UNA NUEVA ESTRELLA

Khris Middleton: de 'la nada' a liderar una franquicia NBA

Cayó hasta el 39 en el Draft de 2012, pasó una semana en la D-League y fue traspasado como un simple complemento a los Bucks.

Khris Middleton: de 'la nada' a liderar una franquicia NBA
@bucks

Con tanta facilidad para anotar tiros en suspensión como el que más, Khris Middleton ha pasado de ser un simple jugador de rotación, traspasado como complemento (la nada...), a ser, seguramente, el jugador más importante de la plantilla de los Milwaukee Bucks y uno de los anotadores más talentosos de toda la Conferencia Este. Con altibajos que pulir, 24 años de edad y un contrato de 70 millones por cinco temporadas firmado en julio que ya no hace justicia a su rendimiento sobre el parqué, el alero/escolta pasa por el mejor momento de su carrera profesional. Wisconsin encontró un proyecto de estrella en un jugador que para los Pistons solo fue el rostro de los 473.000 euros de salario que terminaron de cuadrar (junto con Kravtsov) el intercambio Knight-Jennings. Cosas de la NBA...

Tres años de buen baloncesto (sin florituras: 11,3 puntos y 4,6 rebotes) en Texas A&M como posición de salida y los Detroit Pistons como primera prueba en la mejor liga de baloncesto del mundo. Khris Middleton fue seleccionado por la franquicia de Michigan en el puesto número 39 del Draft de 2012. En la Motown disputó sus primeros 27 partidos en la NBA, sin continuidad y sin la confianza de un Lawrence Frank que, por aquel entonces, tiraba de Rodney Stuckey, Kyle Singler y Tayshaun Prince para las posiciones de 'dos' y 'tres'. Un año de rookie que acabó con más pena que gloria y unos promedios de solo seis puntos y un par de rebotes para un Middleton que tenía las horas contadas en Detroit.

Un complemento más que válido

El 31 de julio de 2013, al alero hizo las maletas rumbo a Milwaukee. Los Bucks llegaron a un acuerdo con los Pistons: Brandon por Brandon, Jennings por Knight. Y el protagonista de este artículo, junto con el ucraniano Viacheslav Kravtsov, ayudarían al ahora jugador de los Suns con las maletas (exagero, evidentemente). Allí empezó una nueva carrera para Middleton, una nueva oportunidad de empezar de cero, y éste no la iba a desaprovechar.

Números (vía Basketball-Reference)

Season

Age

Tm

G

GS

MP

FG%

3P%

TRB

AST

STL

PTS

2012-13

21

DET

27

0

17.6

.440

.311

1.9

1.0

0.6

6.1

2013-14

22

MIL

82

64

30.0

.440

.414

3.8

2.1

1.0

12.1

2014-15

23

MIL

79

58

30.1

.467

.407

4.4

2.3

1.5

13.4

2015-16

24

MIL

47

47

36.0

.444

.424

3.6

4.0

1.1

17.9

Training camp y a correr. Tras un inicio de campaña bastante irregular en el que gozó de oportunidades como titular pero también fue relegado al banquillo en 18 ocasiones, Larry Drew le dio confianza y el alero respondió: en un equipo liderado por Knight en el que no levantaba el vuelo O.J. Mayo, Caron Butler fue traspasado a OKC y empezaba a dar que hablar un tal Giannis Antetokounmpo, Middleton cerró el curso con seis partidos de +15 puntos y asentado en el quinteto titular. Eso sí, 15 victorias y un mundo por mejorar.

El testigo de Brandon

La llegada de Jason Kidd en 2014 lo cambió todo en Wisconsin. El ex de los Nets llegó a Milwaukee con con el número dos del Draft bajo el brazo (Jabari Parker, que sufrió una lesión poco oportuna muy pronto) y con la intención de cambiar de arriba a abajo la fachada de una franquicia que necesitaba justo eso. Todo fue de cara hasta el 19 de febrero. Middleton crecía en un equipo que hasta ese día, clave en el transcurso de la temporada, marchaba con un récord de 30 victorias (el doble ya que el curso anterior) y 23 derrotas. Entonces, ese 19 de febrero que cerraba el mercado de fichajes, Brandon Knight (estrella del equipo, debió ser All-Star aquel año) fue traspasado a Phoenix en un intercambio a tres bandas en el que los Bucks recibieron al mejor rookie del año anterior (Michael Carter-Williams), y también a Miles Plumlee y Tyler Ennis

A Carter-Williams no le cabían las zapas del ahora base de los Suns y el equipo perdió ritmo de competición. La temporada acabó con un 41-41 y un viaje a la primera ronda de los playoffs en la que los Bulls les cerraron el paso (4-2). Middleton cuajó grandes partidos aquel año, llegando hasta los 30 puntos en dos ocasiones y confirmando un rol cada vez más importante en el equipo. Lo mejor estaba por venir.

Contrato, Wade y a triunfar

Los Bucks ya habían visto el potencial del alero de Carolina del Sur y le ofrecieron un contrato que no pudo rechazar: 70 millones por cinco campañas y la posibilidad de seguir creciendo en un grupo joven en el que se encontraba cómodo. Como nuevo millonario, Middleton, que tenía contacto con el gran Dwyane Wade por un amigo en común, no dudó en telefonear a la estrella de los Heat con la propuesta de entrenar juntos en verano. Wade contestó a la llamada y no puso problema alguno: le gustaba el juego de la perla de los Bucks. "Sus consejos están siendo muy útiles", dijo el alero cuando le preguntaron por la influencia de Flash en su evolución. Y no hay duda posible al respecto.

Con Greg Monroe como nuevo buque insignia, los Bucks comenzaron la temporada con grandes expectativas. Sin embargo, el curso no empezó como se esperaba. Middleton dudaba demasiado y la presencia del ex de los Pistons no daba victorias (10-18 para empezar). La vuelta de Jabari Parker a las canchas fue la gran noticia de un arranque de campaña más que discreto.

Poco tardó el '22' en coger la velocidad de crucero. Aunque los Bucks aún no han terminado de despegar, sí que han mejorado muchísmo: tras perder 18 de los primero 28 encuentros, han ganado 10 de 19 y cuatro de los últimos seis. Y Middleton, que empezó tan mal como sus compañeros (un partido de 20 puntos de los primeros 14), ha pasado de la veintena en 10 de los últimos 11 choques y tiene unos promedios de 23,5 tantos en los últimos siete. Ha acabado encuentros con 36 y 33 puntos.

Después de disputar los primeros 47 partidos del curso, lo cierto es que los Bucks parecen haber firmado una auténtica ganga (tal y como está el mercado, claro). Se veía venir, dirán algunos. Pero el deporte no es una ciencia, y mucho menos exacta. Lo que sí parece claro es que el ahora máximo anotador (17,9 ppp) y líder de la franquicia de Wisconsin se ha convertido en un gran jugador: decide partidos (me acuerdo de Indiana, de Dallas...), anota con la facilidad de los más talentosos (recuerda a Melo y a Durant por su facilidad para sumar desde fuera incluso con oposición) y su envergadura le ayuda a ser un más que útil a la hora de defender. Milwaukee encontró un diamante con 27 partidos de experiencia NBA y un breve paso por la D-League que ahora da que pensar. Middleton ha cambiado la cara de los Bucks contra todo pronóstico: cosas de la NBA.