Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Premier League
Serie A
Bundesliga
Ligue 1
Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Twente Twente TWE

-

Heracles Heracles HCL

-

Pau Gasol, Kobe, Magic... los 15 mejores traspasos de la historia

NBA

Pau Gasol, Kobe, Magic... los 15 mejores traspasos de la historia

Pau Gasol, Kobe, Magic... los 15 mejores traspasos de la historia de la NBA

Si se miden nombres, rendimiento y lo que hubo que dar a cambio en cada caso, estos son los quince mejores traspasos de la historia.

La historia de la NBA está llena de operaciones cruciales, traspasos que movieron a los mejores de la historia o a jugadores que llegaron al lugar adecuado en el momento ideal. Si se miden nombres, rendimiento y lo que hubo que dar a cambio para llevar a cabo el trato en cada caso (un asunto crucial muchas veces), estos podrían ser los quince mejores traspasos de toda la historia de la liga:

1. Bill Russell, el mito arrancó en St. Louis

Que hablen los anillos, que hable la historia sagrada de la NBA. El 30 de abril de 1956 los Hawks (recién llegados a St. Louis, donde estuvieron hasta 1968) eligieron con el número 2 del draft a Bill Russell. Al momento le enviaron a Boston Celtics a cambio de Cliff Hagan y Ed Macauley. Sobre todo el primero dio un buen rendimiento a los Hawks (fue cinco veces all star) pero, claro, todo palidece en comparación con lo que sucedió en Boston a partir de entonces: Russell pasó toda su carrera en los Celtics (1956-1969), ganó once anillos, fue cinco veces MVP y cargó sobre sus hombros con los cimientos de la leyenda de una franquicia, a partir de él, mítica. El cambio mereció la pena.

2. Goodrich y la llegada de Magic a los Lakers

Gail Goodrich fue drafteado por los Lakers en 1965 y fue campeón en 1972 después de irse a los Suns y volver a L.A. Y fue cinco veces All Star... y uno de los zurdos que más ha anotado en la historia de la NBA. Pero su gran servicio a los Lakers (que le retiraron el número 25) llegó después: se fue a New Orleans Jazz en el verano de 1976 para jugar junto a Pete Maravich. Firmó como agente libre, pero los Lakers recibieron un pick compensatorio por su marcha. El acuerdo Lakers-Jazz incluía la elección de los segundos en 1979. Como fueron el peor equipo, tenían derecho a uno de los dos primeros picks, asunto que se resolvió con una moneda al aire (fue así hasta 1985). Los Lakers, en nombre de los Jazz, ganaron ese sorteo a los Bulls y eligieron con el número 1 del draft a Magic Johnson. El resto: el showtime, Hollywood, los anillos y el salto de la NBA a su edad de oro.

3. Kobe Bryant y el draft de 1996

Kobe no fue a North Carolina (la estela de Michael Jordan) y saltó del instituto de Lower Merion a los Lakers… vía traspaso con Charlotte Hornets, que a cambio de ese número 13 (1996) recibieron a un Vlade Divac que pasó dos años en Carolina y se fue a Sacramento. La historia es conocida: los Lakers habían probado a Kobe en entrenamientos con Michael Cooper, que le dijo a Jerry West que era “mejor que cualquiera de los que había entonces en el equipo”. Guardando su secreto con celo, los Lakers acordaron el trade con los Hornets pero no le dijeron, para evitar tentaciones, a qué jugador tenían que elegir hasta que estaba a punto de llegar su turno. Entonces llegó la llamada: Kobe Bryant. 20 años y cinco anillos después, la Mamba Negra se ha retirado como uno de los lakersmás grandes de la historia.

