TELEVISIÓN

Entrevista a Frank Blanco: "Lo que de verdad es 'typical spanish' es el abrazo, la calle"

Charlamos con el presentador sobre su nuevo programa 'con denominación de origen' en La 1, un cóctel de cultura y humor con el que regresa a la televisión tras 'Zapeando'.

Entrevista a Frank Blanco: "Lo que de verdad es 'typical spanish' es el abrazo, la calle"

El pasado viernes se estrenaba en La 1, en prime time, el primer programa de 'Typical Spanish', la nueva apuesta en el ámbito del entretenimiento de RTVE. El espacio, producido por Shine Iberia y adaptación del exitoso formato internacional 'I love my country', marca el regreso de Frank Blanco a la pequeña pantalla tras su despedida el pasado julio del programa que llevaba presentando los últimos seis años, 'Zapeando'.

El catalán ha debutado en la cadena pública de mano de este concurso para toda la familia, en el que los distintos invitados compiten para demostrar quién tiene mayores conocimientos sobre la cultura patria. La geografía, gastronomía, artes, costumbres e hitos históricos españoles dictaminan la dinámica del show, estructurado a partir de una serie de pruebas y juegos que combinan lo didáctico y lo humorístico. El programa cuenta además con orquesta en directo y con la presencia fija de Florentino Fernández y Vicky Martín Berrocal, capitanes de los dos equipos de celebrities que se enfrentan en cada programa y que, en su caso, sí van cambiando cada semana.

Charlamos con Blanco antes de que se emita la segunda entrega de 'Typical Spanish' para que nos cuente de primera mano los atractivos y secretos del formato y las cosas que ha aprendido durante su producción, que se vio afectada (y temporalmente interrumpida) por la crisis sanitaria. Además, el presentador nos confiesa cómo ha gestionado personalmente el confinamiento y reflexiona sobre los giros profesionales que ha llevado a cabo durante el último año.

-La llegada de 'Typical Spanish' a la parrilla ha coincidido con un momento político, social y económico bastante delicado. ¿Por qué crees que un formato como este, blanco, familiar y tan celebratorio de la marca España, puede resultar especialmente importante en la actualidad?

Llega un momento en el que nos hace mucha falta el reírnos, y este programa, aparte de ser un programa de entretenimiento en el que aprender cosas sobre España, es muy divertido. Soy el primero que me lo he pasado muy bien haciéndolo. Creo que siempre está bien reírse, pero ahora el espectador lo agradece más porque ahora mismo estamos, de algún modo y como sociedad, tocados. Seguramente todavía no somos conscientes de todo lo que hemos pasado, y a lo mejor cuando lo acabemos de vivir nos damos cuenta de la gravedad de lo que hemos experimentado. Por eso creo que es un momento excelente para un programa como este.

-La cultura general española es, junto al humor, la otra gran protagonista del concurso. En la rueda de prensa del programa, Vicky Martín Berrocal habló de lo mucho que había aprendido haciéndolo. ¿Qué es lo más curioso que has descubierto tú acerca de nuestro país durante la realización del programa?

Esto es un secreto que sabe muy poca gente: a mí no me gusta el queso. Desde pequeño no ha sido nadie capaz, en mi familia, de hacerme comer queso, y solo como el de la mozzarella en la pizza. Y una de las muchas cosas que he descubierto en el programa son las decenas y decenas de variedades de quesos que hay en España. Como el queso no entra en mi menú semanal, la verdad es que nunca le había prestado ninguna atención. Y esa es una de las tantas cosas que he aprendido: el nombre de los quesos, su procedencia, su olor.

-El aspecto generacional está muy bien materializado en 'Typical Spanish' a través de ese plantel tan diverso de concursantes famosos. El programa parece invitar a los más mayores a la nostalgia al mismo tiempo que ofrece una oportunidad de aprendizaje muy ameno a los jóvenes. ¿Crees que las diferencias generacionales son, como se dice a menudo, cada vez más anchas?

