¿Te afecta la astenia primaveral? Mitos y realidades

PRIMAVERA

¿Te afecta la astenia primaveral? Mitos y realidades

¿Te afecta la astenia primaveral? Mitos y realidades

El lunes 20 de marzo a las 11:20 de la mañana llegaba la primavera y con ella las alergias y la conocida astenia primaveral.

La famosa patología que nos acompaña todos los años por estas fechas está siempre rodeada de bastantes mitos y, como no, alguna que otra realidad.

¿Es una enfermedad?

En algunas épocas del año muchas personas se notan más cansadas y con signos de debilidad. Si bien es cierto que existen la astenia primaveral y otoñal, no son enfermedades.

La astenia es un síntoma que únicamente se considera enfermedad si se produce de forma prolongada en el tiempo dando lugar a lo que se conoce como síndrome de fatiga crónica.

Los síntomas que notamos en esta época del año vienen ocasionados por factores como el cambio de horario, las modificaciones en la luz o los cambios de temperatura.

Tratamiento

Si bien muchos optan por esperar a que pasen los efectos de la primavera, hay quien prefiere tomar jalea real o complejos vitamínicos.

Si eres de los segundos, recuerda que incluso las vitaminas deben tomarse bajo prescripción médica, especialmente las liposolubles (A, D, E,K), por el riesgo de que sean acumuladas por el organismo.

Aunque también es recomendable que las prescriba un médico, las vitaminas, como la C o las del grupo B, no causan toxicidad ya que pueden ser eliminadas por la orina.

En el caso dela jalea real no existe evidencia científica alguna de las propiedades que se le atribuyen, en cuanto a vitalidad física e intelectual, por lo que no está claro que mejore los síntomas de la astenia.

Los expertos recomiendan una dieta sana y ejercicio frecuente para contrarrestar los síntomas primaverales.

Cambio de hora

El próximo cambio de horario de verano llega el día 26 de marzo y dormiremos una hora menos.

Los cambios de luz desde y el desajuste horario trastocan nuestro reloj biológico y nuestros patrones de sueño.

Con estas alteraciones en nuestra rutina y la subida de las temperaturas el organismo también presenta el cansancio y la debilidad propios de la astenia.

0 Comentarios

Normas Mostrar