NUEVO ESTUDIO

Ver porno duplica el número de divorcios

Una investigación ha revelado que las personas que consumen pornografía en un punto intermedio de su matrimonio tienen el doble de posibilidades de separarse.

Ver porno duplica el número de divorcios

Hay un dicho sobre internet que dice: “Si existe, es porque hay porno en él”. Obviamente es una exageración pero de lo que no hay duda es de que hombres y mujeres han consumido mucha más pornografía desde que llegó la era digital. Ahora, un nuevo estudio ha revelado que las personas que lo hacen en una fase intermedia del matrimonio tienen el doble de posibilidades de divorciarse de las las que no.

La investigación ha sido llevada a cabo por un equipo de la Universidad de Oklahoma y ha sido recientemente presentada en la reunión anual de la American Sociological Association. Para realizarla, los expertos han analizado los datos de la Encuesta Social General del año 2006 al 2014 que recoge las opiniones de miles de estadounidense sobre un amplio abanico de temas. Gracias a que la muestra de esta encuesta no varía, los investigadores pudieron hacer un seguimiento de cómo sus actitudes, comportamientos y estilos de vida cambiaban con el tiempo a lo largo de tres encuestas (2006-2010, 2008-2012 y 2010-2014).

Para medir el consumo de la pornografía, se preguntó a 5.698 encuestados si habían visto una película porno en el último año. 1.681 personas respondieron afirmativamente y 373 señalaron que lo habían hecho por primera vez durante el periodo de la encuesta.

El análisis concluyó que las personas que comenzaron a ver porno eran más propensas a divorciarse de sus parejas durante el tiempo de seguimiento del estudio. Sus posibilidades son casi el doble en el caso de los hombres, crecen del 6 al 11%, y casi el triple en el de las mujeres, del 6 al 16%. Eso sí, cuando las mujeres dejaban de ver pornografía, sus tasas de divorcio caían del 18% al 6%, una cifra considerablemente mayor que entre los hombres.

“Nuestro estudio sugiere que consumir pornografía, bajo ciertas condiciones sociales, puede causar efectos negativos en la estabilidad matrimonial”, explica el autor principal de la investigación, Samuel Perry.