Competición
  • Champions League

NBA

La NBA, sí a la política y a las causas sociales: Shaq, LeBron...

No son pocos los miembros de la Liga que acabaron pasándose al mundo de la política. Tampoco la NBA es ajena al fenómeno Donald Trump.
Final en vivo: Cavs vs Celtics, juego 5

La NBA, sí a la política y a las causas sociales: Shaq, LeBron...
BBALLBREAKDOWN

Seis meses después, en España volvimos a acudir a la llamada de las urnas este domingo 26 de junio. Aprovechando la repetición de las Elecciones Generales y dado el creciente interés por la política en los últimos tiempos (y no sólo a nivel nacional, sino mundial), en AS NBA nos hemos propuesto recordar algunos de los casos más sonados en los que los miembros de la mejor Liga de baloncesto del planeta decidieron dar el salto al campo político o viceversa. Valga de ejemplo el ofrecimiento que le realizaron el pasado verano a David Stern para que se convierta en el próximo candidato demócrata a la alcaldía de Nueva York en 2017. Quién sabe, quizá tengamos a un ex Comisionado gobernando la 'Capital del mundo'. Pero más allá de los intereses puramente partidistas, la NBA también ha demostrado su compromiso con variopintas causas sociales. Sirva como ejemplo la presencia del sustituto de Stern en el cargo, Adam Silver, este mismo domingo en las calles de New York con motivo del Desfile del Orgullo Gay. Pequeños gestos como estos, sin duda hacen a la Liga más grande, global y diversa.

Mandan los Demócratas

Kevin Johnson: Este campeón del mundo con Estados Unidos en 1994, tres veces all star, Jugador Más Mejorado en 1989, número 7 del draft del 87 y uno de los mejores en la historia de los Phoenix Sus cumple su segundo mandato como alcalde de Sacramento. El otrora base, se convirtió en 2008 en el primer regidor afroamericano de la capital de California. Tras presentarse a la reelección en 2012, recientemente ha manifestado que no se plantea repetir en las elecciones del próximo año tras cumplir sus principales objetivos: estabilizar las cuentas de la ciudad y aprobar la construcción de un nuevo pabellón de 500 millones de dólares para los Kings. Es miembro del Partido Demócrata.

Bill Bradley: Este antiguo escolta/alero formó parte de los dos únicos equipos knickerborckers que consiguieron el anillo: 1970 y 1973. Lo que le hizo compartir vestuario con un Phil Jackson que llegó a plantearse hace unos años dar el salto a la política como senador de los Demócratas (partido del que es un asiduo donante en algunas de sus campañas).Volviendo a Bradley (miembro del Hall of Fame de Springfiled), este decidió dar el salto tras su retirada en 1977. En 1979 se convirtió en senador por New Jersey hasta 1997. Tres años más tarde, concurrió sin éxito a la nominación como candidato de los Demócratas para las presidenciales del año 2000, las mismas que abrieron las puertas de la Casa Blanca a George W. Bush en detrimento de su compañero de partido Al Gore.

Terry Dehere: Otro exjugador que tras su periplo por la NBA (fue escolta de los Clippers, Kings y Vancouver Grizzlies antes de recalar en el Alba Berlín) se pasó a lo política por su gran compromiso con Jersey City, la urbe en la que se crió. Simpatizante Demócrata, ha sido concejal y miembro de la Junta de Educación hasta 2010.

Dave Bing: Pasó por los Washington Bullets antes de retirarse en los Celtics en 1978. Sin embargo, la gran parte de la carrera de este 7 veces all star y miembro del Hall of Fame transcurrió en los Pistons. O lo que es lo mismo, en Detroit, la ciudad que primero le aupó como alcalde tras la renuncia de Kwame Kilpatrick. Meses más tarde se convirtió en mayor por derecho propio tras vencer en las elecciones. Antes de renunciar a optar a un segundo mandato en 2013 pasó a la historia de los Estados Unidos como el regidor de la ciudad de mayor tamaño en declararse en bancarrota. Forma parte del Partido Demócrata.

