WARRIORS 89 - CAVALIERS 93 (3-4)

Históricos Cavs: primer equipo que levanta un 3-1 en las Finales

Cleveland suma su primer anillo escribiendo una de las páginas más bellas en la historia del deporte mundial. Este 2016 hemos vivido 2 de las 11 remontadas de un 3-1.
Ya hay acuerdo: Mirotic deja los Bulls y jugará en los Pelicans

Los Cavaliers no sólo acaban de conquistar el primer anillo en sus 45 años de existencia, sino que lo han hecho por la puerta grande: remontando un 3-1 en contra por primera vez en las Finales de la NBA. Tras la victoria en The Q en el cuarto partido, los Warriors se aseguraron contar con tres match balls para repetir título. Pocos (por no decir nadie) veían posible que LeBron y compañía pudiesen levantar semejante losa. Es más, de las 32 ocasiones anteriores que se dio un 3-1 en la serie por el anillo, únicamente en dos el equipo en desventaja logró forzar el séptimo y definitivo encuentro. Lo lograron los Knicks en 1951 y los Lakers en 1966. Remaron y remaron, pero murieron ahogándose en la orilla. No así estos Cavaliers. En la que ya es una de las mejores Finales de todos los tiempos, los pupilos de Tyron Lue han protagonizado la que probablemente acabe considerándose la mayor sorpresa de la historia de la mejor Liga de baloncesto del planeta. La undécima ocasión que se remonta un 3-1 en los Playoffs (recordemos, primera en la fase definitiva). Una a una, y comenzando con esta epopeya majestuosa, las repasamos todas:

2016. Finales: Warriors 3 - Cavaliers 4

De las 18 ocasiones anteriores que las Finales desembocaron en un Game 7, únicamente en tres se había impuesto el equipo visitante. Los último en lograrlo, los Washington Bullets tras imponerse en Seattle a los SuperSonics (hoy Thunder) por 99-105 en 1978. 38 años después y tras seis triunfos locales consecutivos, los Cavs han roto la racha. Y lo han hecho primero confundiendo y poco después maniatando a los Golden State Warriors en el Oracle Arena. Una victoria que nos deja dos jugadas icónicas: el tremendo tapón a tablero de LeBron a Iguodala y el triple dentro del último minuto de Kyrie Irving ante Stephen Curry. Para ello, los de Oakland han tenido que encajar tres derrotas consecutivas. La primera vez que les sucede con Steve Kerr en el banquillo: ¡había que remontarse a noviembre de 2013! Ya no. Los Cavs se las ingeniaron para forzar un sexto partido en Cleveland. Lo hicieron con la mejor actuación de siempre de unos compañeros (LeBron y Curry sumaron 41 tantos por cabeza) que enfrió Oakland en un Game 5 que Draymond Green no pudo disputar por sanción. El ala-pívot sí estuvo en el sexto, pero un inicio arrollador de los de Ohio y un gran manejo posterior del resto del duelo (con un 'King' James disfrazado, de nuevo, de superhéroe), desembocó en un séptimo partido que se cerró con unas lágrimas de LeBron que jamás olvidaremos.

2016. Final del Oeste: Warriors 4 - Thunder 3

Lo que es la vida, Golden State se convertió en el primer equipo en 35 años en remontar un 3-1 en una final de Conferencia y en el tercer vigente campeón que lograba la machada tras los Rockets en 1995 y los Bullets en 1979. Aunque finalmente no ha podido emular a Houston y repetir título. En el primer año en el que se dan la vuelta a sendos 3-1, los Thunder no lograron contener las acometidas de Curry y Klay Thompson. Los 62 triples que los Splash Brothers convirtieron a lo largo de la serie acabó otorgando el pase a la gran final al equipo del 73-9.

2015. Semifinales del Oeste: Rockets 4 - Clippers

El último 3-1 levantado nos queda muy reciente. Sobre todo para los aficionados de unos Clippers que aún siguen sin explicarse cómo se les pudo ir la pasada temporada una serie que tenían totalmente controlada tras haber acabado en primera ronda con los Spurs en un séptimo partido para el recuerdo. Los Rockets se aferraron a un triple-doble de Harden y la reminiscencia de Howard para salvar su primer match ball. Aunque en realidad, donde se desplomaron y perdieron la gran oportunidad de pisar una final de Conferencia por vez primera en su historia fue en un quinto encuentro en el que dominaban por 89-70 a menos de 15 minutos para el final. Desde ese instante, el cortocircuito que sufrieron los de Doc Rivers resultó de dimensiones desproporcionadas al encajar un parcial final de 18-49 liderado por Corey Brewer (15 tantos) y Josh Smith (14). Perder aquella oportunidad en el Staples pesó determinó sobremanera un séptimo partido que los texanos controlaron en todo momento. Harden encontró así la oportunidad (perdida) de vengarse ante un Curry que le había arrebatado el MVP. Por su parte, la maldición de los Clippers y Chris Paul en los Playoffs vivió un nuevo capítulo que escribir a su historia de continuas decepciones. Una pesadilla a lo Expediente X.