4. Pippen pudo haber jugado en los Sonics

Pippen personifica al secundario ideal, el escudero de Michael Jordan y el jugador que hacía absolutamente todo lo necesario en pista para que su equipo ganara. Por eso, la alargada sombra de Air Jordan, a veces se olvida que en sí mismo, Scottie es uno de los grandes de siempre, un alero total cuyos derechos partieron de un pick que los Knicks enviaron a Seattle en 1986. Los Sonics le eligieron en el 87 (número 5) pero le traspasaron junto a una primera ronda a unos Bulls que solo dieron a cambio a Olden Polynice y un par de rondas de draft. Polynice solo estuvo tres años en Seattle. Pippen pasó 12 en Chicago, donde fue pieza esencial de uno de los mejores equipos de todos los tiempos.

5. Golpe maestro de los Celtics en 1980

El frontcourt que formaron Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish en los 80 es uno de los mejores que ha habido en toda la historia del baloncesto. Bird fue elegido en 1978 y dio el salto un año después, Rookie del Año antes de una operación que transformó la NBA. El 9 de junio de 1980, Golden State Warriors envió su primera ronda junto a Robert Parish a los Celtics a cambio de dos rondas de draft que se convirtieron en Rickey Brown y Joe Barry Carroll. El segundo, número 1 del draft, llegó a ser All Star en 1987. Pero con su ronda, número 3, los Celtics eligieron a McHale y formaron el núcleo de una plantilla que fue campeona en 1981, 1984 y 1986 y que se consagró, sobre todo en esa temporada 85-86, como uno de los mejores equipos de todos los tiempos.

6. Kareem se muda a California

En 1971, justo después de ser campeón con Milwaukee Bucks, Lew Alcindor cambió su nombre por el de Kareem Abdul-Jabbar (noble siervo del todopoderoso). Sin duda uno de los mejores jugadores de la historia, para algunos el mejor, pasó de seis años en Wisconsin a 14 en California. El 16 de junio de 1975 los Lakers se hicieron con él y con Walt Wesley a cambio de Junior Bridgeman, Dave Meyers, Elmore Smith y Brian Winters. Bridgeman fue el que más rindió en Milwaukee, pero ninguno de esos nombres se acercan, ni remotamente, al de Kareem. En toda su carrera: máximo anotador de la historia, seis veces campeón, otras seis MVP

7. LeBron James se lleva su talento a Miami

El 8 de julio de 2010, ESPN emitió un especial titulado The Decision en el que LeBron James, a bombo y platillo, anunció que dejaba su Ohio natal para irse a Miami Heat (“me llevo mis talentos al Sur de Florida”). La decisión, y sobre todo la gestión de los acontecimientos, le convirtieron en el enemigo público número 1 para gran parte de la opinión pública estadounidense. Algo que después quedó en buena medida enterrado con su (hace un lustro inimaginable) regreso a Cleveland. Todo el ruido que se generó ha hecho que se olvide que en realidad la operación fue un sign and trade en el que los Cavs recibieron cuatro rondas de draft y el derecho a intercambiar picks en 2012, algo que no hicieron. De uno de esos picks salió Jae Crowder, traspasado a los Mavs en la noche del draft de 2012. En sus cuatro años en el Sur de Florida, LeBron jugó cuatro finales y ganó dos anillos. Y dos de sus cuatro MVP, y dos de las Finales…

8. Dallas Mavericks y su sexto sentido en 1998

El draft de 1998 (24 de junio) fue una ocasión memorable para Dallas Mavericks. Los Bucks seleccionaron con el número 9 a Dirk Nowitzki pero enviaron al alemán a texas a cambio de Robert Traylor y un Pat Garrity… que al momento estaba en Phoenix Suns en la operación que llevó a Dallas a Steve Nash. Los Suns, al menos, recibieron un pick que después invirtieron en Shawn Marion y recuperaron seis años después a un Nash en plenitud. Pero los Mavs reunieron a dos leyendas, una de ellas todavía en activo: Nowitzki, campeón y MVP de las Finales en 2011, MVP en 2007, 13 veces all star… y sexto máximo anotador de la historia. Tractor Traylor, que falleció en 2011 a los 34 años, solo jugó dos años en los Bucks, donde promedió menos de 5 puntos y 4 rebotes por partido.