Yo creo que inevitablemente están ahí y seguramente vayan a estar siempre, y tampoco me parece mal. Cada generación vive una situación diferente, ve las cosas de una manera diferente, y que haya brechas generacionales me parece hasta muy sano, porque creo que tenemos que tener derecho en cada momento a equivocarnos, a que la generación anterior te diga que hagas las cosas de otra manera o te dé su punto de vista porque vivió algo parecido.

-¿Consideras que hay alguna cosa 'typical spanish' que pueda unir incondicionalmente a unas generaciones y otras?

Ahora en España, saliendo de la que estamos saliendo, en estos poquitos días que llevamos de acercarnos a la nueva normalidad, estamos viendo que lo que de verdad es 'typical spanish' es el abrazo, la calle, el brindar con una cerveza, el darse besos. El tocarnos, algo que creo que hemos echado mucho de menos. Y además, pienso que todo eso nos une. Las primeras salidas que hemos hecho han sido a la calle, a las terrazas, a ver a nuestros amigos y a la gente que queremos. Me quedaría con eso ahora mismo.

-El estado de alarma, precisamente, os obligó a paralizar las grabaciones un tiempo. Y los efectos de toda esta situación se van a poder apreciar en los programas por venir, como será el caso del público virtual. Como presentador, ¿hasta qué punto afecta a tu trabajo esta novedad? ¿Y qué más cambios se han tenido que introducir en el programa a raíz de la crisis y en cuanto a las características del formato se refiere?

La primera vez que hicimos el programa sin público en las gradas pensábamos que nos iba a afectar más porque estás acostumbrado al calor humano, pero es verdad que en un formato como el nuestro, en el que tienes a invitados que lo dan todo y que son gente muy divertida, llegó el momento en el que nos olvidamos de que no había público.

Lo que también se va a ver en sucesivos programas es cómo hemos implementado las recomendaciones de seguridad: la distancia de metro y medio o dos metros, o el gel hidroalcohólico, que forma parte de la foto del plató. Sí que ha habido cambios, pero yo creo que han aparecido de una manera muy natural. Y luego es verdad que hemos tenido que dejar de hacer algunos juegos que requerían que los invitados tuviesen mucho contacto físico. Pero más allá de eso, la esencia del programa, el show, el juego y las risas no se han perdido.

-Son 60 los invitados famosos que participan a lo largo de los diez programas de la temporada. ¿Hay algún invitado que te haya sorprendido en particular a la hora de desvelar su faceta más combativa o traviesa?

Lo que me ha sorprendido, efectivamente, es lo combativos que son en general los invitados. Siendo un programa en el que lo único que damos es puntos y en el que el premio son un par de productos 'typical spanish', los invitados han peleado cada punto y, a veces, hasta han defendido lo indefendible, intentando retorcer normas.

Te podría poner como ejemplo a Los Chunguitos. Lo de los Chunguitos fue muy divertido porque era una mezcla de inconformidad porque no les gustaba perder puntos, con un 'no sé de qué va el juego', pero les daba igual. Te hablo de Los Chunguitos porque son este viernes, pero se ha dado en la mayoría de invitados. Todo el mundo pelaba por sus puntos, por los merecidos y por los que no también, a ver si conseguían engañarme para que se los diera...

-Los capitanes de los equipos, Florentino Fernández y Vicky Martín Berrocal, han demostrado también ser dos competidores natos. ¿Cómo valorarías los estilos de 'capitanía' de cada uno?

Son muy diferentes. Florentino es un capitán que arenga, que hace de coach. Desprende mayor energía, hace más ruido. Y Vicky es más ese tipo de líder al que no le gusta hacer mucho ruido y va por lo bajini consiguiendo cosas. El equipo de Vicky ganaba en muchísimas ocasiones en contra de todo pronóstico, daba muchas sorpresas en el último momento. Y lo ha hecho sin hacer mucho ruido, sabiendo ganar, sabiendo perder... Vicky sería el silencio, el ir a la chita callando, y Flo sería algo mucho más ruidoso.

