Mi casa es la tuya

Jorge Javier Vázquez, sobre su ictus: "Nunca pensé que había llegado mi momento"

Jorge Javier Vázquez, sobre su ictus: "Nunca pensé que había llegado mi momento"

El presentador ha detallado en 'Mi casa es la tuya' con Bertín Osborne cómo vivió los difíciles momentos cuando sufrió un ictus y tuvo que ser intervenido.

Jorge Javier Vázquez ha recibido la visita de Bertín Osborne para iniciar una nueva temporada de 'Mi casa es la tuya'. Ambos ya conversaron hace apenas unos meses, pero los difíciles momentos que ha vivido el presentador tras sufrir un ictus, han precipitado un nuevo encuentro para que pueda detallar y explicar cómo se enfrentó al diagnóstico y a la necesaria intervención de urgencia a la que fue sometido.

"Te veo fenomenal, pensé que te vería más desmejorado", comenzó diciendo Bertín para iniciar la entrevista. "Cuando la gente me venía a ver al hospital se pensaban que me verían con el pelo rapado, con costras en el cuello, tumbado en la cama... Pero no, no me enteré de nada, todo fue muy rápido", desveló el presentador antes de entrar en más detalles.

El presentador volvió a explicar que se desmayó en Marrakech y que estuvo varios días con fuertes dolores de cabeza, incluso presentó una gala de 'Gran Hermano' sin apenas poder levantarse del dolor. Fue entonces cuando fue al médico, recordando las declaraciones de David Delfín cuando aseguró de igual manera que sentía dolores muy intensos poco tiempo antes de morir.

El primer fin de semana en el hospital estuvo relajado, puesto que los analgésicos ocultaron las molestias y pensó que no iría más allá. Sin embargo, las pruebas dejaron claro que tenía una mancha en el cerebro y en primer lugar le tendrían que hacer un cateterismo. "Cuando vino el enfermero y me dijo que tenía que afeitarme mis partes íntimas, dije: 'bueno, esto ya empieza a ser un poco raro", comentó sonriente. "Aproveché para hacer el testamento, a favor de mi ex por cierto, que en el anterior no lo tenía incluido", añadió, poniendo un poco de humor tras superar el peor momento de su vida.

"Empecé a escuchar 'grave', 'importante', no sé, creo que incluso llegué a escuchar la palabra 'morir", detalla Jorge Javier sobre los momentos de la intervención. Y es que la sedación no era completa y pudo observar muchos detalles. "Les veía las caras a los médicos y eran un poema. Los veía intranquilos... Yo me quedé en shock", añadió.

Aún así y a pesar del riesgo que tenía su enfermedad, "nunca tuve sensación de peligro, nunca tuve la sensación de que había llegado mi momento. Fue todo un cúmulo de situaciones que podría haber sido terrible. Hice todo lo que está contraindiciado después de un ictus", confesó en un tono con menos broma.