MÚSICA

Robbie Williams se acostó con su camello la misma noche que conoció a su mujer

El cantante y su esposa Ayda, que llevan juntos más de una década, han desvelado algunos detalles desconocidos de los inicios de su relación.

Robbie Williams se acostó con su camello la misma noche que conoció a su mujer

Es bien conocido que Robbie Williams siempre ha vivido de forma poco convencional. Las épocas oscuras que ha atravesado el artista en el pasado, marcadas por sus abusos con las drogas, las paranoias, e incluso los pensamientos suicidas, llegaron a su final hace ya mucho, y en gran parte gracias a la aparición en la caótica existencia del británico de la que es hoy en día su mujer: la actriz Ayda Field.

Y ahora, en una entrevista con la revista You, la pareja, que pasó por el altar en el año 2010 después de cuatro años saliendo, ha rememorado su primera cita, que, en la línea existencial de Williams, no trascurrió de forma precisamente normal. Se trataba de una cita a ciegas organizada por amigos comunes, y fue la actriz la que acudió a la casa del artista en Los Ángeles. Allí se encntró con lo que, en sus propias palabras, calificó como "una estrella del pop dickensiana escondida en su mansión: la casa estaba oscura, no parecía un hogar". De hecho, la mujer del cantante no duda en asegurar que su primera impresión fue la de un hombre viviendo de manera "bastante triste".

Ver esta publicación en Instagram

@robbiewilliams New Look, New Attitude 🥰🥰🥰#bathroomselfie #ryda

Una publicación compartida de Ayda Field Williams (@aydafieldwilliams) el

Sin embargo, la mayor sorpresa acerca de la velada en la que se conocieron la narró Williams, para desconcierto de la propia Ayda, que negó saber nada acerca de un detalle en particular. "Mi camello se acaba de marchar, yo me había acostado con ella y me había dejado con una bolsa de drogas", confesó el artista en la entrevista. "No tenía ni idea", manifestó Ayda, que también aseguró sentirse asombrada a día de hoy por no haberse dado cuenta entonces del problema que tenía Williams con las drogas.

Aquella noche del 2006, la pareja, no muy convencida de que aquello fuera a llegar a alguna parte, acudió a una fiesta, donde se sentaron a charlar en un sofá. El punto de inflexión llegó, según Ayda, con una especie de "electricidad": "Es como si Rob entendiera la fibra de mi ser". Sin embargo, todavía tendrían que salvar varios obstáculos antes de poder solidificar su romance. Y es que Williams cortó con Ayda en varias ocasiones por no haber podido superar una relación anterior, y fue, curiosamente, la actriz Cameron Díaz la que le ayudó a darse cuenta de que estaba verdaderamente enamorado de su actual mujer.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Ayda Field Williams (@aydafieldwilliams) el

"Me encontré con Cameron Díaz y Drew Barrymore en el Chateau Marmont", recordó Williams en su charla con el citado medio, "y yo empecé a hablar sobre esta persona con la que acababa de romper y estaba enumerando todas estas cosas brillantes sobre ella cuando Cameron dijo 'No creo que se haya acabado'". El cantante asegura que fue este comentario de la actriz el que le proporcionó la lucidez y le hizo irse directo a casa de Ayda.

Robbie Williams: hombre casado y con hijos 'a su pesar'

Desde entonces, la pareja se ha mostrado inquebrantable. Comparten tres hijos pequeños, prioridad absoluta de su día a día, y cuando Williams no está de gira, llevan una vida familiar tranquila y feliz. Algo que no deja de resultar paradójico con las promesas que el cantante se hacía a sí mismo hace más de una década, antes de conocer a su esposa: juró no casarse ni tener hijos.

Ver esta publicación en Instagram

Backstage ❤️

Una publicación compartida de Robbie Williams (@robbiewilliams) el

Explicando el por qué de estas promesas del pasado, ambas rotas a día de hoy, Williams dijo que por entonces disfrutaba estando soltero "porque no se fiaba de nadie", y con respecto a la posibilidad de la paternidad, manifestó con honestidad lo siguiente: "Tengo un largo historial de enfermedad mentales con depresión y agorafobia, así que tener hijos era para mí como si me fueran a pasar un ser humano que sostener cuando yo mismo me estaba ahogando". Por suerte, todas estas ideas y sensaciones ahora ya solo forman parte del pasado.