UNA LEYENDA EN AS

Radja recuerda la muerte de Petrovic: "Casi me desmayo"

"Él, Stojko (Vrankovic) y yo éramos grandes amigos. Estábamos los tres sentados en un aeropuerto de Polonia para viajar a Zagreb. Yo no le hablaba. Stojko hacía de mensajero..."

Radja recuerda la muerte de Petrovic: "Casi me desmayo"

En su visita a la redacción de AS, Dino Radja se emocionó al recordar aquel trágico 7 de junio de 1993, la fecha en que Drazen Petrovic falleció como consecuencia de un accidente de tráfico. A continuación, reproducimos íntegramente el testimonio de este pívot croata que asombró al mundo con la mítica Jugoplastika de Split y triunfó en los Boston Celtics post-Larry Bird:

Din Radja, en AS.

"Sí, desafortunadamente me acuerdo de aquel día. Jugamos un partido intrascendente con Croacia ante Eslovenia. Los dos equipos estábamos ya clasificados y perdimos nosotros. Nos enzarzamos en una discusión sobre quién había pasado el balón y quién no. Él, Stojko (Vrankovic) y yo éramos grandes amigos y al día día siguiente estábamos los tres sentados en un aeropuerto de Polonia para viajar de vuelta a Zagreb. Yo no le hablaba, así que Stojko hacía de mensajero. Seguimos bromeando hasta que aterrizamos en Frankfurt (Alemania). Él tenía esa novia que vivía en Múnich y como contábamos con dos días libres decidió volver con ella por carretera. Nosotros volvimos a casa y a mitad de la noche Perasovic me llamó y me contó lo del accidente. No podía ni sostenerme sobre la silla (se le entrecorta la voz). Casi me desmayé. Fue la peor semana de mi vida. Volé de inmediato a Zagreb y durante dos noches estuvimos junto a su cuerpo. La gente venía llorando con flores, velas... Fue horrible. Después del funeral teníamos que jugar los Juegos Mediterráneos, así que fuimos acto seguido a Marsella. Recuerdo que en el primer entrenamiento no podía salir del vestuario. Pensaba: ‘¿qué voy a hacer?’ Estaba totalmente devastado. El primer partido lo perdimos ante un equipo que nunca debería habernos ganado. Fue algo malo, realmente malo… (Se queda pensativo)".

Finalmente, Italia ganó el torneo y la selección croata acabó llevándose la medalla de plata. El mismo metal que, con Petrovic liderando a un equipo formado por Radja, Kukoc, Perasovic, Arapovic, Tabak..., se habían colgado no hacía ni un año tras caer ante el Dream Team en la histórica final de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

En esa temporada 1992-93, su última, Drazen Petrovic derribó definitivamente la puerta de la NBA con su clase sin igual. El Mozart de Sibenik promedió con los Nets 22,3 puntos (con un 51,8% en tiros de campo y un 44,9% en triples). Tenía 28 años cuando falleció. Lamentablemente, siempre nos quedará la duda de hasta dónde hubiese sido capaz de llegar. Aunque eso sí, nació el mito de uno de los más grandes que jamás haya jugado a este deporte llamado baloncesto.