2006. Primera ronda del Oeste: Suns 4 - Lakers 3

Aunque fuera en primera ronda, 36 años después los Suns se pudieron vengar de los Lakers al ser incapaces estos de hacer valer su 3-1 de ventaja. Como se preveía, los de Arizona —muy favoritos pese a no contar con el lesionado Amar'e Stoudemire— se llevaron el primer asalto. Sin embargo, los angelinos se apuntaron los tres siguientes con un canastón de Kobe Bryant sobre la bocina en la prórroga del cuarto (tiempo extra que él mismo había forazdo) que levantó al Staples y confirmaba el giro de 180º en el guion de la eliminatoria. Sólo faltaba un triunfo más... que no llegó. Los Suns ganaron bien el quinto en Phoenix y el sexto en el Staples tras un triple de Tim Thomas en los últimos segundos para forzar la prórroga que truncó los 50 puntos de Kobe. En el séptimo, el Run&Gun del equipo de D'Antoni destrozó a unos Lakers en los que La Mamba dimitió en la segunda mitad lanzando apenas tres veces a canasta.

2003. Primera ronda del Este: Pistons 4 - Magic 3

Tracy McGrady completó una formidable serie (31,7+6,7+4,7 y robos) que no obtuvo la recompensa deseada. Sus Magic se quedaron muy cerca de completar la machada ante el mejor equipo del Este en Regular Season. Sin embargo, los Pistons (aún sin Rasheed Wallace) ya estaban gestando su último equipo campeón (2004) y lograron remontar mostrando su superioridad en las tres últimas citas. El por entonces desconocido rookie Tayshaun Prince se dio a conocer al mundo en el séptimo duelo anotando 20 puntos y amargando con su defensa a T-Mac.

1997. Semifinales del Este: Heat 4 - Knicks 3

Otra remontada que siguió el mismo camino hasta el 3-1 que ahora tienen a su favor los Thunder. Los Knicks ganaron el primer encuentro en Miami, donde los Heat aprovecharon para poner el empate a 1. Los dos duelos posteriores, se los apuntaron los neoyorquinos en el Madison. Sin embargo, entre Tim Hardaway, Alonzo Mourning y Dan Majerle se las apañaron para dar la vuelta a la situación y dejar a los Pat Ewing, Charles Oakley, John Starks, Allan Houston y cía con la miel en los labios. Tres victorias en consecutiva (dos en Miami y una entre medias en New York) que dieron el acceso a los Heat a su primera final de Conferencia. Eso sí, la polémica no pudo faltar. En el quinto, una pelea originada en la lucha por un rebote hizo que Ewing, Houston, Johnson y Starks saltaran del banquillo. Lo que obligó a la Liga a suspenderles con un partido (Ewing y Houston en el sexto, Johnson y Starks en el séptimo).

1995. Semifinales del Oeste: Suns 3 - Rockets 4

El precedente en el que se fijan los Warriors. La última vez que un vigente campeón remontó un 3-1 en contra fue hace 21 años. Ante los Suns de Charles Barkley, Kevin Johnson y A.C. Green, los Rockets se sobrepusieron a un 3-1 en contra sin contar con el factor cancha a su favor. Phoenix jugaba en casa en el quinto asalto con el premio de pasar a la final del Oeste si conseguía la victoria. Pero pese a los 68 rebotes que capturaron los pupilos de Paul Westphal (Barkley y Green sumaron 20 por barba), un 31+16 de Olajuwon forzó el sexto duelo en el pabellón popularmente conocido como 'The Summit'. Ante su afición, y de nuevo con un Hakeem omnipresente (30+8+10, dos robos y 5 tapones), los de Tomjanovich se apuntaron el 3-3 sin mayores problemas. Lo que sucedió en el séptimo, en Phoenix, es historia de este deporte. Mario Elie anotó a 7 segundos para el final un triple esquinado que daba la vuelta a la eliminatoria dejando para la posteridad una icónica celebración: su beso a la grada (The kiss of death) de Phoenix. Semanas después, los Rockets acabarían repitiendo título. Y es que nunca hay que subestimar "el corazón de un campeón".

