Confesiones

Bertín Osborne se sincera: sus tragedias personales, un sambenito, su juventud...

El popular presentador y cantante ha concedido una entrevista en la que habla sin tapujos de su pasado y de sus experiencias laborales.

Bertín Osborne se sincera: sus tragedias personales, un sambenito, su juventud...
Cristina Paredes GTRES

Bertín Osborne (64) es uno de los rostros más famosos de la televisión desde hace décadas, gracias en gran medida a su arte como cantante y a ese carácter extrovertido en el que aboga por no callarse nada. Ahora triunfa en Telecinco con 'Mi casa es la tuya', el programa en el que entrevista a famosos mientras disfruta cocinando junto a ellos bien en su domicilio o las mansiones de sus invitados.

El presentador ha concedido una sorprendente entrevista para El País, sorprendente puesto que no suele hacer demasiadas en los últimos años: "A mí me divierten las entrevistas. Pero ahora me llaman siete veces por semana y para no quedar mal, prefiero no hacerlas. Por sistema", confiesa antes de añadir que lo que puedan decir de él en las redes sociales a raíz de sus declaraciones "me la sopla". "Creo que yo tengo redes sociales y me lo llevan en la oficina", añade.

La juventud de Bertín: "Disfrutón más que vividor"

Bertín Osborne siempre ha tenido fama de disfrutar de la vida, aunque él considera que siempre lo ha hecho "dentro de un orden" y se describe como "diurno" más que nocturno. El punto de inflexión lo sitúa en los 14 años, momento en el que empezó a ver cosas que su mente de niño todavía no hacía. "Un cachondo. Hasta los 14 años lo hacía todo muy bien. Pero descubrí la vida. Siempre he sido ordenado. El deporte me ha salvado. Mi padre me obligaba a jugar al tenis, pero a mí me gustaba más el fútbol. Ahora juego al pádel. Es lo que me queda", asegura, aunque no oculta haber sido un vividor. "Lo he sido durante bastantes años, pero dentro de un orden. No me verás en una discoteca a las tres de la mañana. Bueno, menos en Miami en los noventa. Ahí estaba desbocao. Dentro de un orden...", explica.

"Yo soy diurno. Hay horas para todo. Soy disfrutón más que vividor. Como mi padre", continúa. Precisamente de su progenitor destacó su exigencia: "Una persona muy estricta. Me dio buena educación y poco dinero, que es lo que tienen que hacer los padres. Una vez me hicieron un test y di coeficiente alto, así que dijo: 'Con arreglo a esto, te voy a exigir'. Si sacaba menos de un siete, castigo. Salía solo para entrenar. Cuando me liberé de aquello, me convertí en una especie de salvaje", detalla.

Su experiencia en Rumasa y su música

A los 19 años de edad, Bertín comenzó a trabajar en Rumasa: "Cuatro años con José María Ruiz Mateos como ejecutivo de exportación. Vendía vino en Europa. Lo disfruté muchísimo y acabé dominando tres idiomas", explica. "Aprendí a vender cosas. Ahora vendo discos, antes mucho vino. Montaba tinglados muy divertidos. Antes, compraba voluntades. Montaba circos y no me arrepiento de nada. Me hice un nombre y todo, te lo juro. Me llamaban Osborne black bull. Ruiz Mateos me puso de ejemplo muchas veces: 'Aprended de este niño', decía".

Más tarde comenzó su carrera en la música, donde tuvo un éxito abrumador pero donde confiesa no sentirse del todo cómodo. "Tenía que salir con traje y corbata cuando no me las había puesto en la puta vida. Y muy repeinado. Hacía country y rock con mis amigos, hasta que me puse a cantar 'Amor mediterráneo' y 'Buenas noches, señora'. Me sigo sin sentir cómodo. Es un sambenito", explica.

"Tragedias personales hemos tenido muchas en casa"

Pero en su vida, Bertín ha vivido las mieles del éxito pero también ha tenido que enfrentarse a numerosas tragedias personales, como él mismo las denomina. Y es que ya con 21 años vio cómo moría su hijo en sus brazos al mes de nacer. "La primera camada me cogió muy jovencito y fue muy difícil de llevar. No los vi crecer a los tres primeros hijos que tuve con Sandra Figueroa. Tenía 21 años cuando nació mi primer hijo, que murió, con un mes. Se me fue en brazos. Tenía una malformación en el hígado. Eran las tres de la mañana, me dijeron que no salía, lo cogí y se murió. Tragedias personales hemos vivido muchas en mi casa. Mi madre y mi primera esposa también murieron muy jóvenes", explica.

Más tarde se enamoró de Fabiola, con la que ha tenido dos hijos Uno de ellos, Kike, nació prematuro y con una grave lesión cerebral por Listeria. Con tan solo 12 años se ha enfrentado a numerosas operaciones, varias de ellas a vida o muerte. Por otro lado, en 2014, Bertín volvió a perder un bebé al poco tiempo de nacer, en este caso su nieta Leticia, que murió tras nacer prematuramente junto a su hermana melliza, Sandra, que sobrevivió pese a pesar 650 gramos.

Los invitados que espera para 'Mi casa es la tuya'

"Me llegaron a proponer entrevistar a Maduro. Es al único que no he querido. Mi manera de hacer el programa es amable, y eso iba a ser muy duro para ambos. Más que no invitar, tengo la espinita clavada de quienes todavía no han venido. Felipe González, por ejemplo. Si se presentara, lo votaría. O Arturo Pérez Reverte: me parece un crack. Lo vamos a traer", desvela.