Tom McMillen: Número 9 del draft del 74, dos años antes había participado en la final olímpica de baloncesto más controvertida de la historia: aquella de Múnich 1972 en la que la Unión Soviética acabó colgándose el oro ante las protestas de los estadounidenses. Defendió la camiseta de los Buffalo Braves, Knicks, Hawks y Bullets como ala-pívot y center. Sin embargo, es recordado por su labor de congresista demócrata en la Cámara de Representantes entre 1987 y 1993. En 2011 fue nombrado presidente de la por entonces inaugurada fundación presidencial para el Deporte, Educación Física y Nutrición.

Larry 0'Brien: Los más jóvenes le conocerán por dar nombre al trofeo que cada año las 30 franquicias aspiran a conquistar pero que sólo una acaba alzando en el mes de junio. Sin embargo, antes de David Stern (el predecesor de Adam Silver y confeso Demócrata podría presentarse a las elecciones a la alcaldía de Nueva York), O'Brien se convirtió en el Comisionado que gestionó en 1976 la fusión entre la NBA y la ABA y que ayudó a sacar de la UVI a una Liga que experimentaría en la década de los 80 un crecimiento sin parangón. Pero antes de que esto ocurriera, este hijo de inmigrantes fue uno de los peces gordos del Partido Demócrata. Bajo la presidencia de Lyndon B. Johnson dirigió el servicio postal de los Estados Unidos (el célebre US Postal Service). Además fue durante dos décadas uno de los gurús que determinó las estrategias electorales del partido: fue el director de campaña del presidente Kennedy en 1960. Es más, formó parte de la comitiva de aquel trágico 22 de noviembre de 1963 en el que John fue asesinado en Dallas.

¿Y los Republicanos?

Hasta ahora hemos repasado algunos nombres muy ligados a la NBA que se decantaron por el Partido Demócrata en sus andanzas políticas. Pero, ¿qué hay del Partido Republicano? Pese a que sus simpatizantes son minoría dentro de la competición, también ha contado con el apoyo de algunas figuras de renombre.

Karl Malone: 'El Cartero' (The Mailman) es uno de los mejores ala-pívots de siempre. El segundo máximo anotador de la historia tuvo la mala suerte de cruzarse con un tal Michael Jordan. El '23' es el principal culpable de que se retirara sin poder haber conquistado un solo campeonato. Malone está afiliado al Partido Republicano desde hace años y ha participado como donante en varias de sus campañas. La más celebre, la que llevó a la reelección en 2004 al presidente Bush hijo. Además, es uno de los miembros con más peso de la hoy tan controvertida y poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA en sus siglas en inglés).

Charles Barkley: "Era Republicano hasta que perdieron la cabeza", así anunció Sir Charles en 2006 su cambio de pensamiento político tras haber estado afiliado durante años al GOP (las siglas de partido en inglés). En julio de ese año anunció que se presentaría como independiente a gobernador de Alabama, el Estado que le vio nacer. Una idea que en 2010 acabó por desechar. No obstante, y conociendo su excéntrico carácter, no tiene reparos a la hora de mostrar su opinión acerca de casi cualquier tema. Se define "como un gran abogado del matrimonio homosexual", a la vez que calificó de "escoria" a los participantes en las revueltas desatadas en Ferguson tras la muerte de un joven negro (Michael Brown) al ser disparado por la policía de Missouri.

Shaquille O'Neal: Situar a Diesel como Republicano tiene trampa. No se ha decantado por ningún partido, aunque sí que ha apoyado públicamente a miembros de ambas formaciones en distinto momentos. Shaquille, de confesión musulmana (aunque no se prodigue a menudo en público sobre su fe, así lo reconoció en 2010 cuando jugaba en los Celtics), apoyó a Obama en las presidenciales de 2012 para un año más tarde aparecer en los anuncios televisivos que pedían el voto para el gobernador republicano de New Jersey Chris Christie.

Clyde Drexler: Otro miembro del Dream Team que es conocido por ser un asiduo donante de la causas del Partido Republicano. Aportó 2.000 dólares a la campaña del presidente Bush en 2004.

Spencer Hawes: El pívot de los Hornets es el Republicano más activo en la NBA de nuestros días. Pidió públicamente el voto en las presidenciales de 2008 para el senador McCain y en 2012 para Mitt Romney. Le encanta debatir sobre política y ha criticado el documental 'Una verdad incómoda' en el que Al Gore alertaba de los riesgos del calentamiento global. "Uno piensa que en la Liga debería haber jugadores más conservadores, pero creo que hay un estigma asociado a ello, sobre todo por los medios de comunicación. Hay gente que tiene miedo a decirlo", comentó en una entrevista de hace poco más de un mes.

