HERENCIA

El inventario de bienes e inmuebles que Paquirri dejó poco antes de morir

La revista 'Semana' ha accedido a los documentos que firmó el torero ante notario días antes de casarse con Isabel Pantoja en 1983.

El inventario de bienes e inmuebles que Paquirri dejó poco antes de morir

La guerra entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera está en pleno apogeo después de que el DJ revelara en televisión el verdadero motivo de su gran disputa: el descubrimiento que hizo el pasado 2 de agosto al entrar a la habitación de su difunto padre. La puerta hacia la intimidad de Paquirri siempre había estado cerrada, pero ese día Kiko pudo acceder para contemplar ante su atónito rostro los bienes que en su día pertenecieron al torero y que supuestamente habían sido robados hace ya muchos años.

Ahora, la revista Semana ha publicado un listado de las cosas que tenía el diestro antes de aquella fatídica tarde del 26 de septiembre de 1984 en la que Avispado le seccionó mortalmente la femoral en la plaza de toros de Pozoblanco. En su haber, disponía de bienes valorados en 1.100 millones de pesetas: la finca La Parra en Medina Sidonia (Cádiz), la finca La Garza también en Medina Sidonia, El Robledo y Garlochí en Constantina, un piso en República Argentina de Sevilla en el que vivió con sus hijos Carmina Ordóñez, la finca Casa Doña Inés en Cádiz y por supuesto Cantora, la que fue ampliando y la que ha sido motivo de disputa para su mujer y su hijo Kiko.

Además, contaba con otra finca más en alquiler (de 7 millones de pesetas anuales), una sociedad que se vendió días antes de su fallecimiento y muchos más bienes, como una plaza de 26 metros de diámetro, cuatro tractores, dos furgonetas, un Volvo 245 GL, tres lanchas, casi 400 reses y 21 caballos.

Trajes, capotes, recuerdos y muchas joyas

La revista señala de igual manera que en el inventario de bienes del torero figuraban 18 trajes: 8 trajes de luces usados, entre ellos el azul marino y oro que llevaba el día de su cogida en Pozoblanco y el corinto y oro que lució en Bogotá cuando sufrió otra cornada de gravedad, cuatro trajes sin estrenar, cuatro más de goyesco y otros dos cortos para festivales. Contaba además con cuatro capotes de paseo (uno de oro), cuatro camisas blancas, zapatillas, un fajín negro y una montera en su funda de piel, además de varios utensilios para el toreo.

Por si fuera poco, se encontró un maletín con talones bancarios que superaban los 2 millones de pesetas, casi otro millón en efectivo, algunas liras y marcos franceses y una hucha de su hijo Kiko con casi 2.000 pesetas. Del pequeño también tenía un álbum con fotos suyas, poseía ocho billetes de lotería para un sorteo que tendría lugar días más tarde, pastillas para la alergia y muchas plumas y bolígrafos, algunos de oro.

Entre sus joyas, exclusivos relojes de firmas como Rolex, Patek Philippe, Cartier, Movado o Thermidor, veintidós juegos de gemelos, cruces y crucifijos de oro, una alianza con esmeralda y brillantes o varias pulseras también de oro. A estas joyas habría que sumar BMW 735-L, una furgoneta Citroën AK, una moto BMW, una Bultaco Alpina y una embarcación, por no hablar de las diferentes insignias y premios que recibió durante su carrera.