Competición
  • Euroliga
  • Clasificación Eurocopa
Euroliga
Zalgiris ZAL

-

Panathinaikos PAN

-

Alba Berlin ALB

-

Estrella Roja RED

-

B. Munich MUN

-

Olympiacos OLY

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Anadolu Efes IST

-

Después de Griffin, Kevin Love: problemas para Estados Unidos

COPA DEL MUNDO

Después de Griffin, Kevin Love: problemas para Estados Unidos

Después de Griffin, Kevin Love: problemas para Estados Unidos

Estados Unidos llegará a España con muchas bajas y un juego interior muy distinto al que imaginaban hace semanas. Sus soluciones: cuatros muy abiertos y pívots jóvenes.

A little bit of a sign of the times…” Un pellizco de los tiempos que corren: así explicó Jerry Colangelo la renuncia de Kevin Love, última mala noticia para el Team USA que competirá en la Copa del Mundo de España. Love quiere salir de Minnesota y está en un verano decisivo en el que alguien, tal vez los Cavaliers de LeBron, se harán con él y le ofrecerán una ampliación multimillonaria. Así las cosas, los tiempos que corren porque toda precaución es poca, la Selección de Estados Unidos se queda sin una de sus piezas clave, una cuya presencia estaba a priori asegurada. Love deja a los norteamericanos sin sus maravillosos números (la pasada temporada: 26,1 puntos, 12,5 rebotes, 4,4 asistencias por partido y tres triples-dobles). Pero les deja sobre todo sin un pilar de un juego interior que llegará muy mermado al torneo.

La preselección de EE UU

Stephen Curry (base, G.State Warriors)

Derrick Rose (base, Chicago Bulls)

John Wall (base, Washington Wizards)

Kyrie Irving (base, Cleveland Cavaliers)

Damian Lillard (base, Portlant Trail Blazers)

James Harden (escolta, Houston Rockets)

Klay Thompson (escolta, G.State Warriors)

Bradley Beal (escolta, Washington Wizards)

DeMar Derozan (escolta, Toronto Raptors)

Kyle Korver (escolta, Atlanta Hawks)

Paul George (alero, Indiana Pacers)

Gordon Hayward (alero, Utah Jazz)

Kevin Durant (alero, OKC Thunder)

Chandler Parsons (alero, Dallas Mavericks)

Anthony Davis (ala-pívot, N.Orleans Pelicans)

Kenneth Faried (ala-pívot, Denver Nuggets)

DeMarcus Cousins (pívot, Sacramento Kings)

Andre Drummond (pívot, Detroit Pistons)

Y eso preocupa a horas de que la Selección se reúna en Las Vegas para comenzar los entrenamientos el próximo lunes. Colangelo rige los designios del equipo que entrena Coach K, Mike Krzyzewski. Los dos saben que el gran rival es España, que les hizo sudar en Pekín y Londres y que además esta vez juega en casa. Y saben que en las zonas es donde más pueden sufrir ante una España que va con una artillería que suena a gran equipo NBA: los hermanos Gasol e Ibaka con Felipe Reyes y Víctor Claver. Así que no les ha sentado demasiado bien que en cuestión de días se hayan quedado sin Blake Griffin y Kevin Love. Sus bajas se suman a las conocidas de Dwight Howard, Chris Bosh o LaMarcus Aldridge.

En realidad, asusta pensar en la lista de bajas que tendrá, entre renuncias y lesiones y en todas las posiciones, el equipo estadounidense: Carmelo Anthony, Kobe Bryant, LeBron James, Andre Igoudala, Chris Paul, Russell Westbrook, Kevin Love, Dwight Howard, Dwyane Wade, Kawhi Leonard, Deron Williams, Chris Bosh, LaMarcus Aldridge… si les suma a algunos no citados como Rajon Rondo, Al Jefferson, Zach Randolph o David Lee, se obtiene una medida del potencial casi sobrehumano de un Team USA que aun así partirá como favorito. Del equipo campeón del Mundo en 2010 repetirán, a priori y a falta de conocer la lista definitiva, sólo tres jugadores: Kevin Durant, Derrick Rose y Stephen Curry. De los Juegos de Londres, otros tres: Kevin Durant, James Harden y Anthony Davis. Y en teoría tendremos en España a ‘sólo’ cuatro que jugaron el último All-Star: los tres últimos citados y Paul George.

La lista (ver anexo) sigue dando miedo a pesar de las bajas y muestra a un equipo lleno de grandes estrellas de hoy que serán megaestrellas mañana, de Curry a George o Davis pasando por Lillard, Beal, Wall o los pívot, Cousins y Drummond. El referente, todavía más después de las últimas ausencias confirmadas, será un Kevin Durant que ya arrasó literalmente el pasado Mundial de Turquía, en 2010 y con sólo 21 años.

Colangelo, por si acaso, ha dejado claro que lo normal sería que el equipo de doce salga de la preselección que se citará en Las Vegas, que a priori no contemplan llamar a otros jugadores aunque se fijarán en los del ‘equipo B’ al que se medirán en los entrenamientos (entre los interiores: Tyler Zeller, Cody Zeller, Miles Plumlee o Tobias Harris). Ha recordado que en 2010 el pívot puro era Tyson Chandler y sus relevos Kevin Love o el polivalente Lamar Odom y ha aclarado que Coach K tiene en mente un puesto de ala-pívot en el que jugará muchos minutos muy abierto Durant y por el que podrían pasar sin problemas Paul George o Chandler Parsons.

Pero las últimas noticias arrojan algo de luz sobre el doce que desembarcará finalmente en España. Parecían fijos Derrick Rose, Kyrie Irving, Kevin Durant, Paul George, Stephen Curry, Anthony Davis y James Harden y casi lo son de facto ahora Andre Drummond, DeMarcus Cousins y Kenneth Faried. Al menos dos de los tres. La apuesta de Estados Unidos se basará, una vez más, en la potencia física, velocidad y capacidad anotadora de una línea exterior en la que buscan su puesto desde tiradores puros como Korver a armas jóvenes de primera magnitud como Wall, Lillard o Beal. Suficiente para ser muy, muy, muy favoritos si no se jugara en España y no estuviera… España.

Ante cualquier rival que no sean los de Orenga, Estados Unidos puede basar su juego en quintetos muy pequeños, con Durant de 4 y Anthony Davis de 5 o con soluciones aún más arriesgadas en un small ball de jugadores abiertos y constante percusión exterior. Contra España, la clave será para ellos que su desequilibrio de más problemas que ventajas a los de Orenga. En Pekín España dominó bajo los aros hasta que Marc Gasol entró en problemas de faltas y Pau recibió un fuerte golpe que le enfrió en su mejor momento del partido. Aun así, y para guardarse las espaldas, en Estados Unidos pueden jugar en la posición de pívot el propio Anthony Davis, ya uno de los mejores hombres altos de la NBA, y también Faried y dos ‘cincos’ jóvenes y de proyección incalculable: Andre Drummond, una bestia de 2,08 que promedió la pasada temporada más de 13 puntos y 13 rebotes por partido; Y DeMarcus Cousins, mala cabeza pero talento descomunal y 211 centímetros. La pasada temporada: 22,7 puntos y 11,7 rebotes por noche.

Comentarios

Comentarios no disponibles