FAMOSOS

De Nicolas Cage a Johnny Depp, los actores de Hollywood que acabaron en bancarrota

El mundo del cine amasa grandes fortunas, y muchos de sus intérpretes se han visto arruinados debido a numerosos derroches y gastos innecesarios.

De Nicolas Cage a Johnny Depp, los actores de Hollywood que acabaron en bancarrota

Ser una estrella implica amasar grandes cantidades de dinero, y eso tiene sus ventajas y su inconvenientes. Algunos famosos son capaces de llevar una vida tranquila y sin sobreesfuerzos, mientras que otros acaban teniendo problemas por gastar más dinero del que tienen.

La industria del cine ha sido una de las más salpicadas en este caso, pues son varias celebridades las que han acabado entrando en bancarrota debido al derroche de sus fortunas, y algunos, como Robert de Niro, están cerca de arruinarse.

Nicolas Cage

Nicolas Cage llegó a ser uno de los actores mejor pagados de Hollywood, amasando una fortuna de más de 150 millones de dólares, aunque esta le duró poco, pues su sinfín de caprichos caros provocaron que su situación financiera se deteriorase en demasía.

El actor de películas como 'Leaving Las Vegas' culpó a su administrador por su situación, pero es que llegó a adquirir dos castillos, 15 inmuebles, una fota de yates y Rolls Royces, una isla en Las Bahamas, y dos cobras albinas que le costaron la friolera de 270.000 dólres, requeriendo además de una suma importante de dinero para mantener todos sus bienes. Por ello, tuvo que aceptar proyectos poco ambiciosos y relevantes para tratar de salvar su economía.

Además, como curiosidad, Nicolas Cage llegó a gastarse más de 600.000 dólares por la cabeza de un tiranosaurio Rex, la cual ganó a través de una subasta a Leonardo DiCaprio. Sin embargo, tuvo que devolverla debido a que era una pieza robada.

Wesley Snipes

Wesley Snipes es otro de los actores que alcanzó rápidamente el éxito gracias a su papel en la trilogía de 'Blade', pero no supo llevar esa fama por buen camino, pues acabó perdiendo todo su dinero. Además, acabó en la cárcel.

El reconocido actor se declaró en bancarrota en el año 2006 tras gastar todas sus ganancias, y después, fue acusado de evadir impuestos, huyendo de pagarle a la Fiscalía un total de 12 millones de euros, provocando una sentencia de tres años de prisión en Pennsylvania.

Lindsay Lohan

Lindsay Lohan es otra de las celebridades que comenzó su carrera desde muy joven, con papeles tan famosos como el de ' a Londres y yo a California', y ese éxito acabó transformándose en dinero, el cual gastó en poco tiempo a causa de sus adicciones.

La actriz entró en el mundo de las drogas, del alcohol y de problemas con la justicia, viéndose obligada a declararse en bancarrota en el año 2007. Sin embargo, no fue la única en su familia que se vio afectada tras ganar una buena suma de dinero, pues su madre, Dina Lohan, pasó por la misma situación al verse incapaz de pagar casi dos millones de dólares que tenía como deuda.

Brendan Fraser

Brendan Fraser también entró en bancarrota debido a una mala gestión de su economía. Sus papeles en películas familiares como 'La momia', 'George de la jungla' y 'Viaje al centro de la Tierra', no fueron suficiente para mantenerse.

Pero además, el actor sufrió varias lesiones a raíz de sus películas debido a que era él quien hacía las acciones de riesgo, no usaba ningún doble, por lo que, al cabo de los años, sus lesiones le fueron lastrando hasta tener que someterse a tratamientos caros y duraderos. El divorcio de su mujer y la alta pensión alimenticia de sus tres hijos también provocaron el empeoramiento de su economía.

Lena Headey

Lena Headey, también conocida como 'Cersei Lannister' en 'Juego de Tronos', se declaró en quebra en 2013 tras un largo y difícil proceso de divorcio frente a su exmarido y una batalla judicial por la custodia de su hijo.

La también intérprete en '300' perdió todos sus ahorros antes del comienzo de la tercera temporada de la serie de fantasía, viéndose obligada a vender su casa para tratar de solventar su situación económica.

Kim Basinger

Kim Basinger, una de las actrices más reconocidas en el mundo del cine en la década de los 80 llegó a alcanzar una buena suma de dinero, pero al igual que los anteriores protagonistas, entró en bancarrota debido a los lujos que se permitió, como la compra del pueblo de Braselton, en Georgia, el cual trató de convertirlo en un parque temático de Hollywood.

En el año 1993, la actriz se comprometió a protagonizar la cinta de 'Mi obsesión por Helena', pero se negó a hacerlo, incumpliendo su contrato, lo cual le llevó a pagar más de siete millones de euros como penalización. Además, fracasó en su intento de cambiar Braselton, obligándose a vender el pueblo por algo menos de un millón de euros, declarándose en bancarrota y retirándose temporalmente.

Pamela Anderson

Pamela Anderson también tuvo problemas financieros al acumular una deuda millonaria en el año 2009. La protagonista de 'Los vigilantes de la playa' llegó a deber más de un millón de dólares a varias empresas constructoras a las que contrató para remodelar su casa de Malibú. Además, debía más de 250.000 dólares en impuestos estables en el año 2007.

David Hasselhoff

Otro de los protagonistas de 'Los vigilantes de la playa', David Hasselhoff, también se declaró en bancarrota en el año 2016 tras asegurar que solo tenía 4.500 dólares en su cuenta bancaria.

El portal estadounidense TMZ aseguró que el actor registraba unos ingresos cercanos a 112.000 dólares al mes, de los cuales gastó 66.000 en lujos, y 21.000 para pagarle a su exmujer, Pamela Bach, de manutención. Los 25.000 dólares restantes fueron para sus gastos diarios. Y, por ello, David Hasselhoff solicitó a un juez los pagos mensuales de manutención debido a que el dinero no le alcanzaba para vivir.

Johnny Depp

La fortuna de Johnny Depp rondaría los 600 millones de euros, pero sus gastos diarios han provocado que el actor se vea obligado a declararse en bancarrota. Ha vivido una vida de lujo y viajes, gastándose más de 65 millones de euros en 14 casas, yates, coches, aviones privados, seguridad, médicos y otros caprichos.

Todo ello llevó a Depp a registrar unas pérdidas millonarias, siendo además traicionado por su propio mánager, y tuvo que declararse en bancarrota.