TENIS

La divertida e imprevista reacción de Djokovic al perder al juego '¿Quién es quién?'

El tenista acudió a un programa australiano de televisión para echar una partida contra el humorista Andy Lee a este clásico juego de mesa infantil.

La divertida e imprevista reacción de Djokovic al perder al juego '¿Quién es quién?'

No hay duda de que Novak Djokovic es un hombre competitivo dentro de las pistas. El serbio se encuentra estos días participando en el Open de Australia, el primer Gran Slam del año, y las impresiones que está dejando en su paso por el torneo son tan buenas como viene siendo natural en él. Hoy accedía ya a la tercera ronda de la competición tras vencer al japonés Tatsuma Ito, pero su desempeñó con la raqueta no es lo único que está llamando la atención durante su estancia en el país oceánico.

Ver esta publicación en Instagram

The greatest feeling to come together and raise 4.8M for Australia #Rally4Relief 🙌🏼🙏🏼

Una publicación compartida de Novak Djokovic (@djokernole) el

Y es que ayer Djokovic dejó claro que su ambición por ganar trasciende lo deportivo y se aplica a todos los sectores de su vida. El deportista acudió como invitado al programa televisivo Nine's Wide World of Sport para echar una partida del famoso juego '¿Quién es quién?' contra el comediante Andy Lee, y hacia el final de la partida sucedió algo totalmente inesperado.

El juego, conviene recordar, consiste en tratar de adivinar la identidad del personaje famoso que tiene asignado cada uno de los participantes a base de una serie de preguntas que solo pueden contestarse con "sí" y "no", y en el caso de la ronda que jugaron el humorista y el serbio, estos personajes eran no solo celebrities del mundo del entretenimiento, sino también tenistas o extenistas. Así pues, a Djokovic le tocó la identidad de la tenista Samantha Stosur, y a Lee, la del propio Djokovic.

El desarrollo de la partida dejó bastantes momentos divertidos, pero sin duda alguna, el clímax llegó cuando Djokovic quiso saber si el personaje que tenía Lee era "calmado". "Yo diría que sí", le replicó su oponente. El serbio pasó entonces a descartar a aquellos personajes que no consideraba que pudieran ajustarse a ese adjetivo, incluido él mismo. Y al final, apostó por la figura de Roger Federer, seguro de que había dado en el clavo.

Fue entonces cuando tuvo lugar el momentazo. Lee giró su carta para enseñar a Djokovic que no había acertado y que en la carta figuraba, precisamente, él mismo. "Sí pensaba que eras calmado", le manifestó al serbio, que en respuesta, tras unos segundos de tensión mascando su derrota, saltó de la silla encolerizado, lanzando la mesa en la que estaban jugando por los aires. "¿Qué quieres decir con 'calmado'?, ¿Me estás tomando el pelo?" vociferó el tenista a Lee, que se quedó petrificado.

El deportista salió de escena preso de este 'ataque de furia', que por supuesto, estaba preparado y formaba parte del sketch. Djokovic volvió así a demostrar sus dotes interpretativas y hacer gala de su famoso sentido del humor (pese a que no podamos evitar creer, de todas formas, que sea altamente competitivo hasta en los juegos de mesa). Por otro lado, y en lo que a la competición oficial se refiere, el serbio se tendrá que enfrentar este viernes a otro nipón, Yoshihito Nishioka, en la siguiente ronda del Open de Australia.