NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

TENIS | MASTERS 1.000 PARÍS

Medvedev pierde tras explotar con el público de París: “No voy a jugar si siguen pitando”

El tenista ruso se quejó porque el público le pitó por tirar una raqueta al suelo en el segundo set en un partido en el que acabó perdiendo ante el búlgaro Grigor Dimitrov.

Actualizado a
Medvedev pierde tras explotar con el público de París: “No voy a jugar si siguen pitando”

Daniil Medvedev volvió a sacar su versión más extravagante y furiosa con el público durante su partido de segunda ronda ante Grigor Dimitrov en el Masters 1.000 de París, donde Medvedev, tercer favorito al título, se despidió del torneo tras caer por 6-3, 6-7 (4) y 7-6 (2) después de una batalla de dos horas y 54 minutos repleta de gran tenis pero a la vez de momentos de mucha tensión.

Un Medvedev al que se le puso el partido muy cuesta arriba desde el inicio, ya que perdió su primer saque y eso le permitió a Dimitrov, infalible con su servicio, tener 3-0 a favor. Medvedev logró recuperar el break perdido para poner el 3-2 pero en el juego siguiente Dimitrov volvió a romper para coger una distancia que supo conservar para cerrar la primera manga por 6-3.

En el segundo set tanto Medvedev como Dimitrov se mostraron intratables al servicio hasta que, en el sexto juego el ruso rompió el saque del búlgaro y consolidó para ponerse con 2-5 a favor. Sin embargo, Medvedev no logró cerrar el set al saque con 3-5 a favor y tampoco al resto con 4-5, desperdiciando las dos bolas de set que tuvo, y provocando que el ruso estrellase su raqueta contra el suelo al término de ese juego.

Un gesto que el público de París le reprendió al ruso antes de sacar tras el 5-5 y que provocó que Medvedev, furioso, le dijese al árbitro que no estaba dispuesto a jugar si no paraban los silbidos. “Están pitando, no voy a jugar cuando estén pitando. Son estúpidos, siguen pitando cuando juego y no les he hecho nada para que me piten”, manifestó el ruso. Medvedev tampoco aprovechó otras cuatro bolas de set con 5-6 y la manga se terminó decidiendo en un tie-break en el que Medvedev, esta vez sí, no falló, para llevar el partido al tercer y definitivo set.

En la tercera manga Medvedev logró salvar las dos primeras bolas de break que tuvo Dimitrov pero en el sexto juego el ruso perdió su saque y eso le permitió a Dimitrov tener saque para cerrar con 5-3, ganando puntos en los que Medvedev legó a jugar con una raqueta rota. Sin embargo, ahí apareció el Medvedev más luchador, que llegó a salvar cuatro bolas de partido y una de ellas tras un largo intercambio de hasta 47 golpes. El ruso salvó otras dos bolas de partido de Dimitrov en el duodécimo juego y logró forzar un tie-break en el que el búlgaro fue una auténtica apisonadora y que cerró el set y el partido por 7-6 (7-2 en el desempate).

La furia de Medvedev no cesó con el final del partido, ya que de camino a los vestuarios el ruso le dedicó una peineta al público de París a la que el ruso le quitó importancia con sarcasmo. ¿Una peineta? Qué va, es que me miro las uñas así. ¿Cómo le iba a hacer esto al fantástico público de París? Tengo muchos amigos franceses y no parece que les guste mucho este torneo. Tal vez haya una razón”, manifestó en declaraciones recogidas por Quentin Moynet.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.