NBA

Pau Gasol, "muy decepcionado", se "replanteará" su futuro

"Es muy duro acabar una temporada así”, dice el español, que habla claro sobre los problemas de los Bulls: “no hemos puesto el suficiente esfuerzo todas las noches".

Pau Gasol
ANDY LYONS AFP

La sensación en Chicago Bulls es que todo el mundo quiere que acabe cuanto antes una temporada que ha sido un merecido vía crucis para un equipo que ha firmado una decepción demoledora y que afronta un futuro absolutamente incierto, pendiente ya solo de un improbable milagro para estar en playoffs: en cuanto pierdan un partido más o Indiana Pacers sume una victoria más, se habrá consumado el estrepitoso fracaso del año I de Fred Hoiberg en el banquillo y de una plantilla que esta vez ha sido más nombres que otra cosa. Y Pau Gasol lo reconoció después de la casi definitiva derrota en Miami: “Da igual el talento que tengas, con eso no basta. Hace falta espíritu, energía, cohesión. Nos ha afectado la transición de un entrenador a otro, nos han afectado las lesiones y también es probable que no hayamos tenido el suficiente deseo. No sé en qué porcentaje ha influido cada cosa pero es probable que no lo hayamos dado todo en cada partido, no ha habido los suficientes en los que hemos trabajado con la intensidad necesaria en defensa. En ataque a veces estás mejor y a veces peor, es la defensa lo que te tiene que sostener”.

En cuanto se confirme el adiós a playoffs, llegará el futuro para una franquicia llena de dudas y para Pau Gasol, que tiene una player option para la temporada 2016-17 (7,7 millones)... que todo apunta a que va a romper para firmar un nuevo contrato por alguna temporada más y una cantidad total mayor en una NBA que está repartiendo cada vez más dinero desde la firma de los nuevos contratos televisivos. Ese nuevo contrato puede ser con los propios Bulls y el pívot español asegura que todavía no siente que está jugando sus últimos minutos con la franquicia de Chicago: “Ahora estoy en un momento de mi carrera en el que no pienso en eso, solo en dar lo mejor de mí en cada partido… y creo que lo he hecho bastante bien. No pienso en si ha sido o no mi último partido con los Bulls pero es que cada partido puede ser el último siempre… no pienso en esas cosas”.

Lo que tampoco oculta es que el desastre que ha sido su equipo en lo deportivo le puede empujar a buscar un nuevo destino: “No hay nada seguro por ahora, tendré que reevaluar todo cuando llegue el momento. Pero la forma en la que el equipo ha respondido ante las adversidades y la forma en la que hemos terminado la temporada... no han sido las mejores. Así que habrá que pensarlo. Es muy duro terminar así una temporada”.