EEUU

El nuevo e irreconocible aspecto de Melanie Griffith

La exesposa de Antonio Banderas, muy aficionada a pasar por el quirófano, se ha dejado ver estos días con un rostro completamente distinto.

El nuevo e irreconocible aspecto de Melanie Griffith

Son muchos los famosos que aprovechan sus fortunas para invertir una cantidad considerable de dinero en cuidar su imagen, o incluso, remodelarla a su propio gusto y diseño. La lista de celebrities con debilidad por los retoques estéticos es larga, y el rostro de los que han apostado por operaciones importantes puede ir variando de manera muy visible a lo largo del tiempo.

 Melanie Griffith siempre ha sido conocida por pertenecer a este grupo de personajes públicos amantes del bisturí. La que fuera esposa de Antonio Banderas durante 18 años se ha sometido a una serie de fuertes transformaciones en los últimos años, y ahora, nuevamente, está llamando la atención por unas fotografías en las que luce realmente irreconocible.

La intérprete, de 62 años de edad, fue captada por las cámaras de los fotógrafos mientras paseaba tranquilamente por Beverly Hills, y su rostro dista mucho de parecerse al de sus últimas apariciones públicas. Las imágenes presentan a Griffith vestida de negro de arriba a abajo, llevando un elegante abrigo, con las uñas pintadas y mostrando una piel ligeramente enrojecida. Pero son sus labios y su nariz lo más llamativo de su aspecto, y lo que parece evidenciar que la artista ha decidido volver a hacer una visita al quirófano.

No es la primera vez a lo largo del último año que Griffith recaba atención por temas relativos a su apariencia física. A finales de octubre, la actriz desencadenó un pequeño revuelo en las redes sociales al publicar un selfie tomado ante el espejo de su vestidor, en el que aparece en ropa interior y presumiendo de una espectacular figura.

Al margen de su recurrencia a la cirugía estética, Griffith ha dejado muy claro el empeño que pone a día de hoy en cuidar su cuerpo y su salud, en contraste a su sonada época de juventud, marcada por los excesos y las adicciones. Actualmente, la intérprete sigue un programa de entrenamiento constante y una dieta estricta, responsables de su buena línea. Ahora, a todo ello hay que sumarle también la transformación facial de estos últimos días.