomar como un insulto. No hablaban de los tiros de otros y yo estaba tirando mejor que ellos... Aquello no me gustó. Pero lo cierto es que durante la mayor parte de mi carrera no me importó demasiado. Era lo que había..."

Kenny Smith le puso su apodo, The Matrix, en el primer partido de la pretemporada de su año de rookie... ¿Cómo se sintió en aquel momento?

"Fue genial. Muchos jugadores se pasan sus toda sus carreras, grandes carreras, sin un mote. Para mí, llegar a la Liga, jugar un partido de pretemporada y tener ya ese mote... Fue simplemente genial. Te lo quedas para siempre, claro. No te ponen un mote tan increíble todos los días. Lo hice mío. Aquello fue genial".

¿El mejor mote de la NBA?

"Me gustaba el de Penny (Hardaway), One Cent. Pero el mejor era, sin ninguna duda y sin contar el mío, el de Vince Carter: Half Man Half Amazing. Sí, sí y sí (exclamó entre risas). Me gustaba también el de Wade, Flash. Y The Glove, de Gary Payton. Ese también era genial".

Hemos echado un vistazo a los Similarity Scores de basketball-reference. ¿Sabe qué jugador ha tenido una carrera más parecida a la suya (94%)?

"Tiene que ser Scottie Pippen. Esa era fácil (ríe). Nuestros números son prácticamente idénticos".

Las estadísticas están en todas partes...

Creo, y lo digo hablando solo por mí mismo, que el juego cambia todo. Cuando estaba en Phoenix, teníamos un gran equipo. Teníamos a Joe Johnson, a Quentin Richardson. Después a Raja Bell... Compañeros muy buenos. Y mi trabajo allí era hacer de todo. Anotar, rebotear... De todo. Sin embargo, y salvando los dos breves periodos en Miami y Toronto, en Dallas no tenía que hacer nada de eso para que ganáramos partidos. Me tuve adaptar; tuve que cambiar mi juego. Sacrificarme para que fuéramos un mejor equipo, para ayudarnos a ganar. Y claro que iba a hacerlo porque quería ganar. Cualquier cosa por ganar. Podría haber anotado 20 puntos fácil durante toda mi carrera, pero no lo hice porque no se trataba de eso. Quería ganar".