ENTREVISTA

El cantante de 'Gangnam Style' confiesa que es alcohólico

Tras triunfar en 2012 en las pistas de baile de todo el mundo, la fama acabó pasando factura al artista que ha caído en el olvido

El cantante de 'Gangnam Style' confiesa que es alcoholico

El coreano Park Jae Sang, más conocido como Psy, que saltó a la fama en 2012 con su éxito Gangnam Style, ha confesado públicamente que es alcohólico. El cantante de 38 años que logró más de dos mil millones de visitas con su canción.

Tras triunfar en las pistas de baile de todo el mundo, la fama acabó aplastando al artista que ha caído en el olvido y sufre una adicción al alcohol: “Si estoy feliz, bebo, si estoy triste, bebo. Si está lloviendo, bebo, si hay sol, bebo. Si hace calor, bebo, si hace frío, bebo”, confesaba en una entrevista al Sunday Times.

La presión de la fama

Apartado de su familia y amigos por la presión constante a la que se vio sometido, el artista de K-pop (estilo proveniente de Corea del Sur) llegó a visitar 20 países en un año e incluso actuó con artistas de fama internacional, como Madonna: “Viajaba cada tres días, participé en grandes conciertos y eventos, visité más de 20 países. Todos esos compromisos me han obligado a alejarme de mi mujer y mis hijas”.

El estrés de ser el mejor y enorgullecer a su familia le jugaron una mala pasada. Según él mismo explica en la entrevista su padre no estaba conforme con la profesión que había elegido: “Mi padre no entendía mis intereses y me pegaba. Esperaba que me dedicara al área académica y no lo hice”.

Según explica Entertainment Weekly, ya en el año 2014, el coreano ya reflejaba en su música sus problemas con la bebida en el tema Hangover, que interpretaba junto a Snoop Dogg.

Al aparecer, hace unos meses, tras el último hit de Pikotaro-Ppap, Pen-Pineapple-Apple-Pen, muchos comenzaron a preguntarse qué habría sido de Psy y era cuando el artista daba la cara para contar su historia.

Yang Hyun-suk, amigo y productor de Park Jae Sang, aseguró que el coreano necesitaba “paz” para recuperarse porque estaba pasando por una mala época, pero el artista siguió intentando triunfar con nuevas canciones, al no conseguirlo se hundió aún más.

Su último tema “Daddy” lleva 200 millones de visitas en YouTube en un año, una cifra muy alejada de los 2.000 millones que consiguió con Gangnam Style, y aunque sigue dando algunos conciertos, su sueño es volver a ser la gran estrella que un día conquistó todas las listas de éxitos.