LO CONFIESA

Jennifer Lawrence casi mató a una persona por su trasero

La actriz mejor pagada del 2016 explicó una anécdota que se toma con humor, pero que podría haber costado una vida del equipo

Actualizado a
Jennifer Lawrence presenta The Passengers en Berlín

Jennifer Lawrence es, además de la actriz mejor pagada del mundo según la revista Forbes, la estrella de Hollywood más natural y cercana cuando hace entrevistas televisivas. Y con esa naturalidad contó una anécdota de rodaje que podría haber acabado en grave tragedia.

La intérprete se encuentra en plena promoción de su nueva película 'The Passengers', y precisamente por esa campaña acudió al programa de la BBC británica 'The Grahan Norton Show' junto a su compañero Chris Pratt. Fue ahí donde reveló que las ganas de rascarse el trasero estuvieron a punto de matar a una persona.

El culo casi-asesino de Jennifer Lawrence

Todo ocurrió durante el rodaje de la película 'Los Juegos del hambre: en llamas' en Hawai. Para su personaje, tenía que vestir cada día y durante muchas horas un ajustado traje de neopreno que en ocasiones le producía picores.

Uno de esos días, el picor inaguantable le entró precisamente en el trasero, y a la actriz no se le ocurrió mejor forma de aliviarse que como si fuera Baloo en 'El libro de la selva': frotándose con una roca. El problema es que eso en Hawai es peligroso.

"En Hawái tienen una especie de 'rocas sagradas' y se supone que tú no puedes tener contacto con ellas, mucho menos sentarte sobre ellas porque no pueden estar en contacto con tus genitales. Pero la verdad es que servían para rascarme el trasero", comenzó contando ella misma.

"Yo soy tu maldición"

El "pecado" de Jennifer Lawrence no fue arrascarse con una roca sagrada, sino que casi acaba en tragedia: "Una de las rocas con las que me estaba rascando se desprendió y rodó montaña abajo y casi mata al encargado de sonido. La piedra gigante destruyó el puesto dónde él estaba".

Por suerte, el técnico no sufrió ni un rasguño, aunque todos los materiales quedaron destruidos. El punto cómico llegó cuando los hawaianos allí presentes, al tratarse de rocas sagradas, se lo tomaron muy en serio: "Fue dramático, todos los hawaianos decían: '¡Oh Dios mío, es la maldición!'", relata la actriz.

A continuación, y a sonoras carcajadas en el plató de 'The Grahan Norton Show', Jennifer Lawrence acabó la anécdota explicando lo que ella les respondía: "Yo le grité: 'Yo soy tu maldición. La desprendí con el culo'".

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?