TURQUÍA

Un futbolista turco confiesa haber matado a su hijo de 5 años con coronavirus

Cevher Toktas hizo creer a los médicos que había muerto por causas naturales derivadas del Covid-19, pero días después ha confesado.

Un futbolista turco confiesa haber matado a su hijo de 5 años con coronavirus

Turquía está conmocionada tras salir a la luz la dramática historia que ha tenido lugar en la familia de Cevher Toktas, futbolista del Bursa Yildirim Spor que ha confesado haber asesinado a su hijo de cinco años tras haberse contagiado supuestamente de coronavirus. Los hechos tuvieron lugar el pasado 23 de abril, y desde entonces ha publicado imágenes de otro de sus hijos junto a la tumba del pequeño.

El día del suceso, el hijo de Toktas fue ingresado en una clínica de Bursa aquejado de fiebre alta y de varios síntomas que responden al diagnóstico de Covid-19. Poco después de este ingreso, el jugador avisó a los médicos de que su hijo estaba sufriendo problemas para respirar y dos horas más tarde se certificó su muerte en la unidad de cuidados intensivos tras los inútiles intentos por parte de los doctores por salvar su vida.

No sería hasta unos días después cuando Cevher Toktas se entregó a la policía y reveló la verdad de lo que había ocurrido en el hospital. El futbolista confesó haber asfixiado a su hijo con una almohada, pero no por miedo al coronavirus o a un posible contagio, sino porque nunca le había querido.

"Puse una almohada en la cabeza de mi hijo, que estaba acostado bocarriba, y apreté durante quince minutos sin parar. Mi hijo resistió un tiempo. Cuando dejó de moverse, quité la almohada, y luego llamé a los médicos para que no sospechasen nada", explicó a las autoridades.

El motivo, según explicó, era que no sentía amor por su hijo pequeño: "Nunca le quise, desde su nacimiento. No sé por qué no lo quería. La única razón de haberlo matado fue esa, que no le quise. No tengo ningún problema mental", aseguró. El futbolista fue detenido inmediatamente y será juzgado por homicidio, exponiéndose a una pena que podría llegar a cadena perpetua. El cuerpo del pequeño será exhumado para la autopsia.