Televisión

Tamara Falcó, ganadora de 'MasterChef Celebrity' con Isabel Preysler de testigo

La concursante venció en la final a Félix Gómez ante la atenta mirada de su madre y de Mario Vargas Llosa y lo celebró con un beso a Jordi Cruz.

Tamara Falcó ganadora MasterChef Celebrity 4

Tamara Falcó se ha proclamado ganadora de 'MasterChef Celebrity 4' después de vencer en la gran final a Félix Gómez, que fue el primer concursante clasificado al imitar de excepcional manera dos creaciones de Jordi Cruz. En esa ocasión, Tamara fue la segunda en el escalafón y poco después arrasó en la prueba de exteriores, cumpliendo con los tiempos, con los ingredientes y brindando una gran experiencia para los 15 chefs con estrellas Michelín invitados al restaurante 'MasterChef' de Madrid, nuevamente emulando dos platos del chef de ABaC.

En el duelo final, la hija de Isabel Preysler volvió a demostrar su talento en los fogones y venció en la cuarta edición del formato para celebridades, que contó nuevamente con el prestigioso Joan Roca como chef invitado. Pero para grandes celebridades, el programa contó con la presencia de la propia Preysler, que desveló las ganas de estudiar gastronomía de su hija cuando llega a casa, y de Mario Vargas Llosa, ganador del Premio Nobel de Literatura.

La madre de Tamara dejó algunos momentos para el recuerdo preguntando quiénes son Los Chunguitos, llamando "facilón" a Boris por no aceptar las 'cobras' y aprobando la fingida relación que han protagonizado Jordi Cruz y la propia Tamara en esta edición. El chef aseguró que había sido invitado a la cena de Navidad e Isabel se mostró "encantada", describiendo poco después al catalán como "un cielo" y como un hombre "muy mono". Durante el comienzo del cocinado de su pequeña, mostró repetidamente su temor por si se cortaba un dedo manejando "todos esos cuchillos y con tanta fuerza".

El menú de Tamara para el duelo final

El menú ganador de Tamara Falcó fue un homenaje a varios miembros de su familia. Para su madre por su carácter exótico, el entrante: ensalada de gelatina de tomate con mango y flores, con un ramillete que pretendía transportar a los comensales al jardín de Isabel Preysler. El plato principal, para su padre y para Toledo utilizando la caza: pichón a baja temperatura con trufa, aire de cacao y multiesférico de maíz, un conjunto de elaboraciones que dio como resultado un plato impecable, uno de los que según Pepe Rodríguez podría estar "en cualquier restaurante de este país porque es un 10".

Y con el postre se acordó de su abuela, la madre de Isabel, que tiene 96 años y que no pudo asistir a la final. "Es una mujer muy bella por fuera, pero sobre todo por dentro", afirmó. Así, hizo una reinterpretación de una de sus tartas de melocotón con un gran atractivo visual, con un fino algodón de azúcar desapareciendo poco a poco para mostrar el alma del plato y reflejar la opinión que tiene sobre su abuela. Este menú la consagró como campeona de 'MasterChef Celebrity 4', un triunfo que celebró con un beso a Jordi Cruz y con 75.000 euros de premio destinados a 'Mensajeros de la Paz' del Padre Ángel.

Vicky Martín Berrocal y Boris Izaguirre completaron la final

La segunda oportunidad que tuvo el escritor y presentador en las cocinas de 'MasterChef' la ha aprovechado de la mejor manera, aunque en la final no ofreció su mejor versión. En la primera de las pruebas estuvo totalmente perdido y, a pesar de que presentó un plato más que aceptable, ocupó el último puesto entre los cuatro concursantes. Más tarde, ya en la prueba de exteriores, ofreció un ambiente inigualable en la cocina, cantando canciones de Julio Iglesias y comentando todas las jugadas que se estaban dando en el lugar. Finalmente, los jueces optaron por darle un más que merecido cuarto puesto en el concurso.

Por su parte, Vicky Martín Berrocal ha demostrado continuamente un carácter luchador y unas ganas incansables de demostrar su valía para la cocina. A pesar de tener algunos desencuentros con algunos concursantes en los primeros programas, la diseñadora ha seguido caminando en el concurso y ganándose el respeto de jueces y compañeros hasta quedarse a las puertas del duelo final. Trabajo y talento para alcanzar el podio.