1981. Final del Este: Celtics 4 - Sixers 3

Trece años después, los Sixers volvieron a quedarse con la miel en los labios ante el mismo rival. En esta ocasión, fue Julius Erving quien se vio apeado de las Finales por unos Celtics que acababan de alumbrar a su histórico equipo de los 80: el del Big Three formado por Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish. La serie siguió exactamente los mismos derroteros que la actual final del Oeste. Los Sixers sorprendieron ganando el primer encuentro en el Garden con Andrew Toney decidiendo desde la línea de personal. En el segundo encuentro, los Celtics igualaron con un claro triunfo tras romper en el segundo cuarto. Con la serie en Philadelphia, los Sixers se hicieron fuertes en casa para sumar dos nuevos triunfos en el Spectrum. El robo logrado en el último ataque de los Celtics por Bobby Jones en el cuarto parecía una sentencia de muerte al significar el 3-1. Sin embargo, los Celtics se llevaron en Boston un ajustadísimo quinto asalto y obraron la machada en Philadelphia en el sexto al conseguir su primer triunfo allí desde enero del 79. Ya en el séptimo, los Sixers tuvieron la oportunidad de conseguir el billete a las Finales con una última posesión cuando faltaba un segundo para la conclusión. Sin embargo, pero Jones no pudo recibir el pase y los verdes obraron la remontada en una de las mejores eliminatorias de Playoffs que se recuerdan: con cinco partidos decidiéndose en un margen de dos puntos.

La portada de 'Sports 'Illustrated' tras una de las mejores series de Playoffs de la historia.

1979. Final del Este: Bullets 4 - Spurs 3

Mucho antes de la llegada de Popovich y Duncan a San Antonio, los Spurs estuvieron a un paso de disputar las primeras Finales de su historia justo 20 años antes del primero de sus cinco anillos. Jugando entonces en el Este, los texanos mandaban 3-1 en la final de la Conferencia ante los vigentes campeones. Los Bullets, pese a contar con la participación de Mitch Kupchak (el hoy general manager de los Lakers) en un solo partido, lograron remontar y hacer valer su ventaja de campo pese a ser sorprendidos en el primer duelo en DC y en el tercer y cuarto en San Antonio. Ya en el decisivo duelo, James Silas puso el empate a 105 a 17 segundos de la conclusión. No obstante, Bobby Dandridge —autor de 37 puntos— anotó el tiro decisivo a 8 segundos del final completando así la doble remontada: la global en el cruce y la del propio séptimo encuentro (los Spurs mandaban 76-86 a 10:35 para el final. De nada sirvieron los 42 tantos de George Gervin.

1970. Semifinales del Oeste: Lakers 4 - Suns 3

En 1970 los Knicks conquistaron el primero de sus dos anillos en el séptimo partido de las Finales ante los Lakers con aquella inclusión en el quinteto titular del lesionado Willis Reed que creó una atmósfera inolvidable en el Madison Square Garden. Pero antes de aquel épico encuentro, los de púrpura y oro tuvieron que sobreponerse en la primera ronda al susto que les metieron en el cuerpo los Suns de Paul Silas, Dick Van Arsdale, Gail Goodrich... Tras una plácida victoria en el primer asalto en el mítico Forum de Inglewood, los de Arizona tomaron la delantera por 3-1 en la primera incursión en Playoffs de su historia. Wilt Chamberlain, Elgin Baylor y Jerry West despertaron a tiempo para guiar la reacción angelina. Consiguieron un +63 en los tres últimos partidos de la serie.

1968. Final del Este: Sixers 3 - Celtics 4

En 1967, los Sixers de Wilt Chamberlain acabaron con el monopolio de los Celtics de Bill Russell (en su primer curso como entrenador-jugador reemplazando al legendario Auerbach). Con Red, los verdes habían forjado su fama de orgullosos encadenando 8 títulos consecutivos. Una racha nunca vista en la NBA que se truncó con la derrota en la final del Este por 4-1 ante los de Philadelphia. A la temporada siguiente, y con el segundo anillo de los de Pennsylvania a recaudo, Boston se vengó de la manera más dulce que se puede imaginar. Los Celtics ganaron el quinto duelo en Philadelphia, hicieron lo propio en el Garden para forzar el séptimo. De nuevo en un 'The Spectrum' prácticamente recién inaugurado, John Havlicek (21 puntos) y Sam Jones (22) lideraron el triunfo de Boston por 96-100. Fue la primera ocasión en la que se remontó un 3-1 en contra.