9. Rodman solo necesitaba el equipo adecuado

Después de sus años en Detroit, donde ganó dos anillos, Dennis Rodman se fue traspasado a San Antonio Spurs, donde jugó dos temporadas y eclosionó su lado más polémico fuera de las pistas, relación con Madonna incluida. De hábitos ya incontrolables, la temporada 1994-95 fue un divorcio constante con los Spurs, rematado con una dura derrota en la final del Oeste ante los Rockets. Olajuwon arrasó a Robinson y Rodman en las zonas, y los texanos se deshicieron del Gusano, que se fue traspasado a Chicago Bulls a cambio de un Will Perdue que apenas fue fondo de armario. Rodman sin embargo encajó junto a Phil Jackson, Michael Jordan y Scottie Pippen, fue clave en los tres anillos del glorioso periodo 1995-98, el que incluyó la temporada del 72-10. Durante ese tiempo fue siempre máximo reboteador de la NBA y se convirtió en un chollo para los Bulls, que arriesgaron y acertaron de pleno.

10. Shaquille O’Neal cumple su promesa

El 14 de julio de 2004, Shaquille fue traspasado a Miami Heat y prometió ganar un campeonato, algo que logró en 2006 al lado de un Wade sobrehumano en la remontada ante Dallas Mavericks (de 2-0 al 2-4 final). Los Lakers recibieron a Caron Butler, Brian Grant, Lamar Odom y dos rondas de draft (que irían para Jordan Farmar y Renaldas Seibutis), pero todo parecía poco a cambio de un Shaq todavía en forma: en el año del anillo todavía promediaba más de 20 puntos y casi 10 rebotes por partido. Los Heat aprovecharon la coyuntura en plena crisis de los Lakers, tras la final perdida en 2004 y la ruptura de relaciones Kobe-O’Neal. Un movimiento preciso que logró el objetivo buscado.

11. Wilt Chamberlain también gana con los Lakers

Chamberlain acabó su carrera con cinco años en los Lakers (1968-1973), ya en números por debajo de lo que había enseñado antes pero todavía capaz de promediar en una temporada más de 20 puntos y 21 rebotes por partido. En L.A., Wilt fue campeón (1972) y MVP de las Finales y cuatro veces All Star. El precio que pidieron los Sixers por el jugador que había anotado 100 puntos en un partido resultó más que asumible (Jerry Chambers, Archie Clark y Darrall Imhoff) y Chamberlain unió para siempre su nombre a la franquicia en la que también jugaron Kareem y Shaquille. Tierra de gigantes.

12. Pau Gasol entra en la gran leyenda

En su séptima temporada en Memphis, Pau Gasol estaba cansado de los Grizzlies y los Grizzlies de él después de tres viajes seguidos a playoffs sin una sola victoria (0-12 entre 2004, 2005 y 2006). Su lesión en aquel Mundial ganado por España tampoco ayudó pero el hecho es que mientras su relación con el equipo en el que fue Rookie del Año se deterioraba, los Lakers buscaban un impulso que les convirtiera en aspirantes al anillo, con Kobe Bryant en madureza y Andrew Bynum en temprana explosión. El 1 de febrero de 2008 llegó lo que muchos consideraron uno de los mayores robos de la historia: Pau se fue a los Lakers con una segunda ronda de draft a cambio de Kwame Brown, Javaris Crittenton, Marc Gasol, Aaron McKie y dos rondas que fueron para Donte Greene y Greivis Vasquez. Pau entró en el olimpo: tres finales seguidas jugadas, dos títulos de campeón y la consideración definitiva como, durante sus mejores años, uno de los mejores jugadores interiores de la NBA. Pero su hermano Marc fue el que convirtió el atraco en una gran operación para los dos partes con su crecimiento exponencial hasta convertirse en uno de los mejores pívots de la liga (Defensor del Año, dos veces All Star…) entre 2012 y 2016: hasta su lesión de la pasada temporada, al menos. Al final ganaron todos, más los Lakers, y ganó sobre todo el baloncesto español.

