'EL HORMIGUERO'

La inesperada confesión de Rudy sobre los vídeos TikTok que hace con su mujer

El jugador de baloncesto ha dado su verdadera opinión sobre la serie de divertidos bailes junto a Helen Lindes que se está marcando durante el confinamiento.

La inesperada confesión de Rudy sobre los vídeos TikTok que hace con su mujer

La versión #Quédateencasa' de 'El Hormiguero', que ha tenido que adaptar su formato para charlar con sus invitados a través de videollamada, con estos desde sus casas, está permitiendo conocer de primera mano cómo están pasando los famosos el confinamiento y cuáles son los desafíos del día a día a los que están teniendo que hacer frente.

El jugador de baloncesto Rudy Fernández conectó ayer en directo con Pablo Motos para contarle qué tal lleva su familia el encierro de estas semanas. El capitán de la Selección española, casado con Helen Lindes desde 2015, tiene dos hijos pequeños, Alan y Aura, con los que, tal y como ha reconocido, agradece poder estar pasando más tiempos estos días, uno de los aspectos positivos de la actual situación.

El deportista manifestó que ha tenido la oportunidad de presenciar cómo su benjamina, nacida el verano pasado, ha dado sus primeros pasos. "Con Alan le dejaba que se diera tortazos. Con Aura me cuesta un poco más y voy con más cuidado", confesó sobre los distintos aprendizajes de sus pequeños, "Alan empezó a los 9 meses a caminar, el tío se lanzaba, se caía y se levantaba y se reía. A Aura le está costando un poco más, pero le quedan dos o tres días para ponerse a caminar, seguro".

Sin embargo, no todo está siendo tan disfrutable para Rudy en cuanto al tiempo familiar se refiere. Y es que el jugador ha hecho una imprevista confesión sobre los populares vídeos de TikTok que Lindes está subiendo esta cuarentena, y en los que el matrimonio sale bailando a la par, perfectamente compenetrado. Y cuando Motos le cuestionó sobre qué era lo que le hacía perder la paciencia estos días, el mallorquín tiró de sinceridad: "Mi mujer me va a matar, pero los TikTok que tengo que hacer con ella... hay que tener una paciencia..."

Al parecer, es el perfeccionismo de su esposa lo que saca de quicio a Rudy: "Lo quiere hacer tan perfecto que no doy más de mí. Por la noche me habla y me dice 'Mañana tenemos que hacer este gesto porque queda sucio y hay que limpiarlo bien'". El jugador terminó su confesión con la siguiente broma: "¡A ver dónde duermo hoy después de contar esto!" Y la propia Lindes, que se hallaba en el cuarto contiguo viendo la intervención de Rudy a través de la tele, se quejó con un simpático "Qué malo es".