CUIDA SU SALUD

Alex Ferguson, obligado a dejar su gran placer tras su hemorragia cerebral

El legendario entrenador escocés sigue su proceso de recuperación y ha abandonado el vino, una de sus grandes pasiones.

Alex Ferguson en un vídeo del Manchester United.
MANCHESTER UNITED

Alex Ferguson ha tenido siempre el fútbol como profesión además de como pasión, pero su gran placer ha sido el vino. El legendario entrenador escocés ha sido durante toda su vida un gran amante del caldo y cuenta con una espectacular colección que supera las 800 botellas pero de la que ha tenido que renunciar, al menos a beberla.

Tal y como cuenta el diario británico The Sun, Ferguson no ha probado ni una gota de vino desde que fuese operado de la hemorragia cerebral que sufrió a principios de mayo y que le ha tenido en recuperación durante los últimos meses. Según la cabecera, los amigos del exentrenador corroboraron que no bebió vino ni una sola vez tras una visita realizada al sur de Francia, donde se encuentra de vacaciones.

Ver esta publicación en Instagram

Sir Alex ❤️

Una publicación compartida de Sir Alex Ferguson Page (@siralexferguson26) el

"Bebía agua cada vez que nos visitaba, ni una sola gota de vino llegó a tocar sus labios", comentó al diario un camarero del La Mare Germaine, un restaurante situado cerca de Niza. "Ama sus vinos pero ha dejado de beber de momento. No es tan bueno para nosotros pero su salud debe ser lo primero", comentó uno de sus amigos, que afirmó que alzarán el vaso "cuando sienta que está preparado para volver al rojo", en referencia tanto al vino como al Manchester United. Cabe recordar que Ferguson vendió en 2014 parte de su colección por más de 2,6 millones de euros.

Ferguson, uno de los pilares del exitoso United de las últimas décadas, es precisamente muy recordado en estos días en los que el equipo hoy entrenado por Jose Mourinho no levanta cabeza. En el octavo puesto de la Premier League y a siete puntos del liderato, la figura de Ferguson emerge en el recuerdo de los aficionados seis años después de que dijera su adiós a los banquillos.