CINE

Las críticas se ceban con Bright, la apuesta de Netflix para esta Navidad


Afirman que Luisito Comunica engañó a su novia 'La Chule'

Will Smith en un fotograma de Bright.
NETFLIX

Netflix estrena mañana Bright, su gran apuesta cinematográfica para estas navidades. La película, dirigida por David Ayer (Escuadrón suicida) y protagonizada por Will Smith, Joel Edgerton y Noomi Rapace, se presenta como el intento de Netflix por contar en su parrilla con una cinta de palomitas. Ciencia ficción, cine para toda la familia y un reparto de lujo no han evitado para que la crítica se cebe con Bright.

Las críticas no han mostrado tibieza a la hora de criticar la cinta de Ayer. Rotten Tomatoes, la web por excelencia a la hora de medir críticas, ha calificado a Bright con un 28%, con una media de 3,4 puntos sobre 10. Antes de su llegada a la plataforma, Metacritic establece un 28 sobre 100 la calidad de la cinta y la gran mayoría de los medios estadounidenses han sido muy críticos con la última película que protagoniza Will Smith.

John DeFore, de The Hollywood Reporter, ha calificado a la que es la película más costosa de Netflix -se estima un presupuesto de 90 millones de dólares- como un producto "bastante vergonzoso" que no llega a superar a "la abominable Escuadrón Suicida", también dirigida por Ayer. David Ehrlich, de IndieWire, ha sido aún más contundente: "hay cosas aburridas, malas y luego está Bright", de la que dice que es "tremendamente horrible" y asegurando que su llegada plantea la idea de que "año tan castigado como 2017 ha guardado lo peor para el final".

A la espera de una franquicia

Pese a lo mal recibida que ha sido, Bright espera una segunda parte. Antes de la llegada de la cinta a la plataforma, Netflix ha confirmado que la cinta de David Ayer tendrá una continuación. La idea de convertir el mundo de fábula en el que conviven humanos con elfos, orcos y otras criaturas en una franquicia parece todo un riesgo teniendo en cuenta las críticas que han llovido poco antes del estreno de una cinta que es, según Todd Gilchrist de The Wrap "sorprendentemente mala en prácticamente todos los sentidos".

"El resultado es otro desastre de género que sólo impresiona por la arrogancia con la que sus cineastas presumen de que el público querrá que se amplíe a una franquicia", ha explicado Gilchrist, de acuerdo con la sentencia de DeFore, que habla de "un potencial como franquicia ridículamente pequeño".