Causas sociales

Además de los casos ya vistos, y de la masiva ola de apoyos que desató Barack Obama (Magic Johnson, entre otros, acudió a su investidura en enero de 2009), el compromiso político y social mostrado desde hace años por Kareem Abdul-Jabbar (uno de los deportistas musulmanes de mayor impacto a nivel mundial pese a llevar décadas retirado) y de los cientos de miles de dólares donados por los propietarios de los equipos (aquí la cosa está más igualada entre los partidarios de los elefantes y burros —los símbolos de ambos partidos—, muchas veces movidos en función de los intereses de sus negocios e inversiones más que de su propia ideología); muchos de los jugadores que hoy habitan en la Liga se han manifestado en diversas causas sociales. En especial, las relacionadas con la discriminación racial. Veamos algunas de ellas.

Steve Kerr: Tras la brutal matanza perpetrada contra la comunidad gay en un club de Orlando, el entrenador de los Warriors mostró su inquietud por la facilidad con la que en Estados Unidos se puede conseguir un arma automática. "El resto del mundo piensa que estamos locos. Realmente lo estamos", manifestó el Mejor Entrenador de la temporada durante una entrevista radiofónica con Tim Kawakami ('Mercury News').

Carmelo Anthony: el alero participó en las protestas de Baltimore tras la muerte de Freddie Gray en abril de este mismo año al poco de ser arrestado por las fuerzas de seguridad.

Derrick Rose, LeBron James y Kobe Bryant: este trío de MVP's portó, entre otros, camisetas de calentamiento con la frase 'I can't breathe' ("No puedo respirar"). La misma que pronunció el afroamericano Eric Garner en diciembre de 2014 antes de morir estrangulado a manos de un policía de Nueva York.

Los Angeles Clippers: La plantilla al completo del equipo que dirige Doc Rivers dio la vuelta a la camiseta con el logo de los Clippers tras filtrarse la conversación racista mantenida por Donald Sterling, el entonces propietario.

Los Miami Heat: Antes de los Clippers, la plantilla de los Heat (con LeBron al frente) posó luciendo capuchas en solidaridad con la muerte de Treyvon Martin, un adolescente negro abatido por un vigilante.

Los Phoenix Suns: El equipo al completo portó camisetas con la inscripción 'Los Suns' en protesta por la polémica ley anti-inmigración (conocido coma Ley del Odio) que el Estado de Arizona llegó a aprobar antes de ser suspendidos sus artículo más contradictorios.

Donald Trump

No sólo en España elegiremos presidente del gobierno en este 2016, también en Estados Unidos lo harán el próximo mes de noviembre. Donald Trump (Republicano) o Hillary Clinton (Demócrata) batallarán en campaña para quedarse con el Despacho Oval. La que fuera ex Primera Dama, Senadora y Secretaria de Estado ya ha recibido el apoyo de un Magic Johnson al que nos referíamos anteriormente. Es más, como recordaban nuestros compañeros de 'HoopsHype' hace unos meses, durante las recientes Primarias Clinton se convirtió en la única aspirante del 'partido del burro' en obtener donaciones por parte de las distintas personalidades relacionadas con la NBA. Por su parte, pese al manifiesto apoyo lanzado por Dennis Rodman (hombre de gustos excéntricos: no en vano, es amigo del líder norcoreano Kim Jong-un), Trump no recibió ni un centavo. Aunque eso sí, por cada dólar que fue a parar a la campaña de Clinton, los republicanos se repartieron 19. Pero pese al apoyo financiero de Pat Riley o Dan Gilbert a políticos como Jeb Bush o Chris Christie, el controvertido Trump será uno de los dos aspirantes a convertirse en el 45º presidente de los Estados Unidos. Pero para que así ocurra, quizá deba hacer frente a Mark Cuban. El nombre del también lenguaraz propietario de los Dallas Mavericks ha llegado a sonar como posible candidato anti-Trump. Una propuesta que rechazó... parcialmente. Y es que Cuban ha llegado a ofrecerse como vicepresidente en la candidatura de la demócrata Clinton. Todo vale para frenar a Donald Trump.