LeBron James cumple 30 años

NBA

LeBron James cumple 30 años

Repasamos su historia: cómo ese chiquillo que creció sin padre y sin hogar fijo se ha convertido en uno de los mejores jugadores de la historia.

LeBron James cumple hoy 30 años, tres décadas que le han servido para convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia. Aquel 30 de diciembre de 1984, Gloria Marie James daba a luz en Ohio a su primer hijo siendo aún una adolescente (16 años). Su padre, Anthony McClelland, se esfumó porque no pudo asumir su responsabilidad. Por eso, los primeros años de LeBron fueron algo convulsos, sobre todo tras la muerte de su abuela. Gloria no encontraba un trabajo fijo y llevaba a su hijo de un lado para otro. “Fui un nómada de nueve años”, recuerda LeBron, que encontró un segundo hogar en la casa de Frank Walker, su entrenador de fútbol americano y que le acogió durante todo un año entero. “Es la decisión más dura que he tomado en mi vida, pero también una de las mejores. Él necesitaba estabilidad”, explicaba tiempo después su madre que le visitaba los fines de semana. La estancia en casa de Big Frank le dio a James esa estabilidad que Gloria buscaba y le descubrió su otra gran pasión, el baloncesto. Él fue el primero en ponerle un balón en las manos y quien le animó a que jugará en los Summit Lake Community Center Hornets, aunque LeBron seguiría siendo también receptor hasta su último año en el instituto.

Más tarde se mudó con su madre a una casa de protección oficial y empezó a jugar en los Shooting Stars, donde conocería a otro de sus mentores, Dru Joyce II, quien le enseñaría parte de sus fundamentos. En aquel equipo coincidió con su hijo Dru III (o Little Dru por su baja estatura), con Willie McGee y Stan Cotton, que formarían el Fab 4. Los cuatro hicieron un pacto: jugarían juntos en el High School. Pero en vez de ir al instituto público de su barrio acudieron al St. Vicent-St. Mary High School, una escuela privada de blancos. Eso no sentó nada bien en la comunidad.

LeBron y el resto del Fab 4 vivieron unos años en los que se sintieron “como estrellas de rock un poco imbéciles”. Su primera temporada la cerraron con el casillero de derrotas a cero (27-0) y en la segundo, tal era la expectación que despertaban LeBron y los suyos, que algunos de sus partidos se celebraron en la Universidad de Akron, con capacidad para 5.500 espectadores. Con sólo 17 años presumía ya de ser el primer jugador de la High School que conseguía ser portada deSport Illustrated bautizado como The Chosen One, El elegido, firmando otro temporadón en el que fue nombrado Jugador del Año, pero en el que su equipo no pudo alzarse con el título. Tras la derrota de los Fighting Irish y con todo el revuelo que había a su alrededor, LeBron quiso presentarse al draft de ese año (2002), pero se topó con las reglas de la NBA que impedían que un jugador tan joven fuera drafteado.

Su último año en el Instituto estuvo marcado por la polémica. En primer lugar, Gloria le regaló por su 18 cumpleaños un Hummer H2 y él aceptó dos camisetas por valor de 845 dólares a cambio de una fotografía publicitaria, algo prohibido en el baloncesto base estadounidense. Aunque se llegó hablar de una sanción por toda la temporada, al final se quedó en sólo dos partidos y una derrota por los Irish. LeBron volvió para vengarse ¡y de qué forma! En su reaparición anotó 52 puntos.

Tras su último año en el instituto pudo presentarse finalmente al draft. No había duda de que iba a ser el número uno y, además, le eligieron los Cavs, por lo tanto seguiría en casa, donde durante siete temporadas disfrutaron de él. Y allí no defraudó; en su estreno oficial anotó 25 puntos ante los Kings y superó los 40 en un partido con 19 años. En su temporada de novato promedió 20,9 puntos, 5,5 rebotes y 5,9 asistencias. No había duda, fue el rookie de aquel año, aunque su precocidad siguió batiendo récords: un triple-doble con 20 años, MVP de un All Star con 21… El anillo, en cambio, se le resistía.

Por eso en 2010 se declaró agente restringido. Su objetivo era coincidir en algún equipo con Chris Bosh y Dwayne Wade, cuarto y quinto en aquel draft de 2003. El 8 de julio y en un programa especial en directo (The Decision) de la ESPN, LeBron anunciaba que jugaría en los Heat (aquel programa recaudó casi seis millones de dólares que fueron donados a la beneficencia). La marcha del Hijo Pródigo no sentó nada bien a los aficionados de los Cavs, que incluso subieron vídeos a Internet quemando sus camisetas. Él mientras tanto lo celebraba en una macrofiesta en el American Airlines Arena, donde auguró una larga dinastía para los Heat del nuevo Big Three. Pero no fue así. La temporada siguiente cayeron en las Finales ante los Mavs de Nowitzki y muchos le señalaron como el culpable: su media en la lucha por el anillo había bajado casi nueve puntos. Tras pasarse el siguiente verano trabajando sus movimientos con Olajuwon, King James por fin pudo reinar, aunque sólo por partida doble. La pasada temporada, batacazo ante los Spurs, que supuso su regreso a Cleveland.

Esta temporada sus Cavs tampoco terminan de carburar. Su equipo marcha quinto en el Este con un balance de 18 triunfos y 12 derrotas. "No somos un buen equipo.  Hemos ganado algunos buenos partidos y hemos perdido otros, pero ahora mismo, no somos buenos en todos los aspectos del juego", comentaba tras caer ante Detroit y oír los silbidos de su propio público. Sus números son algo inferiores a su etapa en los Heat. En los 29 partidos que ha disputado promedia 25,2 puntos y 7,6 rebotes (su media en las 12 temporadas que lleva en la NBAes de 27,4 y 6,9).

En 2011 se casó con su novia del instituto, Savannah Brinson, con la que tiene dos hijos: LeBron James Jr., que a sus 9 años ya es un jugón, y Bryce Maximos James. Imagen de Nike (con 18 años firmó un contrato por 90 millones de dólares) y de muchas otras multinacionales, se convirtió en accionista minoritario del Liverpool y en el jugador mejor pagado del mundo en 2013, con unos ingresos de 56,5 millones. Toda una celebridad y entre los hombres más influyentes de Estados Unidos, ha hecho sus pinitos en el mundo del espectáculo: en la serie Entourage, en el Saturday Night Live o como copresentador, junto a Jimmy Kimmel, de los Premios Espy en 2007; además de haber creado su propia fundación y respaldar la candidatura de Obama.

Comentarios

Comentarios no disponibles