TENIS | ANDALUCÍA OPEN

Borg-Santana: la historia del reencuentro de leyendas y directores del Puente Romano

Borg y Santana estuvieron juntos en las jornada inaugural del Andalucía Open. El sueco fue el primer director del Club y se casó allí en 1980. El español tomó el relevó en 1983

Marbella
Borg-Santana: la historia de reencuentro de leyendas y directores del Puente Romano
Andalucía es Deporte

Bjorn Borg y Manolo Santana, dos grandes leyendas del tenis mundial, se han reencontrado este año en un escenario que significó mucho para los dos y del que ambos fueron directores en su primera época, el Club Puente Romano de Marbella. El lunes, ambos asistieron a la jornada inaugural del cuadro principal del AnyTech365 Andalucía Open, y se fotografiaron juntos. Un lujo en un recinto que significó mucho para ambos.

Borg se casó allí con Mariana Simionescu en 1980, un año después de la inauguración, cuando pasó a ser el director antes de que en 1983 Santana le tomara el relevó para encargarse del Club hasta 1988. El sueco de 64 años ha acompañado en Marbella a su hijo Leo, fruto de su tercer matrimonio, con Patricia Östfeldt, que con 18 años intenta abrirse paso en el circuito, aunque en la localidad malagueña no tuvo suerte ni en la previa del Challenger de la semana pasada, en la que cayó a la primera contra Taro Daniel (6-1 y 6-2), ni en la del ATP 250, cuando perdió también en primera ronda contra el ruso Evgeny Donskoy (6-1 y 6-0).

En 1979, Borg y Santana (82) jugaron un partido de exhibición en Puente Romano, con victoria para el primero por 6-3 y 6-0. Más de 30 años después, en 2011, el astro de Estocolmo jugó el Marbella Masters por invitación de Santana, con quien siempre ha mantenido una gran amistad, con encuentros en diferentes eventos a lo largo de las últimas décadas. Está previsto que los dos participen en la entrega de trofeos de la última jornada del Andalucía Open, donde serán objeto de un homenaje y del que disfrutarán estos días.