WARRIORS 89 . CAVALIERS 93 (3-4)

LeBron, MVP de las Finales: "Cleveland, esto es para ti"

El alero de Akron conquista su tercer galardón como Mejor Jugador de la final. Sólo Jordan tiene más (6). Ha promediado 29,7+ 11,2+8,9+2,6+2,3: líder en todo.

"¡Cleveland, esto es para ti!", decía un emocionado LeBron James a los micrófonos de la ABC instantes después de conquistar su tercer anillo y el primero de la historia para los Cavaliers tras firmar 27 puntos, 11 rebotes, 11 asistencias, 2 robos y 3 tapones en el séptimo partido de las Finales. Poco después, el alero de Akron era nombrado, por tercera vez en su carrera, MVP de las Finales 2015-16 por unanimidad. Se une así a Magic Johnson, Tim Duncan y Shaquille O'Neal en el segundo escalón de un podio que domina Michael Jordan con 6 galardones. Este trofeo se entregó por primera vez en 1969 y recibe el sobrenombre de Bill Rusell en honor al 11 veces campeón de la NBA con los Celtics. En sus 48 años de historia, únicamente diez jugadores han logrado repetir nominación. Kareem Abdul-Jabbar (Bucks y Lakers) y LeBron (Heat y Cavs) son los únicos en haberlo conseguido vistiendo la camiseta de diferentes equipos.

El cuatro veces MVP de la Temporada Regular ha acumulado unos números de auténtico escándalo en esta eliminatoria por el anillo: 208 puntos (29,71 por partido), 79 rebotes (11,28), 62 asistencias (8,86), 18 robos de balón (2,57), 16 tapones (2,28) y 31 pérdidas (4,43). No en vano, ha sido el líder de ambos equipos en todos y cada uno de estos apartados estadísticos. La primera vez en la historia que lo logra. 

En el último cuarto, y en dura pugna con Draymond Green, LeBron atrapaba su décimo rebote de la noche. Una captura que le sirvió para cosechar su séptimo triple-doble en las eliminatorias por el anillo (únicamente Magic, con 8, tiene más) y que le convertía en el tercer jugador de la historia que logra esta hazaña en un Game 7 de las Finales tras Jerry West en 1969 y James Worthy en 1988.

"Regresé por una razón y esa era llevar un campeonato a la ciudad de Cleveland", comentó al dirigirse al público tras el encuentro. Objetivo cumplido para él: ha acabado con una sequía que se ha prolongado 52 años en la ciudad más poblado de Ohio. "Nuestros aficionados se lo merecen. Va por ellos", comentaba poco después en rueda de prensa acompañado de sus tres hijos. "Una vez que forzamo el séptimo partido, estaba seguro de mis posibilidades. Sabía de lo que soy capaz y que mis compañeros me permitirían liderarles durante los 48 minutos. Eso es lo que hicieron", concluyó.