TENIS

El reloj de la suerte de Nadal que lleva por consejo del rey y cuesta 800.000 euros

El tenista balear comenzó a portar en su muñeca relojes de la firma Richard Mille en 2010 y ahora luce uno con los colores de la bandera de España.

El reloj de la suerte de Nadal que lleva por consejo del rey y cuesta 800.000 euros

Rafa Nadal agrandó su leyenda el pasado mes de junio con un nuevo triunfo sobre la arcilla de la pista Philippe Chatrier de París. El tenista balear levantó su duodécimo Roland Garros y aumentó su cuenta a 18 Grand Slams, a tan solo dos de Roger Federer que es la raqueta más laureada de la historia en cuanto a torneos de semejante prestigio se refiere. Nadal lo hizo con un exclusivo complemento en su muñeca, un reloj que destaca por su ligereza y que comenzó a llevar en el año 2010 aconsejado por el rey Juan Carlos I. En Wimbledon también está utilizando la exclusiva pieza de relojería que llama la atención a todo el mundo.

El de Manacor es un hombre de costumbres, una persona que incluso podríamos tildar de maniática si vemos su comportamiento en la pista. El ritual antes de sacar, su empeño por no pisar las líneas blancas en los descansos o ese afán por mantener las botellas perfectamente alineadas, como si esos pequeños detalles pudieran acabar contribuyendo a una de sus múltiples victorias. Por eso hace nueve años sorprendió que pudiera situar durante los torneos un reloj en su muñeca derecha, una parte de su cuerpo con mucha carga de trabajo en cada encuentro dado que golpea el revés a dos manos.

Ver esta publicación en Instagram

Our friend and partner @rafaelnadal back in action and getting fired up for the Australian Open #Nadal #Richardmille Photos by Getty Images

Una publicación compartida de Richard Mille (@richardmilleofficial) el

La firma Richard Mille le propuso en 2010 la posibilidad de que luciera uno de sus relojes, y tras un tiempo de meditación, decidió aceptar la oferta no sin antes insistir en que debía ser muy ligero para que no pudiera molestarle en ningún momento. Sin embargo, según apunta la web especializada Quill&Pad, lo que realmente convenció al tenista fue el consejo del rey Juan Carlos I, reconocido coleccionista de relojes y apasionado de las creaciones de Richard Mille.

Un reloj que volvió a auparle en París y ahora lo lleva en Wimbledon

En Roland Garros 2010, Nadal estrenó el Tourbillon RM 027 en color negro y volvió a alzarse con la victoria después de haber sufrido su primera derrota el año anterior a manos del sueco Robin Söderling, que caería posteriormente en la final ante Federer. Desde ese instante, lo ha llevado siempre en su muñeca cambiando los tonos y apostando por el azul, por el naranja, o como ahora, por los colores de la bandera de España.

El nuevo modelo es el RM 27-03, una obra de arte que además de poseer una increíble ligereza, es capaz de soportar impactos de 10.000 G, lo que lo convierte en un reloj prácticamente indestructible. Además de los colores, Nadal también se ve reflejado en la parte principal de la pieza, donde los dos puentes de titanio que protegen la fina y precisa maquinaria se asemejan a los cuernos de un toro, similar al logo que en su día creó Nike para el tenista español. La evolución de los materiales o incluso del carácter ultradeportivo del reloj, hacen que su precio haya ascendido desde que comenzara a usar el primero de los modelos allá por 2010.

Así, la pieza que portó Nadal en la final contra Dominic Thiem y en Wimbledon contra Kyrgios tiene un valor de 800.000 euros, complementado además por su exclusividad, puesto que únicamente se han realizado 50 copias de la edición Rafael Nadal del modelo RM 27-03 Tourbillon.

Le robaron un Richard Mille de 300.000 euros

Una pieza de lujo como esta es un manjar para aquellos que buscan ganar dinero de manera ilegal. Y el tenista de Manacor sufrió un sonado robo durante su participación en Roland Garros 2012, cuando le sustrajeron de la habitación de su hotel Meliá Royal Alma de París uno de sus relojes de la mesilla con un valor de 300.000 euros. Poco antes del robo, Nadal había conseguido levantar su séptimo título de Roland Garros y no fue hasta el martes cuando denunció su desaparición. Finalmente, la policía encontró la pieza oculta entre la hierba en una vía férrea y descubrieron que había sido robado por un empleado del hotel.