UN VUELO MUY AGITADO

Jason Momoa pasa un mal trago sobre los aires porque su avión "quería incendiarse"

Jason Momoa pasa un mal trago sobre los aires porque su avión "quería incendiarse"

Getty Images

El jet de 'Aquaman' se vio forzado a aterrizar de emergencia por una avería de motor, aunque al final todo ha quedado en un susto.

Muchas de las celebrities de Hollywood están más que acostumbradas a moverse por el vasto territorio de los Estados Unidos echando mano de los aviones privados o sus propios jets particulares, que sus inmensas fortunas se pueden permitir. Sin embargo, parece que este tipo de vehículo tiene por costumbre dar de vez en cuando un susto a sus viajeros. Y es que si hace solo tres semanas se desvelaba el percance que obligó a interrumpir el vuelo que Courtney Cox, Jennifer Aniston y otras amigas estaban haciendo con destino a México, esta vez ha sido el turno de Jason Momoa.

El actor de 'Juego de Tronos' tenía ayer planeada una jornada de grabación en Phoenix, pero lo que para el hawaiano iba a ser un día más de trabajo se vio truncado por un inicidente aéreo que le retrasó toda su planificación. Como ha informado el portal de noticias TMZ, el avión de negocios en el que viajaba Momoa junto al resto de su equipo se vio obligado a realizar un aterrizaje forzoso en Palm Springs, a mitad de trayecto, ante la amenaza de que parte del mecanismo se prendiera en llamas.

El episodio debió suponer un buen susto para los que se encontraban a bordo, a pesar de que la toma de tierra se realizara sin problemas. El departamento de bomberos más cercano llegó incluso a mandar refuerzos para que se examinara el aparto, aunque finalmente no fue necesaria ninguna intervención, y el actor y su grupo pudieron tomar otra aeronave en poco tiempo para continuar su viaje a Nevada.

Las redes han servido a Momoa para documentar con meticulosidad los momentos posteriores al sobresalto. En varios stories publicados en su cuenta de Instagram, el intérprete ha relatado lo sucedido explicando que "llevamos un pequeño retraso porque el avión quería incendiarse", además de postear otra serie de vídeos en la pista en los que podían verse a los servicios de emergencia.

Afortunadamente, todo ha quedado en anécdota. El propio actor compartió más tarde con sus seguidores una serie de divertidos momentos en el taller de motos al que consiguió llegar al fin en Nevada, escribiendo en su perfil lo siguiente: "El mundo sabe que estamos a salvo y felices", añadiendo luego con humor que "la escoria y los salvajes no deberían subirse a los aviones privados".

Los propios bomberos de Palm Spring han acabado también encantados por su oportunidad de conocer a la estrella, como han dejado patente en su cuenta de Instagram, donde han subido una instantánea en la que aparece uno de ellos posando sonriente junto al actor.