13. Los Celtics acaban con 22 años de sequía

Danny Ainge buscaba más que un golpe de efecto, un verdadero cambio de cultura en Boston después de más de dos décadas sin rascar nada. Y en el verano de 2007 revolucionó la NBA diseñando uno de los proyectos más ambiciosos de la historia. El 28 de junio se hizo con Ray Allen (junto a Glen Davis) y envió a los Sonics a Jeff Green (que acababa de llevarse el número 5 del draft), Wally Szczerbiak, Delonte West y una segunda ronda. Menos de un mes después (12 de julio) culminó su visión con la llegada de Kevin Garnett. Los Wolves se llevaron un paquete con más volumen que resultado: Ryan Gomes, Gerald Green, Al Jefferson, Theo Ratliff, Sebastian Telfair y dos rondas de draft que se invirtieron en Wayne Ellington y Jonny Flynn. En el primer año del big three Pierce-Allen-Garnett, los Celtics ganaron 66 partidos (66-16) y fueron campeones. Después, las lesiones fueron un tozudo enemigo en la lucha por un segundo título que estuvo cerca en 2010, cuando los verdes perdieron en siete partidos contra los Lakers. En su segunda temporada juntos, aquellos Celtics arrancaron 27-2, pero una lesión de Kevin Garnett después del All Star fue demasiado para ellos.

14. Clyde Drexler ganó por fin su anillo

Tras doce años en los Blazers, donde cimentó una carrera que le situó entre los mejores escoltas de la historia, Clyde Drexler se olía que nunca tendría un campeonato tan cerca como en las Finales perdidas en 1990 y 1992. Así que, camino de los 33 años, pidió al equipo de su vida que le dejara ir a buscar el sueño del anillo, y pidió que ese viaje fuera a Houston, donde había sido una tremenda estrella universitaria. Allí se encontró con Hakeem Olajuwon en unos Rockets que defendían título pero que no eran favoritos para repetir. Y que en las eliminatorias superaron a los tres primeros clasificados del Oeste (Utah, Phoenix y San Antonio) y volvieron a las Finales, en las que arrasaron a Orlando Magic (4-0). En playoffs, Drexler promedió 20 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias por partido. Los Blazers, además, habían hecho honor a la petición de su ídolo traspasándole en febrero a cambio de Otis Thorpe (junto a Marcelo Nicola y una primera ronda, a Houston fue también Tracy Murray). En septiembre, Thorpe fue traspasado a los Pistons.

15. Rasheed Wallace completa un puzzle infernal

Los Pistons de la segunda venida de los Bad Boys acabaron en la Final de 2004, con su baloncesto casi cruel, con los Lakers de Kobe Bryant y Shaquille O’Neal (y Karl Malone, Gary Payton…). Su quinteto, como su defensa descomunal, pasó a la historia: Chauncey Billups, Rip Hamilton, Ty Prince, Rasheed Wallace y Ben Wallace. Pero Rasheed no comenzó esa temporada 2003-04 en la MoTown, sino que llegó en febrero después de pasar diez días por Atlanta (donde solo jugó un partido) en su ruta desde Portland, donde había formado parte del increíble equipo que acabó en los desquiciados Portland Jail Blazers y que llevó al límite a los Lakers en la final del Oeste de 2000. En el traspaso a tres bandas que sacó a Rasheed de su brevísima estancia en Georgia, los Pistons dieron a Chucky Atkins, Lindsey Hunter y una primera ronda de draft que se convertiría en Tony Allen. Rasheed se convirtió en la pieza que completó un improbable pero fantástico puzzle en Detroit.

0 Comentarios

Normas Mostrar