SU OTRA PASIÓN

Özil revela que llegó a dejar el fútbol por el ping pong

Özil revela que llegó a dejar el fútbol por el ping pong

INSTAGRAM

El futbolista alemán del Arsenal confiesa que el deporte de mesa le llevó a abandonar la carrera futbolística.

La Copa del Mundo de 2014 podría no haber contado con Mesut Özil (30) como uno de sus ganadores. El jugador alemán también podría no haber pisado nunca el Santiago Bernabéu ni haber vivido en Londres defendiendo la camiseta del Arsenal. Y es que Özil llegó a dejar el fútbol por su otra pasión deportiva: el ping pong.

En una entrevista concedida al Arsenal, el futbolista alemán que del 2010 al 2014 jugó en las filas del Real Madrid, ha confesado que durante un tiempo su interés por el tenis mesa fue tal que tuvo que elegir por uno de los dos deportes y se decantó por la raqueta. "También fui bueno en el tenis mesa, jugué en la escuela cuando tenía 11 o 12 años", ha explicado Özil.

Ver esta publicación en Instagram

Hayy dır Allah, Hakk dır Allah🇹🇷 🇧🇦 @dirilisdizisi #istanbul

Una publicación compartida de Mesut Özil (@m10_official) el

El centrocampista ofensivo ha explicado que fue entonces cuando llegó a dejar el fútbol "durante tres meses" y llegó a finiquitar su carrera futbolística, entonces en desarrollo. "Estaba en el equipo de la escuela y vencí a todos los jugadores en mi primer torneo", ha contado el alemán que saltó a la fama en el mundo del fútbol vistiendo la camiseta del Werder Bremen.

El futbolista ha relatado que más tarde le llegó otro partido importante en su breve carrera como promesa del tenis mesa: "Luego tuve que jugar contra el entrenador. Era realmente bueno así que me ganó pero lo disfruté realmente". Tras ese periodo de tres meses, Özil se dio cuenta de su error: "Pensé que no era lo que quería hacer con mi futuro; me hacía mucha falta el fútbol".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Mesut Özil (@m10_official) el

Aunque el jugador formado en las filas del Schalke 04 llegó a abandonar el deporte rey por el tenis mesa, lo cierto es que no se trató de un desencanto o pérdida de interés por el fútbol, más bien de una pasión por la pequeña raqueta. "No diría que me desenamoré del fútbol, es que en aquel momento me estaba divirtiendo más con el ping pong", ha relatado Özil, afirmando que tras ese periodo se dio cuenta de que quería volver a jugar al fútbol.