-Tras seis años al frente de 'Zapeando' has dado el salto a la televisión pública. Y a principios de mayo anunciaste que tampoco vas a renovar el contrato con Atresmedia Radio para seguir con 'Te la vas a ganar' en Europa FM. ¿Cuál ha sido tu mayor desafío en esta intensa etapa de cambios, y cuál tu mayor ilusión?

El desafío, algo que no me pasaba en muchos años, es que este final de temporada, por primera vez, cierro una etapa y no tengo nada esperándome. Siempre he intentado hacer movimientos y no dejar un proyecto sin tener claro cuál será el siguiente, porque tampoco me gusta estar parado en mi casa y aburrido. Pero en esta ocasión se han dado las circunstancias para que yo no siguiera en la radio y para desvincularme definitivamente de Atresmedia. Hace tiempo, seguramente me hubiera preocupado por tener algún otro proyecto radiofónico, y ahora no lo tengo. Y estoy tan tranquilo, no lo necesito.

Por otro lado, estoy recién aterrizado en Televisión Española con este programa y nos estamos conociendo: es el principio de una relación, que es la parte más bonita si hablamos de lo sentimental, y eso también lo estoy viviendo con Televisión Española. Así que estoy en un punto muy extraño pero también muy emocionante. Y con mucha curiosidad por saber qué será lo que vendrá.

-La situación de los últimos meses ha llevado a mucha gente a hacer un proceso introspectivo y a revalorizar muchas pequeñas cosas del día a día. ¿Cómo has llevado tú personalmente el confinamiento?

Yo no me puedo quejar porque sé muy bien lo que ha ocurrido fuera. Y como no he tenido ninguna desgracia personal, en la familia, lo primero es sentirme muy afortunado porque lo único que me ha pasado ha sido que he tenido que respetar un confinamiento.

Pero una vez dicho eso, el confinamiento ha despertado en mí todos los estados de ánimo posibles. He descubierto cosas de mí que desconocía: lo paciente e impaciente que puedo llegar a ser en un mismo día... Supongo que le ha pasado a mucha gente, yo me he notado desquiciado, con alteraciones, unos días triste, otros días eufórico. Muy raro, porque muchas veces no tenía sentido, y buscabas una explicación al estado de ánimo y no se lo encontrabas. En mi caso, y en el de tanta gente, seguramente sería carne de psicólogo. Podríamos invertir horas en terapia porque creo que, pese a todo, todavía no somos conscientes de lo que hemos pasado. Yo creo que de algún modo estamos haciendo ahora la digestión.

-¿Y qué lecciones has extraído de la crisis?

Tengo un hijo de nueve años y otro de ocho, y cuando empezó todo, la verdad es que yo pensaba: 'Madre mía, los meses que nos esperan con estos dos pobres niños que, si a mí me gustar estar poco en casa, a ellos menos'. Pensaba que iba a ser muy duro para ellos y para nosotros con ellos, y ha sido una gran lección. La capacidad que yo he visto en mis hijos de amoldarse, adaptarse, no quejarse, conformarse... es algo que no me esperaba. Y luego he visto que era algo generalizado y que muchos hablábamos del gran ejemplo que han dado los niños. Para mí, esta ha sido la lección vital en mi casa.

-Para acabar, quisiera que nos revelaras algunas de tus preferencias 'typical spanish': un lugar de nuestra geografía que nunca te cansas de visitar, una canción española que nunca te cansas de escuchar en bucle, y por supuesto, tu plato predilecto de nuestra gastronomía.

El plato lo tengo bastante claro, sería la tortilla de patatas. Un lugar que nunca me canso de visitar sería, en general, la Costa Brava. Yo soy catalán y me he criado, en mis vacaciones y en los findes, muy cerca de la Costa Brava, que está en mi corazón. Y luego, una canción española, probablemente lo más difícil de elegir, sería... 'Como un burro amarrado en la puerta del baile', de El Último de la Fila.

El segundo programa de 'Typical Spanish' se emite este viernes 26 de junio a las 22:05 en La 1. Los actores María Adánez y Fernando Tejero, el chef y jurado de 'MasterChef' Pepe Rodríguez, Los Chunguitos y Cósima Ramírez son los famosos invitados.